Agua Speyside Glenlivet: El Agua de la Vida

Pues un nuevo agua os traigo para cerrar este bonito mes de Febrero, en el que la ciclogénesis esa nos ha tocado bastante las narices:

El Agua del Whisky

No es necesario ser un gran conocedor del whisky para apreciar la excepcional calidad del agua mineral speyside Glenlivet. Es un agua fantástica, muy suave y llena de los minerales que han hecho de esa vieja tierra algo tan especial. El deshielo de las nieves junto con la lluvia se filtra a través de las rocas de granito de las montañas de Braes en el área de Glenlivet para volver después a emerger en este antiguo manantial.

El Agua de la Vida

La sobresaliente calidad de esta agua es la razón por la que las primeras destilerías se fundaron aquí hace unos 200 años. Incluso la palabra whisky en sí misma proviene del antiguo gaélico “uisge beatha”, el agua de la vida.
Esta agua mineral insuperable puede realzar los sabores de las más delicadas comidas y su sabor limpio y puro la convierte en la única agua que puede acompañar a los mejores Whiskys Escoceses de Malta. Estamos completamente seguros que un cierto Mr. Connery estaría de acuerdo.
Un saludo y algun agua más tenemos en la recámara.

Cóctel Alexander

Hace mucho que no os traía un cóctel, pero bueno aquí os dejo este que me ha preparado un gran profesional, al que tengo más que aprecio.
Se prepara en coctelera y es ideal para después de una buena comida; es un cóctel dulce.

COCTEL ALEXANDER (POR PACO)
Ingredientes:

1/3 crema de leche
1/3 crema de cacao
1/3 brandy
Preparación:

Se agitan bien todos los ingredientes dentro de la coctelera, con hielo y los servimos en copa, previamente enfriada, al final espolvoreamos con canela y a disfrutar.
Espero os haya gustado, en breve algún que otro cóctel más.

Aubocassa 2013-2014 ya está en el mercado (Nota de Prensa)

Hacía mucho que nos os traía una nota de prensa. Pero es que esta va sobre un aceite que está realmente rico, y seguro os gustará conocerlo:

La cosecha 2013-2014 del aceite AUBOCASSA ya está en el mercado

·         AUBOCASSA presenta una añada de aroma intenso y frutal, y sensación en boca sedosa, fresca y equilibrada

Agustín Santolaya, director general de AUBOCASSA, ha sido recientemente premiado por su apoyo al aceite mallorquín

Febrero de 2014.– Acaba de salir al mercado la nueva añada del aceite de Bodegas RODA: AUBOCASSA. Este aceite, igual que el vino, es capaz de transmitir en cada cosecha las sensaciones de la añada climática que ha vivido, obteniendo así aceites con particularidades distintas año tras año. AUBOCASSA se elabora siguiendo el concepto de “Chateau” o de pago, ya que la producción procede de una única finca.
La nueva cosecha de AUBOCASSA, el aceite 100% arbequina elaborado en Manacor (Mallorca), se caracteriza por su delicadeza, amplitud de aromas y matices, es un aceite muy sutil y a la vez complejo. La cosecha 2013-2014 se ha recolectado entre noviembre y diciembre con un resultado positivo, tanto por la calidad como por la cantidad. A nivel climatológico, el año se ha caracterizado por un verano muy seco, un otoño cálido durante todo el periodo y húmedo en su última parte. La única incidencia climática negativa ha sido la presencia de tramontana en la época previa a la recolección que ha provocado la caída de una parte de la cosecha. La producción ha sido de 46.000 botellas de 500 ml.
Asimismo, el pasado 24 de enero la Asociación de Periodistas y Escritores Gastronómicos de Balears premió a Agustín Santolaya, director general de Bodegas RODA y aceites AUBOCASSA, por su promoción y apoyo al aceite mallorquín.
AUBOCASSA 2013/14 es de color verde amarillento y amarillo verdoso, de aspecto empolvado, ligeramente opalescente; en nariz tiene un aroma muy intenso, con recuerdos a cítricos, almendra fresca, tomate, plátano verde y manzana, envueltos en el recuerdo de la hierba fresca y la piel de limón, con la sensación de un huerto saliendo de la copa; en boca es sedoso, fresco, con reminiscencias a almendras frescas y fruta, con un paso amable, fluido y equilibrado y un ligero picor que realza el sabor, sin amargores ni asperezas, que combinará a la perfección con pan con tomate y sal, y en mayonesa. También será excelente tomarlo en fresco con verduras crudas, al horno o a la parrilla; y le dará un toque perfecto a las frutas rojas y a todo tipo de pescados. Resultará también un magnífico compañero de los platos de cuchara, como sopas, cremas y cocidos; y aportará suavidad y una delicada nota perfumada a yogures y postres.
El aceite se elabora en la finca Aubocassa, una antigua heredad del siglo XII situada en la localidad mallorquina de Manacor, uno de los pocos lugares donde el sabor de la Mallorca agraria ha sabido perdurar a lo largo del tiempo. La finca, de 24 hectáreas, posee 7.380 olivos, todos ellos de la variedad arbequina, que se adapta muy bien a terrenos pobres y se la considera una de las mejores para la obtención de aceite. De esos olivos se obtiene AUBOCASSA, un aceite suave de enorme intensidad frutal que está acogido a la Denominación de Origen Oli de Mallorca. AUBOCASSA ha recibido diversos reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional. 

