Gags en la vida de un Camarero [11] Los Armarios

Estamos de obra, y cuando nooooo. Todos los años el local necesita un lavado de cara, arreglar salones, baños, vestuarios, office, habitaciones. Y si en una casa toda reparación vuelve loco a cualquiera, en un local público vuelve loco a todos, a los empleados, a los clientes, proveedores, no se salva nadie.
Dentro del ruido (al que no estamos acostumbrados), la suciedad también rompe la rutina, y es en una de esas, cuando estamos hablando con la gobernanta, que baja la camarera de pisos, muy alegre ella, y le dice a su jefa:

– Ya tenemos lista la habitación, ya se puede usar.
Y la gobernanta quiere estar segura:
-Pero ¿Ya está toda limpia, pueden entrar los clientes?
Y la camarera se pone seria y le dice
– Toda, toda no, pues no nos ha dado tiempo a mover los armarios empotrados……….

Zascaaaaaaaaaa, pobre mujer se puso nerviosa ante la pregunta de su jefa, fue  tal nerviosismo que yo creo que si insiste sube y mueve esos armarios empotrados:

Un saludo y hasta la próxima. A esto ha sucedido hace una semana nada más 🙂

Foto de: blogociologico.blogspot.com

Champagne André Clouet Un Jour de 1911 Gran Cru. Una pasada

Otra entrada que llevo mucho tiempo pendiente de hacer, la verdad no sé por qué tardo a veces tanto, pero hoy por fin ya toca hablar de este champagne que me gusta y mucho.
Creado en el pueblo de Bouzy, elaborado en su totalidad con Pinot Noir, con una crianza de 8 años .
Es una pasada de vino, con un color amarillo dorado, muy complejo en nariz, manzana asada, melocotón, tofe, caramelo y ese toque de brioche que a nosotros nos encanta. El ataque de boca es espectacular, con una pequeña burbuja muy bien integrada, perfecta acidez, largo, equilibrado, sabroso. Es una pasada como acompañante de casi cualquier plato. Nosotros elegimos unos huevos fritos caseros, con unos torreznos de cerdo gallego, que elaboró el hermano de Maika, nuestra querida amiga de O´Secreto do Viño en Padrón. Todo un placer. Qué mejor que este pedazo de Champagne con unos grandes amigos, inmejorable la verdad.
Pierre y François Sanz-Clouet está claro que saben muy mucho de hacer champagne de verdad, sobre todo este Un Jour, que como su nombre indica sólo hay 1911 botellas de cada añada. Un lujo que os recomiendo de verdad, su precio al restaurante es de 42 € más I.V.A., me parece genial; eso si, siempre que luego el local no pretenda asesinarte y lo ponga en carta a 84€, o más que es lo que por desgracia suelen hacer, pero bueno, ya sabéis lo que paga el local por cada botella.

Un saludo y espero podaís disfrutar de alguna de las 1911 botellas por añada de este gran Clouet.

Puntuación: 9

Os dejamos aquí, una nueva entrada de este gran Champagne deguüellado en el 2013

Cóctel Midori

Elaborado por Marcelino Simón
(2º Maître Hotel Bahia)
Precisamente llamamos Midori a nuestro cocktail debido a que es uno de sus ingredientes principales. Elaborado exclusivamente en Japón. Combinado con zumos de frutas tropicales y el Southern Confort, el resultado es un néctar de color amelocotonado, de sabor dulce e intenso con profundos aromas y sabores de frutas tropicales. Ideal como after-dinner.

Ingredientes:

–    4 cl. Midori
–    1,5 cl. Southern Confort
–    4 cl. Martini Bianco
–    5 cl. Zumo de mango lambda
–    5 cl. Zumo de guayaba lambda
–    0,5 cl. Nata liquida
 
Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en la coctelera con abundante hielo. Agitamos con energía y servimos lentamente.
Para la decoración utilizamos unas cuñas de manzana haciendo forma de cúpula; en la parte superior depositamos una uva  agregamos una guinda con un stick y una cañita. 

