Asubio Gastrobar en Santander

Hace ya mucho que no os traigo una entrada, y el otro día que andaba por Santander por la Calle Daoiz y Velarde, pues me decidí a entrar con unos amigos donde el genial Nacho Basurto, a su nuevo local el Asubio.

Una amplia barra a la izquierda llena de pinchos, dan ganas de quedarse a comer a base de ellos, pero teníamos muchas ganas de volver a probar la cocina de Nacho, uno de los grandes de la región, así que subimos a la planta superior donde está el comedor. Nos extrañó que estuviera casi vacío, pero bueno esta crisis es terrible.

Una camarera muy simpática nos trae el menú y le pedimos también la carta. Pero nos quedamos de piedra, una carta muy normalita, sin nada que llamara la atención, así que nos decidimos por el menú del día que tenía un precio de 22 €.

Cambiamos el vino, dado que tienen un Rioja, pero mejor no hablar nada más de él. Por ese precio podría tener algo más interesante.

La carta de vinos sin misterio y nos dimos cuenta que no estaba actualizada había muchas referencias que no están incluidas en la misma. Y pedimos uno que vimos en al barra Habla de la Tierra 2011 de Bodegas Habla en Extremadura, en cuanto se abre y recibe oxígeno, está sabroso y agradable, es un vino interesante para tomar en una barra, nos gustó.

Nos traen el pan, en un plato (lo del plato del pan no sé si seguir dando caña porque parece que es algo a extinguir) un pan bastante malo la verdad, pero bueno estábamos dispuestos a disfrutar de comida entre amigos y pasar un buen rato.

Vienen los entrantes, pedimos el mismo para todos:

Arroz con Wok de verduras y chipirones: Las verduras en un buen punto al dente, los chipis sin más y el arroz para olvidar.

De segundo:

Bocartes y verduras en tempura: Echamos de menos la mano y la imaginación de Nacho

Albóndiga con patatas: Rica y sabrosa, es muy difícil dar ese punto a esta carne con este tamaño, el mejor plato sin lugar a dudas.

Secreto de cerdo: No apunté la salsa y el nombre completo del plato, pero no merece la pena de verdad, el secreto seco y no porque estuviera hecho de más, pero bueno no sigo..

Todos los platos con el perejil alrededor ains……

Postres:

Piña: Tal cual

Helado con nueces y miel: Donde están esos helados del Sr. Basurto, con la Pacojet. en fin. La verdad es que los postres los puso la camarera, no tuvo que bajar a cocina. Así van los restaurantes y el servicio.

Detallazo importante, la mesa marcada con tenedor y cuchillo trinchero, y para el segundo plato no nos lo cambiaron, podrían entenderlo si picas varias cosas y no te lo cambian, pero de un primer plato a un segundo, eso sólo me ha pasado en una tasca de un pueblo.

La camarera muy simpática de verdad pero…..

Resumiendo, nos teníamos que haber quedado a pinchos y probar vinos por copas, nos habría salido mejor, nos hemos quedado con la impresión de que el restaurante está dejado de la mano. Era menú del día, pero por 22 € podía llevar una serie de detalles no creéis?

Volveremos a tomar unos cuantos pinchos en esa barra y os lo contaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.