Restaurante Los Brezos: Luces y sombras

Mira que llevamos tiempo los Larpeiros sin publicar como antiguamente, pero como bien sabéis todos, es por falta de tiempo, nuevos proyectos, nuevas historias. Pero eso no quita para que sigamos teniendo ganas de escribir, porque esto de escribir engancha. Así que ahí vamos.

Ya teníamos ganas de venir a este local, así que aprovechando una visita por esta maravillosa tierra me anime a hacerlo.

Creo que Rubén va a cambiar de local, y es necesario, pero aún así podía intentar cambiar un poco la entrada y los carteles que tiene con su nombre deberían estar un poco mejor, la verdad esa primera imagen da señal de algo de abandono.

Entramos y nos encontramos con una barra, nos gustó la limpieza que había, se respiraba tranquilidad, Rubén se encontraba detrás de un pequeño mostrador mirando lo que suponemos que es el libro de reservas, le damos los buenos días y sin responder se da media vuelta, entra en cocina y al rato sale un camarero con una amplia sonrisa. Se ve que Rubén no tenía ganas de saludar, pero el gesto nos dejó con mal cuerpo la verdad  y pensamos en esa falta de educación que nos ha demostrado, pero mejor olvidarlo porque íbamos a disfrutar.

Mientras esperamos para entrar decidimos tomar un aperitivo y le pedimos al amable camarero que nos sirviera un fino o una manzanilla a lo que responde que no tienen, que si queríamos un verdejo o algo similar. Por supuesto que ese verdejo que tenía en la barra para tomar por copas pues como que no. ¿Me quieres decir que un restaurante que empieza a tener muchos adeptos, que va cogiendo buena fama, no tiene un triste fino aunque sea uno de esos que bien sabéis que no nos gustan? En fin olvidemos este segundo mal detalle y decidimos pedir la carta de vinos. Total somos dos personas y ya estaba claro que mínimo una botella nos íbamos a beber.

Nos traen la carta de vinos. Vieja, sucia, algo rota. En fin, ¡como se puede tener la carta de vinos de esa forma! Puedo entender que el contenido deje que desear, que también, pero NO que no esté presentable. Por favor que es tu imagen. Que la sala es lo primero que ve un cliente. Olvidemos este tercer fallo e intentemos disfrutar.

Pedimos uno de los blancos del Norte que más nos gusta  Yenda Spicata 2016, por cierto, tienen que mirar las denominaciones de origen que ponen a los vinos, pues hay uno que dicen que es de una zona de fuera de España ¿para qué preocuparse de verdad por la carta de vinos no? si la gente viene solo a comer ese menú degustación.

Este Yenda mira que nos gusta, y ese toque a pimiento que tiene nos encanta, con la acidez espectacular que va a hacer que este Yenda madure muy bien en botella. Un gran vino sin lugar a dudas.

Pasamos a la mesa, un amplio comedor con buena luz, y buena separación entre mesas. Nos sentamos y al poco empiezan con la comida.

Es curioso, porque nadie nos preguntó nada. Está claro que todo el mundo va a ese degustación pero por lo menos igual saber si somos alérgicos a algo, o cualquier apunte que la cocina necesite conocer, y ya que estamos, qué menos que tener una pequeña minuta con lo que vamos a comer, digo yo, que un folio no cuesta nada y todos tenemos una impresora, pero bueno hemos ido a disfrutar y pasarlo bien. Nos sirven el agua y al camarero le pregunto si nos puede decir cual va a ser el menú, y muy simpático nos dice que el no lo sabe que luego viene el camarero que se encarga de eso, está bien que un camarero de sala no sepa la comida que se sirve en un local. Pero vamos a olvidarlo y empecemos a disfrutar.

La mesa está presentada como si fuera para banquete, con tres cubiertos marcados, este es una detalle de poco personal en sala, dado que no tienen tiempo para marcar los platos que van saliendo, es un pequeño truco para adelantar trabajo pero denota la falta de manos para realizarlo.

Empezamos con la caja de bombones-tabla de quesos. Una presentación muy original, nos ha encantado, con quesos de la región en forma de bombones y diferentes tipos de pan para poderlo disfrutar. Con sabores también diferentes como por ejemplo anchoas. La verdad que todo un acierto.

Aunque aún teníamos algo de blanco decidimos pedir también tinto y así poder jugar con los dos vinos a la vez. Nos decantamos por El Hombre Bala 2014 de la D.O. Vinos de Madrid. Lo habíamos probado en varias ocasiones, pero es que esta Garnacha mira que nos gusta. Hizo que la sensación de armonía fuera genial os recomiendo que si aún no lo habéis probado lo hagáis porque os va a gustar.

Seguimos con Bombón de foie relleno de jamón ibérico con gelatina de naranja sobre tierra de pan cebolla caramelizada, reducción Pedro Ximenez y niebla al aroma de vainilla.

Bombón relleno

Un plato que se hace espectacular al utilizar el hielo seco para generar esa niebla, rico, sabroso. Un gran nivel sin lugar a dudas.