Gags en la vida de un camarero [10] El Listillo

No me cansaré de decir, la suerte que he tenido muchas veces de trabajar al lado de grandes profesionales, quizá no muy conocidos fuera de este mundo pero trabajar a su lado ha sido, y es, una auténtica gozada. Pero eso no quita para que a veces, dado el estress del momento, se metan gambadas de las guapas, de esas con las que empezó este apartado, el de los gags en la vida de un camarero.
En esta ocasión, el camarero estaba en desayunos, ese día el hotel lleno, con un congreso de altos directivos de una gran empresa de España, bajando todos a la vez a desayunar, y un dato, esos 22 altos directivos, todos pedían aspirinas, curioso pero cierto. En un momento dado, pleno de curro, llega uno de esos directivos a la barra y le pide al camarero en cuestión, una de sus aspirinas. Este abre el cajón, y saca las primeras aspirinas que pilla, y ve que no hay más, el directivo le dice que parece una aspirina diferente (el camarero piensa “como para ir hasta recepción ahora con la mierda que tengo encima” ), y este gran camarero le contesta totalmente serio:
-Son las mismas, es que han cambiado el formato.
-¿Las mismas, diferente formato?
– Si señor así es.
Y el directivo le pide que le deje la caja:
Y esta es la caja:

El Directivo le mira fijamente y le dice:
-Mira-mira Listillo, ve a recepción y traeme aspirinas para hombre, que lo de infantil lo pasé hace muchos años.

Zascaaaaaa, :)-:)-:)

Muy buena si señor, eso pasa a veces cuando te inventas respuestas para evitar, lo inevitable, andar unos cuantos metros para buscar lo que el cliente realmente quiere, y este no quería aspirinas infantiles, aunque hallan cambiado el formato ejejejej.

Espero os halla gustado.

Taberna A Lareira en Villalba

Hablando un día con mis suegros, me contaron que querían ir a Villalba, más exactamente, a la Charca de Villalba, una pequeña piscina de aguas subterráneas, a la que se confieren propiedades mineromedicinales. Y la verdad hemos de decir que es un agua que está bastante buena, y que volveremos por allí con buen tiempo, a darnos un baño, pues nos vino bien lo que probamos. Aprovechando que estábamos por allí, nos quedamos a comer en Villalba y elegimos la Taberna A Lareira. nos gustó mucho la pizarra, donde estaban escritos el menú del día y diferentes platos, así que os animamos y entramos a disfrutar.

El local posee una gran barra a la izquierda, con mesas de diferentes tamaños donde picar algo rápido, y varios comedores, en el que nos quedamos había 7 mesas, era Enero, y hacía un montón de frío, incluso dentro del restaurante, de hecho tardamos mucho en quitarnos los abrigos, a pesar del calefactor que había en el comedor.
Somos 5 y pedimos 4 de menú, y 1 carta. Decir que el precio del menú es de 8,5 € muy bien la verdad.
De primero había sopa de pescado y también champiñones en crema, y de segundo huevos rotos con jamón y pollo al chilindrón. Todo bastante apetecible la verdad. Y para postre teníamos helado de corte, piña o melocotón.
Yo pedí de carta: Pulpo con langostinos y queso San Simón gratinado, bastante bien guisado el pulpo, con una base de cebolla, llevaba exceso de aceite, pimentón y perejil. sabroso, pero lo dicho con menos aceite estaría más rico.

y de segundo churrasco de cerdo ibérico, estaba rico, doradito, pero era una ración para dos, habríamos agradecido que nos lo hubieran avisado.

Pagamos 75,85 con 5 cafés, he de decir que yo tomé dos cafés pues estaba bastante bueno. Con varias cervezas sin alcohol y un par de 1906, esta vez no hubo vino, la carta de vinos no nos llamó nada. Lo dicho no estuvo mal, pero sin ningún misterio.