PVP aprox. AUBOCASSA 17 €
www.roda.es

María Fernández

Barcelona +34 93 412 78 78
Madrid +34 91 142 93 64
M +34 667 79 82 25
mfernandez@mahala.org
www.mahala.org

Vino Blanco Agnus Dei 2012: Sorpresa agradable

Bodega comprada hace poco tiempo por el grupo Freixenet. Un grupo que en este periodo está creciendo y mucho, dado que también a comprado la gran bodega de Casta Diva. Estoy seguro que harán que crezcan mucho.
A esta bodega le han cambiado el nombre y el diseño. El nombre han puesto elaborado por Bodegas Vionta. Creo que por todos conocida. y como diseño, unas etiquetas y nombre modernos. Eso está muy bien, pero lo que hay dentro de la botella ¿Cómo estará?

Bodega situada en Forjas del Salnés, dentro de la D.O. Rias Baixas. Posee varias hectáreas en Cornazo, Bao y Cubela. Aunque en la contraetiqueta (como podéis ver abajo) dicen que está elaborado y embotellado en Vionta, en Meaño
Albariño 100% para beber, la verdad que me sorprendió, es un vino franco, sin mucho misterio pero que se deja beber, la acidez está bastante equilibrada, y creo que para tomar en la barra, para chatear, le da un millón de vueltas a esos blancos que ponen en las barras de esta nuestra ciudad, o en otras provincias. Porque al dueño del local le da igual, mientras no llegue el vino a 3€ y él pueda vender la copa a 2€, sólo por ser albariño a meter pasta al bolsillo. La calidad, se la menea, sólo beneficio. A ver cuando el cliente empieza a escupir al suelo esos albariños tan horribles que venden intentando que comulguemos con ruedas de molino. Esperemos el cambio llegue también a las barras donde no cuidan ese detalle. Por suerte hay locales con los que se puede contar y disfrutar de vinos agradables. Me veo haciendo un apartado en el blog sobre dicho tema.

Vino Blanco Agnus Dei 2012: No tiene mucho misterio, pero se puede beber y es agradable. A ver qué os parece a vosotros