Después nos sirvieron Salpicón de marisco con tierra de calamar, falsa zanahoria de helado de pimiento con hojas de pepino. Realmente sublime, flipamos con la conjunción de aromas, sabores, texturas. Ese helado de pimiento estaba increíble, realmente inolvidable.

A continuación tomamos Risotto de boletus con falso champiñón de queso. Uno de los mejores platos, perfecto el punto del risotto y ese falso champiñón se deshizo de maravilla para dar el punto de queso al arroz. Un buen plato y también con una presentación original.

Como plato de pescado nos sirvieron cocochas de merluza con patata en dos texturas. Una patata violeta con reducción de albahaca muy sabrosa. Tres hermosas cocochas perfectamente cocinadas con el punto exacto de salsa y acompañamiento. Sabroso a más no poder.

De carne había Solomillo de ternera a la plancha con tierra de foie y pan de olivas. Rico, en su punto pero sin más.

Huevo con corazón de Tofe era el postre, muy bueno la verdad, algo que merece la pena ser probado.

Tomamos café, que ni fu ni fa, acompañado de unos dulces con un alto toque de originalidad, dado que parecen panecillos y embutido, pero son dulces muy ricos.

La sensación que nos quedó es que fueron de más a menos. Esperemos que para la próxima esos fallos se subsanen y pongan en sala el suficiente personal para que el servicio esté a la altura, a ver si ya la sala empieza a hacerse valer porque por muy bueno que sea Rubén esta debe tener el material necesario, seguro que en cocina no le faltan manos.

El precio para dos personas fue de 111.30 costando las dos botellas de vino 41€, el pan (que manía de poner lo del pan, mira que queda mal por favor) 2.40 y los dos café (a ver si lo mejoran) 4.40 (eso si que me pareció un robo) Los menús eran a 30€ por persona. ¿Volveremos? Cuando cambien de local sin lugar a dudas que iremos.

Restaurante Casona del Judío

casona-judio-1

Después de mucho tiempo por fin consigo ir a este restaurante, la verdad que tenía muchas ganas para probar la cocina de Sergio y el servicio de Erika y aquí os cuento la experiencia que allí vivimos.

casona-judio-2

Supongo que muchos sabréis que el restaurante está en una casona, en la planta baja. Hoy en día tienen también para dar bodas, creo que es la solución para que los locales de este nivel aguanten estos años tan duros.

casona-judio-3

Muy poca gente se gasta ya 50€ por persona para comer, incluso casi ni en celebraciones especiales. Posee unos preciosos jardines, que dan lugar a una bonita terraza y a la entrada del comedor propiamente dicho. Llegamos a una pequeña barra, y pasamos al comedor, esperamos durante un rato y nos acomodan en nuestra mesa.

casona-judio-4

Elegimos el menú raices, nos parecía bastante sugestivo, más que el otro menú que era algo más extenso, e incluso mejor que pedir cosas de la carta, así que allá vamos:

Nos sirven un aperitivo que consiste en Mantequilla de alga codium con pan de empanada, bonita presentación, un pan sabroso y la mantequilla para nuestro gusto excesivo sabor a la mantequilla y nada al alga, pero bueno, es nuestro gusto.

mantequilla-de-alga-codium-con-pan-de-empanada

Empezamos con Cebolleta glaseada con café y tomillo, maravillosa conjunción de sabores, el café y la cebolleta hacen una armonía muy apetecible, un plato de gran elaboración con sensaciones culinarias muy elevadas.

cebolleta-glaseada-con-cafe-y-tomillo

A continuación Guisantes estofados, va con una base de crema de guisantes y caldo de carico y eneldo, sabroso, los guisantes como nos gustan, al dente, rico sabroso, recordando a la cocina de siempre, a la cocina que no se debe de perder y mucho menos olvidar, creo que hay que volver a ella, a esas raíces y esos maravillosos platos de cuchara que a casi todos nos vuelven locos.

guisantes-estofados

Seguimos con Puerro asado, tocino ibérico y glaseado de lentejas, el puerro envuelto en unas finas láminas de tocino de base un jugo de legumbre muy sabroso. Bastante rico el conjunto de sabores.

puerro-asado-tocino-iberico-y-glaseado-de-lentejas

De pescado nos sirven Bonito y emulsión de mantequilla y Banana, este fue el mejor plato, una pasada. El bonito en un punto de cocción inmejorable, y la emulsión combina a la perfección, creo que aquí demuestra un dominio de la cocina realmente elevado, respetando el producto al máximo, como debe ser.

bonito-y-emulsion-de-mantequilla-y-banana

Nos cambian la carne, pues quieren que probemos, Wagyu con espinacas y suero de queso. El wagyu es una raza bovina originaria de Japón, de la ciudad de Kobe, a la que también se la conoce como Japanese Black. Agredecemos mucho el cambio de carne. Sabores, texturas, armonías, llega el paraíso gastronómico entre gemidos de sensaciones, qué bueno, qué bien hecho, una pasada de bueno.

wagyu-con-espinacas-y-suero-de-queso

Dos postres, el primero llamado Cítricos, con mandarinas, lima, pomelo, helado de yogur y limón, sabroso y apetecible, para las personas a las que le guste ese toque cítrico, todo bien ensamblado.

