Tinto Prado Enea de Muga 1970 y aún estaba vivo

Tengo un cliente, un buen cliente, con el que tengo la suerte de charlar mucho de vino, y contar algún que otro chiste. La verdad que con gente así da gusto el trabajar. Y el otro día apareció con esta botella de vino, Prado Enea de 1970.
Venía la botella lacrada, sin haber perdido un ápice de vino, me cuenta que ha estado perfectamente cuidada, incluso la etiqueta está casi perfecta como podéis ver en la foto. El corcho estaba bien. Yo andaba un poco reacio la verdad, es demasiado tiempo para un vino, que en principio no está creado para durar tanto tiempo. Aunque la cosecha fue espectacular (también fue una cosecha muy polémica) pero esta bodega creó grandes caldos de esa añada, y este fue uno de ellos. Lo servimos con mucho mimo, y nos encontramos el color ya apagado, toques anaranjado, algo totalmente normal. Al meterlo en nariz me sorprendió. Nada de humedad, ni rastros de tierra, por supuesto no había fruta, pero si mantenía un poder de lo que fué, un vino con potencia, mantenía equilibrio, no había nada desagradable, en boca ya no tenía mucho cuerpo pero si, estaba bueno, poderoso, agarramos una ración de Jamón Gran Reserva de la D.O. Guijuelo, y como maridaba, aguantaba genial ese punto salado. Una sorpresa la verdad, fue bueno escuchar los comentarios de los otros dos compañeros de cata contando lo que pasaba allá por el 1970 (yo tenía dos añitos nada más).
Al final fue un buen aperitivo. El resumen: que es un vinazo, si encontrais algo y está bien conservado podeis comprarlo, todavía aguanta un poco más.
Cómo habrá estado este vino en el 1990, la bomba seguro. Palabras de resumen: elegante, solemne, clásico, muy bueno.

Estoy a la espera de la contestación de bodega a ver si ellos saben de la elaboración, coupage y demás de este Prado Enea de 1970, si la mandan pondré el comentario.

Puntuación: 9 por aguantar, por todavía hacer vibrar y emocionar.