Tinto Mauro 2005: A sus pies Mariano

Lo primero es presentarme.
Soy Breogan, vivo en Santander, un enamorado de los vinos y la gastronomía. Tengo el gusto de conocer a Larpeiros en Cantabria a sus colaboradores y creadores hace ya unos años. Nos unen las mismas pasiones y lugares de encuentro, bodegas amigas y un montón de cosas más.
Decir que Ankabri no va a poder venir por Cantabria tan amenudo como a él le gustaría y por eso me ha pedido ayuda para que le cuente cosas de por aquí y también que hable sobre lo que me guste. Es un placer que me deje escribir. Pero he de dejar claro que antes de publicar se lo mando a él para que le de su punto y que la línea de escribir siga siendo la misma.
Hay un proyecto de cata en la ciudad que se realizará en breve y ese es realmente el motivo por el que yo me subo a este carro, dado que es idea de él y como no va a poder estar, por lo menos dejar constancia de lo que suceda en el evento en este su blog.
Ya tendré más ocasiones de contaros cosas o bien por twiter o facebook, o igual una entrada amplia, pero hoy hablemos de un vino probado hace pocos días y me pareció espectacular, y no es otro que este Mauro 2005. Ya un clásico de los vinos elaborados en Valladolid pero no de la Ribera del Duero, sino como bien sabéis pertenece a Vino de la Tierra de Castilla y León.
Con un 88% de tempranillo y el resto de syrah una crianza de 16 meses en barricas de roble, es todo un vinazo. Recién abierto está duro, sin mucho que decir, con una nariz cerrada pero dejando entrever muchas cosas. Le dejamos que respire, que vaya surgiendo para empezar a salir chocolates, mineral, torrefactos, balsámicos, toda una gama de aromas que hacen que su complejidad y buena nariz te animen a seguir moviendo el vino en copa, para ver como esa lágrima del glicerico se desliza lentamente por el cristal. en boca es contundente, rotundo, espectacular, integración de taninos, madera, acidez, y un postugusto enorme. 
Creo que hablar de Mariano nos llevaría muchos post, símplemente decir que es un grande, un genio, un fenómeno en este mundo vinícola. Os dejo la entrada de Raquel Líquida que habla de él y merece la pena que leáis aquí.
Tinto Mauro 2005: Señor Mariano García a sus pies pues ya son muchos años desde que cayó en mis manos una botella de su vino elaborado en Tudela de Duero pero que no tenía D.O. y desde entonces no me ha dejado de sorprender.

Vino Tinto Valduero 6 Reserva Premium 2001: Vinazo

Una vez más, el bebedor ocasional, se dejó caer para tomar algo y trajo para beber esta botella de tinto Valduero 6 del 2001. Le estamos más que agradecidos por dejarnos disfrutar de vinos de este nivel.
Creo que es un vino conocido por casi todos los que nos aguantáis. Pero por si acaso decir que es elaborado por Valduero en la D.O. Ribera del Duero. Pero es sólo en añadas muy determinadas y de calidad excelente cuando elaboran este Reserva Premium. Con calma sin prisas, respetando los más de 40 años de sus cepas de tinto fino. Se llama 6, porque son 6 años los que tarda en ver la luz. 3 años en barricas de roble y otros 3 más en botella para suavizar y llegar a nuestras manos a punto de beber. Pero también para poder guardar por muchos años en las cavas de casa.
Intenso picota, nariz espectacular, ligeras notas de madera, algo de golosina, mora. En boca la madera aún está presente, los taninos bastante equilibrados, torrefactos y chocolates se mezclan con sensaciones y recuerdos de momentos agradables, momentos de amistad y reunión. Es un vino de corte clásico para disfrutar con amigos y en buena compañía.
Tinto Valduero 6 Reserva Premium 2001, para esos momentos especiales. A la espera de saber si lo habéis probado y qué os ha parecido más allá de entrar a valorar su precio, puesto que no baja de los 40€ botella, si hay suerte de encontrarlo.

Vino Blanco Suertes del Marqués Vidonia 2012: Me sentí raro, raro…

Ando por Madrid, echando de menos la tierruca y la tierriña. Tardaré en subir, por lo menos a Cantabria. Pero en breve tendréis noticias de unos nuevos colaboradores de este blog, para tenerme al día de lo que pasa por allí.
A lo que vamos. Estamos en una reunión de colegas, gente muy entendida en el mundo vinícola. Lugar y demás no voy a contar para no dar más pistas, porque no iba a hacer entrada pero es que me sentí muy raro, pero mucho.
Entre unos cuantos vinos estaba este Suertes del Marqués Vidonia 2012, elaborado en las islas Canarias, dentro de la D.O. Valle de la Oratava. 90% Listán Blanco y el 10% restante de Gual, Marmajuelo, Vijariego blanco y Baboso blanco de 120 años de edad. Con una buena elaboración fermentando en barricas neutras de roble francés, para luego estar 10 meses sobre sus lías.
Estaba apuntando, de echo tengo las notas de mi cata. Pero es que no paraban de hablar de las maravillas de este vino, de lo buenísimo que estaba, sulforoso equilibrado, barrica justa….. Perdón, ante este alubión de buenas palabras, empecé a sentir que estaba tomando otro vino, consulté a mis compañeros de izquierda y derecha y pensaban como yo. Excesivo sulfuroso, de echo el vino era puro olor a huevo podrido. Lo siento hago esta entrada, no por hablar mal del vino, pues eso puede ser por una barrica en mal estado, de echo intentaré volverlo a catar y haré la oportuna entrada. Hago este post para dejar constancia de que la cata es pura subjetividad, es lo que hay y quien piense lo contrario miente.