Puntuación: 5

Rosquillas de Carnaval

Ingredientes:
1 huevo
200 grs. de harina
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de levadura royal
4 cucharadas de anís
4 cucharadas de aceite
azúcar glasé
aceite
Elaboración:
Mezclamos el huevo con el anís, el azúcar y el aceite.
En otro recipiente, mezclamos la harina con la levadura royal, y poco a poco vamos agregando la mezcla anterior y removemos con una espátula hasta conseguir una masa compacta, y la dejamos reposar media hora.
Vamos dando forma a las rosquillas, y las freímos en abundante aceite templado.
Las vamos poniendo en una fuente y las espolvoreamos con el azúcar glasé.
Esta receta la he rescatado de mi infancia, consumida en esta época del año, O Entroido (Carnaval),junto con freixos, orejas,torrijas, flores, etc.. A mi me gustan tanto las rosquillas,con un chocolate calentito para merendar o con un buen café para desayunar que no necesito que sea carnaval cualquier día del año me va bien. Un truquito es añadir al azúcar glasé una pizca de canela, está de vicio.

Vino Tinto Ultreia 2009, Bierzo y mencía gran coupage

No puedo decir cuánto me ha costado conseguir este vino. He de dar las gracias a Sibaritastur, pues es el que me pasó el contacto final para conseguir algunas botellas, y hoy por fin os puedo traer las sensaciones que obtuve al probar este vino.
Elaborado por Raúl Perez, dentro de la D.O. Bierzo y 100% mencía. Que se ha pasado 12 meses en barricas de roble francés de segundo año. Raúl Perez dota a su vinos de mucha personalidad, basándose en pequeñas producciones y sacar el máximo partido a sus vides pero sin exprimirlas nunca al máximo. La producción de este Ultreia 2009 anda por las 3000 botellas.
Tiene color cereza, con ribete morado, lágrimas de vino lloran por la copa, en nariz es muy balsámico, mucha fruta, complejo, y en boca es potente, gran ataque, hay que dejarle respirar, para que el oxígeno dome su parte salvaje. Un vino que sigue vivo al día siguiente. La verdad que es complejo, pero ha hecho fama a lo que esperaba de él. La espera ha merecido mucho la pena, sin lugar a dudas, y me reafirma en que Raúl Perez sabe muy bien por donde se mete.

Puntación: 8

Vino Tinto Viña Arana 1998 Clásico de Rioja

Es un clásico, pero de los que se pueden beber y disfrutar, no esos riojas que parece que estás con un tablón en vez de con un vino.
De esos vinos que nos trae (una y otra vez) nuestro amigo el bebedor ocasional, está convencido de que no me gustan los riojas, y para nada, claro que me gustan, pero no esos tan clásicos de muchas bodegas que viven aún del pasado, y de su etiqueta, porque si la gente dejara de beber por la etiqueta, cuánto ganaríamos todos.
Este Viña Arana del 98 está elaborado con un 95% de tempranillo y un 5% de mazuelo, y estuvo en barricas de roble de tres años de media de edad, durante 36 meses. Con un buen color picota, la botella le ha venido de vicio, está muy bien equilibrado, en acidez, y los taninos, notas complejas en nariz, con la madera justa, vainilla, chocolate, pimienta, café, balsámico, y en boca redondo, con una paso de boca elegante.
Un clásico pero rico de verdad, para beber botellas, no cansa, lo que está claro es que cuando en rioja quieren, se hacen unos vinos dignos de mención sin lugar a dudas.
Dándole la razón a nuestro amigo bebedor ocasional, este Viña Arana de 1998, es un rioja de alto nivel, que nos gusta y mucho.

Esperamos vuestros comentarios:

Puntuación:7,5

Restaurante O Camiño Do Inglés, Ferrol, nuestra segunda visita

Este local, es ya para nosotros de visita obligada cada vez que andamos por Ferrolterra, y es que hoy por hoy, no lo hay mejor en el centro de Ferrol, si realmente quieres picar algo que no sea el clásico raxo, zorza, todo con un montón de patatas, este local es tu sitio.
Quizá el local pueda desmerecer, y cosas del servicio que se pudieran pulir, pero realmente merece la pena dejarse caer por allí de vez en cuando.
Tuvimos la suerte de tener la mesa enfrente de cocina, a mi la verdad que me gusta ver a los cocineros currando, y estaban los dos haciéndolo muy bien y se veía bastante camaradería entre ellos.

