Vino Blanco Zerberos Viento Zephyros 2010: Pedazo vino

Lo primero es dar las gracias a Nico y María de Scott Henry, pues son las grandes personas que han hecho posible que probáramos este vino. Fue en nuestra última visita a Madrid, el día que disfrutamos también con el blanco Tondonia de 1970 (aquí) cuando nos regalaron un par de botellas. Una de ellas es este Zerberos Viento Zephyros 2010, la otra, pues sigue en la cava esperando que Minniky prepare una cenita especial y que le podamos dar caña.
En esta ocasión Minniky preparó un Caldo Gallego espectacular, realmente rico, para ayudar a pasar mejor los ataques de morriña que nos pegan a menudo. Y elegimos tomarlo con este blanco, dado que tanto María como Nico, nos habían comentado que era algo muy especial, pensamos que sería un buen acompañante, y acertamos.

Amarillo dorado, con una complejidad en nariz realmente asombrosa, piel de melocotón, chocolate, cuando coje temperatura salen balsámicos realmente agradables, con cuerpo, glicérico, lágrima en la copa, casi la misma que nos sale a nosotros a medida que se termina la botella. Catado 24 horas después con el aire quitado, está igual de potente y sabroso. Un vinazo sin lugar a dudas, y con mucha vida por delante, seguro dentro de dos años está aún mejor.

Está elaborado 60% de Albillo y un 40% de sauvignon blanc, esta última de cepas de 25 años y la albillo tiene unos 70 años. Las uvas con una crianza diferente estando la albillo en depósitos y la sauvignon blanc 9 meses en barricas de roble francés, sin filtrar y clarificado con cola de pescado. Creación del enólogo Daniel V. Ramos, en la bodega Pagos Galayos en Ávila

Verdaderamente una pasada, un lujo, un vinazo, si tenéis la oportunidad de beberlo no lo dudéis porque a bien seguro no os va a dejar indiferentes.

Vino Tinto Ferratus 2003: Grandes Recuerdos

Vamos más allá de catar un vino, sentarse a la mesa, para proceder a un momento para dos, un momento de relax, para nosotros solos, disfrutar de una cena, viendo una serie, (Homeland por ejemplo), apagar la TV y entretenerse en escucharse, mirarse y disfrutar de compañía, comida y vino. Y le llegó el momento a este Ferratus 2003, vino que nos regaló María Luisa cuando fuimos a conocer la bodega va a hacer ya 6 años. En aquella época lo del blog ni se nos había pasado por la mente, así que tendremos que quedar otro día con ella para con esa disculpa volver a ver la bodega y probar esas cosas escondidas que tiene. Decía lo de ir más allá de catar un vino, porque fue abrir la cava, elegir la botella y empezar a recordar momentos de la visita con ella, recordar lo bien que lo pasamos, el gran detalle por parte de ella de darnos este 2003, así que el abrir la botella probarla, beberla, acabarla va más allá. No quiero entrar en aromas, colores y demás. Sólo os diré que esta bueno, que a ver si tenéis la suerte que hemos tenido nosotros de tomar un vino de Ferratus 10 años después de su cosecha.
Para nosotros es un lujo que esta bodega y en especial María Luisa tenga el detalle de seguir contando con nosotros con nuestra opinión de sus vinos cada vez que nos vemos.

Ferratus 2003, gran vino, buena bodega, mejor mujer al timón de un proyecto que merece mucho la pena que conozcáis