Blanco Suertes del Marqués Vidonia 2012. Hay que volver a probarlo.

Gags en La Vida un Camarero [66]: Una llamada

Estoy comiendo, momento de relax, pero el teléfono no deja de sonar:

– Buenas tardes, llamaba porque creo que tienen ustedes menú del día ¿verdad?
– Si señor.
– Y ¿qué precio tiene?
– 20 €, i.v.a. incluido
– Ah pues está muy bien. ¿Podemos ir un día 8 amigos a comer?
– Si claro que si, cuando ustedes quieran – le contesto algo extrañado.
– Pues igual vamos la semana que viene.
– Me parece perfecto, pero es bueno que llame antes para reservar.
– Bien, le llamaré. Supongo que podremos elegir para comer…
– Si claro, el menú tiene varios entrantes, segundos y postres donde poder elegir, que cambiamos todos los días.
– No. Me refiero que vamos y pedimos de entrante para todos por ejemplo, un arroz caldoso con marisco y luego un segundo del menú y ya está.

——

¿What the f……?

– Me temo que no, señor, para el menú del día se tiene que elegir, lo que hay del menú. Arroz caldoso sería un plato de carta.
– Pero eso costaría algo más de 20 €
– Pues sí claro.
– No sabía, lo normal es que yo elija el plato de entrante y luego lo que haya de segundo.

Increíble, ¿pero este señor alguna vez va a comer el menú del día por ahí? O quizá ¿algún local hace eso? Por ejemplo elija usted el entrante que quiera, y nosotros se lo hacemos como parte del menú del día.

Nada. Paso, no se a donde llegaremos.

Partos de Nacho [12]: El Telefonillo

Por fin después de muchas cartas no publicables, Nacho me dice que sí a poner una en este blog. Sé que no va de gastronomía, pero sí que cuenta cosas de esta Región, desde un punto de vista de la calle y muy cercano. Seguro a más de uno le ha pasado algo como esto que hoy nos cuenta Nacho.