Nos encanta la idea de la pizarra, 9 platos para elegir lo que a cada uno le apetezca, a unos precios sin competencia, a ver que día me dejan sentarme y pedir toda la pizarra 🙂
Somos 6 para cenar y como siempre nos gusta, pedimos todo para picar, para beber, dos tintos, el primero Crash 2010 de la D.O. Ribera del Guadiana,

y el segundo Viña Sastre Roble también del 2010 de la Ribera del Duero. Estuvieron perfectos, servidos a la temperatura idónea, combinaron muy bien.

Pero como siempre será Ankabri, el que ponga los post de estos vinos, yo simplemente os animo a que los probéis, porque merecen mucho la pena.

Empezamos con salteado de verduritas con queixo do Rexo. Como apunte decir que uno de los comensales es intolerante a la lactosa, con lo que cocina se amoldó elaborando todos los platos sin este ingrediente, huelga decir que este plato lo tomamos sin el queso, pero estaban las verduras en ese punto al dente que nos encanta, con brécol, champiñones, tomate, coliflor, judías, calabacín y zanahoria, buenísimo.

Seguimos: arroz con albóndigas y chocos, un plato en el que todo estaba apetitoso, con unas albóndigas guisadas tradicionalmente, con sus guisantes incluidos, y un arroz bien bueno, no dejéis de pedirlo si sigue en la pizarra.

A continuación Fish and Patacas, creo que este plato no falta nunca en la pizarra, ya lo probamos en nuestra primera visita y sigue igual de rico.

Pedimos también huevos de balneario con carbonara de San Simón. La carbonara si que no pudo hacer nada por la lactosa, pero estaba de vicio, tocamos a más claro está, con unos picatostes de guarnición, plato más que rico.

Nos recomendaron pedir la brandada de bacalao, una especie de mousse con frutos secos de guarnición y para acompañarlo un pan de pasas sabroso, con su ajada  y pimentón algo más que sabroso. Según el cocinero se basó en el bacalao a la gallega en brandada, y encima sin lactosa, un puntazo de verdad.

Dimos paso a los canelones de lacón con grelos, esto ya fue pura gula por parte de dos de los comensales, los otros cuatro se rajaron, así que con lactosa y todo disfrutamos de estos canelones más que originales, una veluté justa que con el caldo del quiso estaba espectacular, y encima justo cuando salía el plato el teléfono suena y es nuestro amigo bloguero Daninland, para quedar al día siguiente y tomar una copa juntos, aproveché para ponerle los dientes largos como no podía ser de otra forma.

De postre se curró una ensalada de frutas realmente apetitosa.

Y también pedimos Crema pastelera con compota de manzana, tal cual podéis ver en la foto, un postre para disfrutar.

Unos cafés y chupitos para que la factura fuera de 84 €, nos quedamos sin palabras, por el precio, por la imaginación y en breve seguro os ponemos nuestra 3ª visita, porque volveremos, vaya que si volveremos.

Puntuación: 8

Cava Tutusaus, sigue estando muy bueno

Recuerdo una visita a Agrícola Labastida, hablando de cavas, nuestro amigo Carlos nos dijo que teníamos que probar este que hoy os traemos. Y como no, faltó tiempo para conseguirlo.

Un Brut Nature de la bodega Celler Masia Can Tutusaus, de la D.O. Cava, y está elaborado con macabeo, parellada, xarel.lo y un toque de chardonnay, para estar durante un mínimo de 36 meses, en contacto con las levaduras.
Un amarillo dorado, toques muy agradables de panadería, con una burbuja pequeña, muy bien integrada, con sabor agradable, un paso de boca muy fácil, cremoso, un cava que está muy rico, son ya varias las botellas que hemos probado y siempre nos ha gustado.

Esperamos que podáis probarlo y nos lo contéis porque estamos seguros que os va a gustar. Nosotros lo hicimos en nuestra Cena de San Valentín para Larpeiros y nos encantó.

Puntuación: 8