citricos

El otro postre Arroz con leche de Cantabria, tal cual, clásico, sin misterios, como debe ser, aunque para nosotros el caramelizado del azúcar no nos hace mucha gracia, pero una vez más repetimos que es nuestro gusto particular.

arroz-con-leche-de-cantabria

Para beber elegimos Gramona Imperial Gran Reserva 2010, elaborado con macabeo, xarel.lo, parellada y un pequeño porcentaje de chardonnay. Nos encanta esa burbuja fina, una acidez maravillosa, con una entrada en boca de vicio. Un gran cava sin lugar a dudas.

gramona-imperial-gran-reserva-2010

Disfrutamos mucho con la comida, pudimos hablar con Sergio Bastard, muy simpático y cercano, pero la sala no estuvo a la altura, se notaba que tenían muy poca experiencia, y la carta de vinos esperábamos más de ella estando en el local Erika, la verdad que en ese apartado salimos con bastante mal sabor de boca. Pero una vez más es nuestra opinión y a buen seguro que estaremos equivocados.

Esperamos vuestros comentarios

 

Taberna Pedraza: Por fin pude volver

Un año ha pasado de la primera vez que estuve en Taberna Pedraza de Madrid. Aquí tenéis nuestra impresión de aquella visita. Volví al día siguiente, y por casualidades del destino, pude volver a mediados de este Septiembre. Tenía claro que el local iba a triunfar, una gran materia prima, tratándolo con gran cariño. Así que cuando Santiago me dijo que iba a ampliar el negocio, y las ideas que para ello tiene me alegré de todo corazón. Estoy convencido que la calle Ibiza cambiará en poco tiempo.

¿Qué cenamos? Un montón. Mejor decir ¿qué zampamos? porque nos pusimos como santos cerdos, con el estómago y el paladar super agradecidos. Vamos a ello:

Fuet artesano de Olot con Pan de Coca y Tomate de Colgar:

En la sencillez es donde está el éxito, el pan bien tostado, la presentación muy buena, y todo exquisito, casi me cojo el fuet y me lo como a mordiscos.

Tortilla de Betanzos, con huevos de corral de gallina joven:

10.000 tortillas han conseguido vender ya, y es que son una pasada, no se puede ir a Taberna Pedraza y no disfrutar de una de las mejores tortillas del país. Y no exagero, id y decidme que no tengo razón, porque sé que la tengo. Es la tercera vez que la comemos y esperamos que sean un montón de veces más.

Sobrasada Atemperada con Miel de Tomillo:

A sus pies Carmen y Santiago, por elegir un producto tan espectacular y por elaborarlo sin enmascarar, con un toque de tomillo sublime, para untar, untar y no parar, la sobrasada presente, pero el toque final de esa miel es la bomba. Miel que Santiago se encarga de buscar a pequeño productor. Es que me quedo sin adjetivos para decir lo bueno que está esto.

Croquetas cremosas de Jamón de Bellota, 100% ibérico puro:

Cuando Santiago llegó al local, ya habíamos pedido, pero le dijimos saca lo que tu creas que merezca la pena que probemos, y ahi señor, que croquetas. Que me perdone pero es la primera vez que digo que están mejor que las que hace mi madre. ¿Vosotros sabéis lo difícil que es trabajar una croqueta con esta cremosidad? Es un trabajo arduo y de mucha dedicación, ¡qué bechamel! ¡qué jamón! Menos mal que sólo nos sacó dos croquetas, porque me hubiera metido por pecho y espalda media docena yo solo.

Hamburguesa de Buey Gallego Madurado con Patatas Chips Caseras:

Este plato aquí alcanza un nivel realmente alto, sabrosa carne, en un punto perfecto, las chips sublimes, las salsas son una pasada, y una vez más la presentación es perfecta, sencilla, ¿pero eso es lo difícil no? conseguir que la estrella sea el producto.

Mini Queso Torta de Trujillo, Finca Pascualete:

Pues que casi nos zampamos todo, la mermelada, la bandeja, la costra del queso, una barra de pan. Queso sabroso elaborado con leche cruda de oveja de Extremadura, si os gusta el queso, con este vais a flipar, de verdad.

Quesada tradicional pasiega:

Creo que hasta los de El Macho de Selaya alucinarían con esta quesada, templadita, sabrosa, difícil de mejorar.

Bebimos también un Montsant con Garnatxa y Syrah: Selenita 2011, frutal, potente, de fácil beber, la botella desapareció, y sólo bebía yo vino. Os podéis hacer idea de lo bien que entraba. y con la comida hizo una armonía de esas que te tiras a rolos al suelo de gusto. Recomendación muy acertada de nuestra querida amiga Maria de Scott Henry

Vale, hasta aquí, tomamos orujos, cafés, bien para acabar una velada que pasará a formar parte de las noches de los Larpeiros, estará para siempre en nuestro recuerdo. La tercera visita que hacemos y la mejor, sin desmerecer las anteriores. Sabíamos que iban a más pero la experiencia a superado las espectativas.