El telefonillo de los eggs
 (A Sulma, que se acaba de gastar una suma escandalosa de dinero en uno megamoderno e hiperútil. Has hecho bien, preciosa. De lo tuyo gastas.
Y a Carlos, que ayer mismo perdió uno si no igual si muy parecido y hoy tenía cara de cadáver por ello.)
      De todos los artilugios técnicos con que el ser humano se ha dotado y se dota pera su progreso personal y social, y que terminan resultando bien al contrario cargas brutales para su calidad y esperanza vitales mientras colman esa extraña e ilógica en el Reino Animal sed autodestructiva que posee; el teléfono celular móvil es sin duda uno de los peores.
      Cuando te haces de uno, y los tiempos han conseguido que sea poco menos que imprescindible, te pones a merced de una legión de botarates que pueden interrumpir con cualquier memez una actividad o un merecido descanso; y llegas a sufrir apoplejías intentando cortar la comunicación con aquellos que gozan de no parar de hablar a través de una maquinita en lugar de usarla como el sentido común dice: para cuestiones de suficiente urgencia de imprescindible brevedad en el mensaje. Yo mismo he visto con mis propios ojos como una señora entrada en años y en carnes avisaba a una amiga, vecina o familiar que la merluza estaba 40 cts. mas barata en el supermercado en el que estábamos que en no se dónde, gastando en la llamada bastante más de 40 cts. con toda seguridad.
      Pero, ¿qué ocurre cuando te das cuenta que lo has olvidado en casa al cabo de un rato de abandonarla?. La sensación es muy parecida a la que debes sentir habiendo salido sin pantalones.
      ¿Y qué pasa cuando el que tienes deja de funcionar?. Robinson Crusoe se te asemeja a un asistente a un concierto de los Rolling Stones en el centro de la masa vociferante en comparación con tu propia sensación de soledad y aislamiento.
      Esto me ha pasado a mi hace pocas semanas cuando el mío, un pesado, anticuado y sumamente fiable “Nokia” falleció de muerte natural tras más de 10 años de magnífico servicio.
      Debo explicar que la situación no me hubiese parecido tan desesperada si no estuviese intentando reconstruir lo que un día fue mi casa encontrándome en manos de  arquitecto, carpinteros, electricistas y constructores en general, pero la sensación de estar absolutamente inerme fue total.
      Mi hermano se ha comprado uno de esos que hacen todo, desde freír un huevo a dejarte ver la tele, y me cedió amablemente el que usaba hasta entonces. Y ahí comenzó mi calvario.
      Resulta que debía “liberarlo”, como si estuviese sometido a la esclavitud de su anterior dueño, antes de poder activarlo a mi servicio; y me hablaron de una tienda especializada en la Acera del Correo donde estaban especializados en ello.
      Era miércoles y allí me presenté. Bueno, es un decir. La tienda es tan pequeña que en comparación con cualquier lugar comercial al uso una caja de cerillas te puede parecer un portaaviones; y solo pueden acceder a ella dos clientes a la vez, el resto debe permanecer formando una más o menos ordenada fila en la mismísima calle. Llovía, como no podía ser de otra manera. Cuando menos lo necesitas es cuando aparece Murphy con su Ley. Y hacía el turno tercero, una pareja dentro y cuatro jovencitas delante. Empezábamos bien.
      Debe ser complicadísimo “liberar” o lo que diablos estuviesen haciendo, pues las chicas –tres de ellas, la otra no cabía y pugnaba por mirar empujando a sus amigas- no entraron hasta unos diez minutos después. Avancé un turno más, las chicas hablaban todas  a la vez. Seguía lloviendo. Magnífico.
      Un cuarto de hora después conseguí acceder al interior de la tiendecita, pero creo que mi nuca quedó fuera. Detrás de mí tres clientes aguardaban su turno y me miraban con una mezcla de envidia y odio pensando en lo que les quedaba de aguardar bajo la lluvia, y en lo que iban a tardar en arreglar mi asunto. Se equivocaron en sus augurios si eran negativos, tardaron lo que se tarda en decir “no” cuando vieron el modelo de celular que les mostré y cuando respondí “Yoigo” a la pregunta sobre la compañía que esclavizaba el telefonillo.
      Resulta que al parecer manipular ese tipo de celular es complicadísimo, y se negaron siquiera a intentarlo. La parte delantera de mi cuerpo volvió a la lluvia y la vena del odio comenzó a latir en mi sien.
      Llamé a mi hermano, y me dijo que le habían comentado que existía algo así como  un lugar para desahuciados en la calle Castilla. La última opción para los telefonillos enfermos terminales que otros “doctores” ni siquiera miraban dándoles por muertos de antemano. Lo llevaba una mujer, rusa para más señas, y era algo así como una hechicera de la tecnología, así que no perdía nada intentándolo. Tenía un compromiso, así que hube de dejarlo para el jueves por la mañana, mientras estaba convencido de que carpinteros y electricistas me llamaban continuamente a un teléfono muerto ofreciéndome citas para trabajar en mi casa “mañana mismo a primera hora”.
      A las ocho y media en punto estaba leyendo el cartel de la puerta de la tienda de la rusa que informaba de que abrían a las diez. Bravo. Hacía mucho tiempo que no visitaba la zona Castilla/La Hermida, así que me preparé para un largo paseo por allí. Al menos no llovía.
      Hora y media exacta después, cuando me planté en la puerta, podría haber hecho un mapa detallado de dónde estaban tiradas las colillas, envoltorios y restos de chicles pisados en esas calles y sus trasversales, y aún así había un cliente dentro. ¿Cómo lo hizo?, no lo se. Tal vez vivía allí.
      Pronto la mujer me atendió, y torció el gesto al ver el móvil. “Empezamos bien” –pensé- “a que tampoco…”.
     Pues no, la rusa dijo que lo haría. Que era complicado, que requería cierta tecnología que ella tenía y que me costaría 15 euracos la broma en lugar de los 6 habituales. Me sentí como el conocido y riquísimo capo mafioso Don Emilione Bottini cuando la respondí que el dinero no importaba, sino la rapidez en la entrega, pues me era imprescindible en esos momentos.
      Amablemente me cedió mientras se ocupaba del titular un telefonillo suplente al que puso mi tarjeta-chip. Uno de esos plegables que yo llamo “de almeja” y que me aseguró era de sencillo manejo. Me despedí del mío con un esperanzador “hasta mañana”, salí y me dispuse ha hacer mis primeras llamadas al arquitecto.
      Huelga decir que fui incapaz de hacerlo, volví sobre mis pasos con la vena del odio latiendo y avergonzado de mi propia ineptitud con la tecnología punta… que llevaba unos 10 años anticuada.
      La rusa me informó de que no era tanto culpa mía como de que era un aparato que prestaba a sus clientes mientras arreglaba el suyo propio, y que cada usuario le “metía cosas raras”, signifique esto lo que signifique. La respondí que pasaba olímpicamente de tener otro telefonillo y que por un día podía esperar. Por mi salud mental más que nada.
      El viernes me presenté a las diez menos algo y fui el primero… en enterarme que aún no estaba dispuesto el arreglo. “Ven a última hora de la mañana”, me dijo la rusa.
      A la una y media supe que tampoco estaba hecho, mi vena del odio no dejaba de latir y decidí dejarlo para el día siguiente. Sábado. Después de todo el sábado es un día inhábil para trabajos domésticos y ya me importaba un pimiento lo que pudiese suceder con mis constructores.
      El sábado me presenté allí a las diez en punto, para leer en el cartel de la puerta que abría a las diez y media. ¿Murphy?. Algo tuvo que ver en ello, seguro, pero el culpable fui yo al no leer la letra pequeña.
      Pasé de elaborar otro preciso mapa de la calle Castilla y la colocación exacta de los detritus  en sus aceras y me metí en el bar “Español” de la plaza de las Estaciones a darme a la cafeína. Volvía a llover.
      La cara de la rusa era un poema cuando entré media hora después. “Lo siento, no se qué ha podido pasar, pero aún no está liberado”. Me eché a reír. Ya me daba igual todo, vena del odio incluida.
      El lunes estaba hecho. El lunes. Cuatro días de espera.
      Pagué los 15 euros de vellón y encontré cinco llamadas perdidas, pero todas de mis tías. Me habían intentado llamar para recordarme que debía reservar mesa para las comidas de Navidad y Año Nuevo, cuando saben positivamente que es la única reserva fija en esos dos días en el hotel donde celebramos que seguimos vivos otro año más, y van doce.
      En fin, ya estoy otra vez encendido y dentro de cobertura.

