Blanco Casal de Arman 2006, ¡Qué bueno!

Estábamos por el centro de Santander, llegamos a un tienda y vimos en el escaparate un montón de botellas de Casal de Armán, nos extrañó la verdad, pues como sabéis conocemos muy bien a esta bodega, no en vano está entre los que consideramos amigos, y sabemos que el distribuidor en Cantabria no le había vendido esas botellas, y mucho menos el precio, pues están a 5,95 € botellas, superbarato. Así que entramos a preguntar de que añada eran. Y nos dijo que del 2006. Con lo que ya sabemos el por qué de ese precio tan barato… Mejor cambiar de tema.
Yo siempre he dicho que este blanco es para evolucionar, pero nunca he podido una añada tan antigua, pues Juan Luis en su bodega no guarda muestras, el lo vende todo 🙂
Con lo que nos llevamos 3 botellas al final a 5€ cada una.
Lo dejamos reposar unos días y Minniky preparó el menú para ese vino del que ya os hemos hablado aquí.
Posee un color amarillo oro, denotando el tiempo de su paso en botella, pensad que este vino ha sido embotellado en Julio del 2007, con lo que lleva 4 años y medio reposando. En nariz es puro mango maduro, maracuyá, mentolado, acidez ya justa, pero aún con cuerpo, glicérico, buen paso de boca. La verdad que no creo que le quede un año más pero este vino hoy por hoy aún estaba vivo, bueno, y para esas anchoas que nos tomamos maridaba muy bien.
Fue toda una sorpresa, y le haremos llegar una botella al bodeguero para que la pruebe.
Y lo que es importante, siempre he dicho que Casal de Armán es un vino para tomar por lo menos dos años después de la cosecha, y me reafirmo totalmente en ello.
Muy bueno y sorprendente.