Un apunte que no podemos dejar pasar. Gracias Javi, de corazón, porque hiciste nuestra cena un auténtico placer. Gracias Javi, porque tu haces que la palabra camarero alcance su significado total. Amable, vendedor, simpático, pero sabiendo cuando estar, cuando desaparecer, pendiente pero sin agobiar. Javi, tu eres un CAMARERO, con mayúsculas. Una vez más y todas las que hagan falta gracias por tu servicio. Aunque por supuesto te lo dije a ti en persona, creo que los que siguen este blog, saben la importancia que damos al servicio, y que la mayoría de los que escriben ni se ocupan.

Taberna Pedraza en la Calle Ibiza 40 de Madrid. Volveremos

Taberna Pedraza: Por fin pude volver

Un año ha pasado de la primera vez que estuve en Taberna Pedraza de Madrid. Aquí tenéis nuestra impresión de aquella visita. Volví al día siguiente, y por casualidades del destino, pude volver a mediados de este Septiembre. Tenía claro que el local iba a triunfar, una gran materia prima, tratándolo con gran cariño. Así que cuando Santiago me dijo que iba a ampliar el negocio, y las ideas que para ello tiene me alegré de todo corazón. Estoy convencido que la calle Ibiza cambiará en poco tiempo.

¿Qué cenamos? Un montón. Mejor decir ¿qué zampamos? porque nos pusimos como santos cerdos, con el estómago y el paladar super agradecidos. Vamos a ello:

Fuet artesano de Olot con Pan de Coca y Tomate de Colgar:

En la sencillez es donde está el éxito, el pan bien tostado, la presentación muy buena, y todo exquisito, casi me cojo el fuet y me lo como a mordiscos.

Tortilla de Betanzos, con huevos de corral de gallina joven:

10.000 tortillas han conseguido vender ya, y es que son una pasada, no se puede ir a Taberna Pedraza y no disfrutar de una de las mejores tortillas del país. Y no exagero, id y decidme que no tengo razón, porque sé que la tengo. Es la tercera vez que la comemos y esperamos que sean un montón de veces más.

Sobrasada Atemperada con Miel de Tomillo:

A sus pies Carmen y Santiago, por elegir un producto tan espectacular y por elaborarlo sin enmascarar, con un toque de tomillo sublime, para untar, untar y no parar, la sobrasada presente, pero el toque final de esa miel es la bomba. Miel que Santiago se encarga de buscar a pequeño productor. Es que me quedo sin adjetivos para decir lo bueno que está esto.

Croquetas cremosas de Jamón de Bellota, 100% ibérico puro:

Cuando Santiago llegó al local, ya habíamos pedido, pero le dijimos saca lo que tu creas que merezca la pena que probemos, y ahi señor, que croquetas. Que me perdone pero es la primera vez que digo que están mejor que las que hace mi madre. ¿Vosotros sabéis lo difícil que es trabajar una croqueta con esta cremosidad? Es un trabajo arduo y de mucha dedicación, ¡qué bechamel! ¡qué jamón! Menos mal que sólo nos sacó dos croquetas, porque me hubiera metido por pecho y espalda media docena yo solo.

Hamburguesa de Buey Gallego Madurado con Patatas Chips Caseras:

Este plato aquí alcanza un nivel realmente alto, sabrosa carne, en un punto perfecto, las chips sublimes, las salsas son una pasada, y una vez más la presentación es perfecta, sencilla, ¿pero eso es lo difícil no? conseguir que la estrella sea el producto.

Mini Queso Torta de Trujillo, Finca Pascualete:

Pues que casi nos zampamos todo, la mermelada, la bandeja, la costra del queso, una barra de pan. Queso sabroso elaborado con leche cruda de oveja de Extremadura, si os gusta el queso, con este vais a flipar, de verdad.

Quesada tradicional pasiega:

Creo que hasta los de El Macho de Selaya alucinarían con esta quesada, templadita, sabrosa, difícil de mejorar.

Bebimos también un Montsant con Garnatxa y Syrah: Selenita 2011, frutal, potente, de fácil beber, la botella desapareció, y sólo bebía yo vino. Os podéis hacer idea de lo bien que entraba. y con la comida hizo una armonía de esas que te tiras a rolos al suelo de gusto. Recomendación muy acertada de nuestra querida amiga Maria de Scott Henry

Vale, hasta aquí, tomamos orujos, cafés, bien para acabar una velada que pasará a formar parte de las noches de los Larpeiros, estará para siempre en nuestro recuerdo. La tercera visita que hacemos y la mejor, sin desmerecer las anteriores. Sabíamos que iban a más pero la experiencia a superado las espectativas.

Un apunte que no podemos dejar pasar. Gracias Javi, de corazón, porque hiciste nuestra cena un auténtico placer. Gracias Javi, porque tu haces que la palabra camarero alcance su significado total. Amable, vendedor, simpático, pero sabiendo cuando estar, cuando desaparecer, pendiente pero sin agobiar. Javi, tu eres un CAMARERO, con mayúsculas. Una vez más y todas las que hagan falta gracias por tu servicio. Aunque por supuesto te lo dije a ti en persona, creo que los que siguen este blog, saben la importancia que damos al servicio, y que la mayoría de los que escriben ni se ocupan.