By Nacho 31/01/2014

Tinto Finca Zerberos Garnacha 2006: A sus pies

Aquí es donde hacemos punto y seguido de las referencias tomadas en el Restaurante Picasso de Ferrol, aquel maravilloso día al lado del Demente, el de las Tierras, el genial Daniland.
Recuerdo que ese día habíamos hablado de tomar un vino que no hubiéramos probado, el Demente pidió el 30 Copelos. Vino que ya habíamos tomado pero de otra añada. Nosotros elegimos este Finca Zerberos 2006. Habíamos probado en el salón Degusta Vinos de Santander 2013 la añada 2007. Así que degustamos diferentes añadas que también está genial.

Vino de la Tierra de Castilla y León elaborado con garnacha de la zona de Ávila, a 1000 metros de altitud, pizarra de Cerberos en el Valle de Iruelas.

Nos ponemos a los pies de de Daniel Ramos, creador de este y más vinos maravillosos como el blanco Viento Zephiros del que os hablamos el pasado 4 Diciembre. Color picota muy intenso. La nariz es otra historia, más que complejidad, única, con un toque a anís que te lleva a oler una y otra vez. Hace que pare la conversación, para dar paso a una boca en la que el nivel de integración del vino es otra historia. Pues eso, que se me va la pinza. Un gran vino que intentaremos probar muchas más veces.

El mundo del vino, de la gastronomía, engancha y hace que se tengan momentos para recordar siempre. A los pies de estos grandes bodegueros que adoran el Terroir, y que buscan hacer el vino que la tierra manda, no lo que mandan gente que ponen puntos dentro y fuera de nuestro país.

Tinto Finca Zerberos Garnacha 2006, grandes momentos para siempre.