Taberna Pedraza en la Calle Ibiza 40 de Madrid. Volveremos

Escuela de Hostelería de Peñacastillo

Es curioso que el anterior comentario sobre un restaurante que os he traído fuera también en una escuela de hostelería. En aquella ocasión os hablé del Hotel Escuela Las Carolinas (aquí) y hoy os traigo la Escuela de Hostelería de Peñacastillo. Y lo hago porque creo que están haciendo una labor realmente buena. educando y enseñado a los chavales, a cocinar y a servir, abarcando todas las gamas posibles de esta profesión, servicio, sumillería, baristas, coctelería… Al igual que en cocina, pastelería, panadería, llegando a hacer ellos mismos el pan que sirven en las comidas.

Comentaros que la escuela abre su comedor al público, los Martes en horario de comidas, así que si os apetece ir, llamad al teléfono 942321650 y hacéis la reserva.

Entramos en la escuela y una alumna, que en esta ocasión le toca hacer de maître, muy amablemente nos pregunta el nombre al que está la reserva y nos conduce a la mesa, incluso ocupándose de separarnos las sillas y preocupándose de que estemos cómodos. ¿Cuantos locales de la región, incluso con estrella michelín, tienen este detalle?…

Mesa vestida con elegancia, con el marque de los tres primeros platos y el postre ya colocados. Y plato del pan, es increíble que eso me llame la atención, pero es que parece un menage a desaparecer, pena me da la verdad. Un pequeño apartado a mejorar sería el tema de las copas, son algo pequeñas para nuestro gusto, pero bueno, tampoco es tan malo el asunto.

Una pequeña minuta nos indica el menú que vamos a tomar, dado que no hay carta, sino un menú degustación para todos los comensales igual. Ya sabéis que eso a nosotros nos gusta, cada vez nos apetece menos pensar el qué pedir.

Empezamos con un aperitivo Crema de calabaza con virutas de jamón, muy bien presentado, con esas virutas y unos pequeños picatostes, la verdad que entona el cuerpo y te abre el estómago con ganas de comer más cosas.

Como entrante principal nos sirven Risoto de Setas, cremoso, quizá marcado un poco en exceso la mantequilla y ya sabéis los Larpeiros como somos para esto de los lácteos, pero en general agradable con unas setas bien hechas y el arroz de buena calidad.

De pescado hoy toca Chipirones a la plancha con Ali oli, buenos chipirones muy bien hechos, doraditos, con una cebolla caramelizada riquísima y un Ali oli que pocas veces hemos comido mejor, mira que siempre nos repite, pues hoy para nada, fino y en su punto.

Y llegó la carne en este caso fue Entrecotte de Vacuno con tempura de pimientos, buena carne, tierna, sabrosa, buen punto de plancha, y la tempura realmente sublime, esto es cuando decimos que la guarnición de un plato no debe ser cualquier cosa, sino algo que armonice realmente con el producto principal.

De postre nubes, bomba de fresa (rica no, lo siguiente) una tosta de almendra y el helado de Strachatella superlativo, sin un cristal, crema pura. Un buen final para una gran comida.

La bebida pues bueno, sin mucho misterio la verdad, de Blanco había Marina Alta 2014. Moscatel de Alejandría de Bodegas Bocopa D.O. Alicante, un moscatel seco de nariz maravillosa, pero que en boca se pierde.

foto de tusproductostipicos.es

El Tinto Puente del Lago 2013 Tempranillo. D.O. Ca. Rioja, para olvidar.

Y nos pusieron vino dulce para el postre un Pedro Ximenez Robles D.O. Montilla Moriles, que nos resultó muy agradable

Café Dromedario, chupitos y detalles a mogollón para un precio de precio 12€, no se puede pedir más.

No voy a dejar este escrito sin comentar lo que nos pareció lo más importante, la gente de sala, nerviosa, son de primer curso, imaginad las veces que han estado delante de un cliente, pero una vez más, lo que me llega al corazón es que esta gente que está aprendiendo pone unas ganas dignas de mención, con una sonrisa franca, con los nervios a flor de piel pero con una energía enorme. Esperemos que esos empresarios voraces y feroces que hay, nunca les quiten esas ganas (por suerte, auque pocos, en Cantabria les hay buenos) Les quiero dar las gracias desde aquí por hacernos pasar un rato inolvidable, agradable y para repetir. Se que lo van a leer, porque un gran amigo de los Larpeiros les hará llegar esta entrada. Y esa persona sabe que ese día los comensales tenían algo muy grande que celebrar, estar juntos, y qué mejor sitio para ese momento que la Escuela de Hostelería de Peñacastillo. Gracias, Graciñas, de todo corazón.

Apertas Do Viño 2014 [7]: Los Videos

Va a ser que hay  una parte más de este que fue un encuentro singular y maravilloso, donde aprendimos un montón, y son los videos que conseguimos grabar de algunos de los participantes. Al final la tarjeta de memoria, o quizá mejor decir mi memoria, no pudimos grabar a todos, esperamos que en este próximo 2015 no suceda lo mismo y podamos grabar a los más de 20 bodegueros que nos van a hacer gozar con sus referencias.

Y sin más rallada os dejo todos los vídeos, aunque los que nos seguís por las redes creo que ya los habéis visto, quiero dejar constancia de todos ellos en esta entrada:

Marcial Dorado Parte 1:

Marcial Dorado Parte 2:

Carlos Fernández Gómes de Agrícola Labastida:

Juan Luis de Casal de Armán Parte 1:

Juan Luis de Casal de Armán Parte 2:



José Crusat con Altares, Vulpes Vulpes, Bodegas Albamar y Fulcro Parte 1:


José Crusat con Altares, Vulpes Vulpes, Bodegas Albamar y Fulcro Parte 2:


Nolo Giráldez con Quinta de Couselo y Finca Viñoa:


Gorka Mauleón y su Malaspiedras:



Bueno amigos espero os hayan gustado y vamos preparándonos para #ApertasDoViño 2015

Hotel Escuela Las Carolinas: ¿Alumnos?

Lo primero deciros que cada día me cuesta escribir más, o quizá lo mejor sería decir que cada día me cuesta más salir por ahí a picar, comer, cenar o zampar, aunque quizá lo que más me apetezca sea liar a que nos juntemos todos los Larpeiros que componemos este blog y disfrutar como en los viejos tiempos, aunque seguro que lo haríamos en casa de alguno de ellos.

Pero el otro día, sin quererlo, y en una visita rápida a la ciudad de Botín, unos grandes amigos me liaron y me invitaron a cenar. No pensaba escribir nada la verdad sea dicha, pero desde que entre en el local tuve tan buenas vibraciones que aquí os traigo un pequeño apunte de lo que nos tomamos.

Decir que el Hotel Escuela Las Carolinas pertenece a la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabría, y en ella se imparten diferentes masters, tanto de sala como de cocina. Y tienen bastante éxito, de echo la lista de espera para entrar a esos cursos en amplia.

Hotel de 3 estrellas en un edificio totalmente reformado del siglo XIX. En la planta noble es donde se encuentra el comedor, la recepción y el bar. Y sin más preámbulos demos paso a lo que comimos y bebimos, como detalle que me gustó bastante, es que nos sentamos a la mesa sin saber lo que íbamos a comer, sé que eso a muchos no os gusta eso de no poder elegir, pero yo estoy un poco cansado de elegir y de ver en las cartas mucho nombre y poco espectáculo, así que opté por sentarme ponerme la servilleta al cuello y disponerme a engullir todo lo que me pusieran delante.

Detalle: había plato de pan, pero con pan pre-cocido, sé que a muchos eso del pan calentito os gusta, pero yo prefiero el pan que muchas de las panaderías elaboran y olvidar encender el horno para meter ese producto, yo lo cambiaría, pero claro ese soy yo y mi gusto particular.

Empezamos con un aperitivo de Calabacín con jamón y queso, espárrago triguero con salmón y menta y croqueta de queso y cebolla caramelizada.

Bien en su conjunto apetitoso, el triguero bien cocido, la combinación de salmón ahumado bien sabéis que es difícil, y la croqueta con un sabor bien fino.

Continuamos con un mil hojas de bacalao, pulpo y pil-pil de hongos, sabroso y apetecible, aunque nos dejó un poco descolocados, estaba templado y no sabíamos si era el punto que tenía que tener, lo que sí el pil-pil muy bien conseguido y el bacalao con un perfecto punto de sal, al igual que el pulpo muy bien cocido, fue una combinación que nos gustó.

Para todos estos platos bebimos un Raventós L´Hereu 2012, con nariz de brioche, una burbuja fina y acidez refrescante que hizo que la armonía fuera realmente buena.

A continuación nos sirvieron hojaldre con crujiente de ajetes y salsa naútica. Nos gustó, desapareció enseguida, el crujiente de ajetes realmente bueno, un buen conjunto de sabores bien ensamblados.

De pescado un buen rape albardado con vinagreta de frutos de mar, mira que me gusta el rape, y este estaba muy bien guisado, nos gustó, apetitoso, con aire y espacio bien puesto en la presentación.

El otro vino que acompañó a estos últimos platos fue Yenda Spicata 2013 creo que el mejor para explicar este vino es Ankabri así que aquí os dejo su entrada en nuestro blog.

Como carne nos pusieron Carré de Lechazo relleno de ternera y foie, este plato hemos de decir que no nos hizo mucho tilín, no estaba mal, pero corto de sabor y la conjunción nos costó, pero bueno puede ser simplemente una apreciación nuestra.

De postre: mousse de chocolate con frutos rojos, sussi de frutas y caramelizado de hojaldre con helado

y otro postre más que fue: filipino con chocolate blanco, sopa de melón y panacota de plátano.

El mousse sabroso, el sussi rico, el caramelizado la bomba, el filipino a recordar los que comíamos en la merienda, la sopa de melón apetecible y la panacota algo insípida, no sé por qué pero siempre me pasa lo mismo con la panacota.

Para acompañar la carne y los postres nos sacaron un Mauro del 2011, realmente sabroso, rico, creo que pocos quedarán que no han probado el Mauro pero bueno una vez más me voy a mi experto de vinos de cabecera, el Ankabri y aquí tenéis lo que el piensa de este Mauro 2011.

Por cierto el café estaba muy bueno, mira que en pocos sitios nos gusta pero hemos de decir que en este caso nos tomamos un par de ellos.

El precio ni idea, me invitaron, no me dejaron ver la factura, pero si queréis saber el precio del menú llamad al hotel y a buen seguro que os lo dicen.

En fin, esta fue nuestra experiencia en el Hotel Escuela Las Carolinas pero no quiero cerrar esta entrada sin contar lo que fue lo más importante, y es que estábamos en una escuela, servidos y atendidos por alumnos, pero detrás de ellos está en cocina Juanma España y en la sala uno de los mejores y que pasa mucho desapercibido que es Alfonso Fraile. Alumnos son pero pueden enseñar alegría y sonrisa franca a muchos profesionales de la región. Volveremos y hemos de decir que lo haremos porque pasamos un rato agradable, nos divertimos y los chavales hicieron nuestra estancia agradable y entretenida. ¿No es lo que buscamos cuando salimos a comer?

5º Aniversario de Larpeiros en Cantabria

Hago una pequeña parada de escribir lo que fue Apertas Do Viño para contaros que hoy 31 Octubre del 2014 este blog cumple 5 años en la red.

La primera entrada que publicamos fue nuestra presentación (aquí) y parece mentira que haya pasado ya un Lustro (con esa palabreja parece que ha hecho más tiempo). Desde esa presentación hasta hoy vamos 878 entradas. ¿Quién lo iba a decir verdad?

No quiero extenderme mucho la verdad, sólo daros las gracias por aguantarnos, pues es gracias a los que nos leéis que esto sigue. Pues aunque parezca mentira sentimos que estáis ahí.

No dejará de parecernos increíble que tengáis en cuenta nuestras opiniones, nuestras recetas, o nuestras visitas a diferentes restaurantes y actos a los que podemos acudir.

Y como no, nos sentimos realmente encantados por haber hecho realidad el Apertas Do Viño 2014, sólo hemos escrito una parte (aquí) pero tened bien seguro que en cuanto deje publicada esta entrada, le sigo dando caña hasta que consiga contar lo que allí aconteció.

Pero hoy quiero hacer un especial a esa persona que se echó a la espalda el Apertas Do Viño, una parte muy importante de los que formamos Larpeiros en Cantabria, muchos de los larpeiros no pudimos acudir a ese maravilloso evento y ella tiró para adelante comiéndose un buen marrón. Ella es más importante de lo que pueda creerse. Por ello quiero darla (mejor decir darte por que sé que lo estás leyendo) las gracias pues sin ti este blog, seguramente no existiría.

Con vuestra fuerza, apoyo, lectura, comentarios, críticas, esperamos seguir adelante y conseguir cumplir 6 años en la red, sabemos que muchos blog se quedan en el camino, otros se cansan, y que nosotros sigamos con una media de 170 entradas al año, que es casi una cada dos días, es porque vosotros nos dais ese apoyo.

Para celebrarlo os dejamos la foto de las velas que hizo Minniky con las botellas que nos regaló Xurxo (Moncha y Pepeluis) soplaremos las velas de esa tarta, que ella está preparando, pero esta vez y con vuestro permiso, sólo para disfrute de los Larpeiros.

Un fuerte abrazo y de nuevo nuestro más sincero agradecimiento por estar ahí.

Restaurante El Ronquillo en Ramales de la Victoria: Debéis daros una vuelta por allí

Lo primero es dar las gracias por la invitación que nos han hecho estos grandes amigos. Ni esperábamos este momento. Surgió sin más y a veces es lo mejor, cuando algo no está planeado, disfrutar de ello.
Sé que no ando mucho por el blog, pero no os tengo olvidados, la verdad puede ser que porque no esté en sitios que os merezca la pena contar.
Este blog creo que no es un blog al uso, no es para contar que hemos comido en un sitio sin dar realmente la opinión, y tampoco nos gusta hablar mal de un local, a veces no queda más remedio, pero es que esta crisis de mierda se está cargando la sala. Vamos a comer y parece que lo único que importa es llenarse la panza sin más, cuanto más comamos y menos paguemos mejor, y el camarero, qué mas da. Mientras el cocinero sea famoso, o esté dentro de esa mierda de postureo que tanto se lleva mejor. Qué mas da quien y cómo te sirvan, parece que el camarero se ha convertido en un fantasma. Va a ser muy difícil recuperar a la gente de sala.
Pero bueno, no es el caso de hoy. Me llevan a Ramales, lugar que nos encanta, a comer al Ronquillo, en la Calle Menéndez Pelayo 2, del citado pueblo.
Bar antiguo, con encanto, la típica barra a la derecha y unas mesas que por la tarde los paisanos del pueblo usan para jugar al mus. En este bar sirven el tan famoso blanco que a nosotros no nos gusta nada pero bueno, hoy lo probé y me reafirmo que tardaré otros 10 años en volverlo a probar.
Entramos al comedor que tiene unas 7 mesas y nos disponemos a disfrutar.
Somos 6 en la mesa y pedimos todo para picar dejándonos aconsejar por Ceci Pérez, la responsable de sala. Su hermano David Pérez es el que lleva los fogones, ayudado de vez en cuando por su madre. Su padre ya está jubilado y por fin le convencieron que dejara paso a esta nueva generación que sabe lo que tiene entre manos.
Vamos allá:
La mesa presentada con cubiertos trinchero, servilleta, sin plato base (me gusta eso, para qué ponerlo, eso de poner el tan manido plato de respeto no da a lugar si no se va a usar). Y plato del pan, sí hay plato del pan, algo tan normal y que parece que muchos locales se han olvidado de él.
Detallazo de la casa, todo el picoteo servido individual, nos gustó.
Nos traen el pan, un cesto generoso con varios tipos de pan, no pre-cocidos, ole y ole, estamos hasta las narices de ese pan precocido congelado, hay que usar al panadero del pueblo, hay que hacer que la economía se mueva usando a los vecinos sino no saldremos de esta. Comprando a los grandes congelados, que a saber de donde traen las harinas y demás ingredientes, no vamos a ningún lado. Los panes de Huevo, maíz, Aceite, aceituna, pipas. Todos geniales, pero el bollo (así le llamo yo) blanco, está de vicio. Detallazo.

Aperitivo que se compone de Crema de puerros, croquetas de la casa y morcilla sobre crema de foie.
La crema de puerros muy sabrosa, la croqueta me supo a poco, no le saqué el sabor, y la morcilla en un punto inmejorable de fritura con el foie, fue todo un acierto.

Luego nos sirven mi debilidad en la carne el Steak Tartare, pero esta vez es de pato, con una espuma de huevo campero. Realmente sabroso y en su punto, comería 20 platos más de estos, pero creo que tendría un problema estomacal. Me gustó ese punto de usar el pato para una receta tan excelsa. Otro detallazo.

Merluza asada sobre pisto con mayonesa de anchoas y helado de tomate sobre galleta de tomate. ¿Os digo la verdad? Hacía la ostia no tomaba una merluza tan buena, espectacular de sabor, de textura, de todo. La guarnición muy rica, pero me sobraba, esa merluza por si sola se sale, sin más. Pero me gustó porque no estaba enmascarada con la salsas y la guarnición, si querías la podías juntar o no. Venga otro detallazo. Ah por cierto, mi emoción fue tal que se me fue la pinza y se me olvidó sacar la foto, qué le vamos a hacer.
Jabalí asado a la antigua con rebozuelo. La salsa espectacular, las setas supersabrosas, las patatas en su punto, se me olvidó preguntarles dónde las compran, no es fácil conseguir unas patatas de esa calidad, la carne… algo seca la verdad.  Pero en conjunto un buen plato, que seguro otro día estará mucho mejor.

 De postre cereales caramelizados con crujiente de arroz con leche, rico sabroso, un buen final la verdad, un postre de buen nivel para un comida apetitosa.

Tomamos cafés como no, pero bueno, sin mucho misterio la verdad.
El servicio genial, en tiempo, en sonrisa, en alegría, una sala de la que echamos de menos en mucho locales, gracias por hacernos pasar un rato agradable. David en la cocina sabe lo que se hace, pero si no fuera por Ceci, y su ayudante Cecilia, la situación no sería igual, porque sabían reírse en el momento oportuno, consiguieron pasar desapercibidas, y marcar sus tiempos muy bien. Poner el gueridón en el sitio exacto, sacar las bandejas con la comida emplatada, ni se las notó en el momento de quitar de las migas. Buena sala, de nuevo gracias.
Y vamos al tema de los vinos, que no se me ha olvidado.
Empezamos con un cava: Reverte Brut Nature, con una nariz sabrosa, miel, frutos secos, pero en copa la burbuja desaparece totalmente, por mucho que lo agites no está, pero si se encuentra en boca y en el estómago. Buena nariz pero poco mas.

Luego tomamos un tinto de Toro: Sango de Rejadora Reserva 2009, un pelín elevado de temperatura, un toro complejo, con torrefacto, balsámicos. En boca es rotundo, la verdad que para con el jabalí la armonía funcionó, deberíamos haberle decantado pero bueno, estaba bueno la verdad.

Resumimos, un local que va a ir a más, que deberéis visitar, puede que le falte algún detalle, como el tema de los vinos, les falta algo ahí, se puede mejorar, al igual que el café, y en la cocina, no hay que extresar a David, creo que tiene mucho que contarnos, mucho que decirnos y con el tiempo crecerá, sólo esperamos que no le absorba ese postureo de Cantabria que a tantos endiosa, les pone allá arriba y no se puede ni hablar con ellos.

Restaurante el Ronquillo, debéis daros una vuelta por allí.

Champagne Jacques Lassaigne Vignes de Montgueux Extra Brut Blanc de Blancs

Me dio el punto, ya se que yo sólo os traigo restaurantes y pocas cosas más, algo sobre los sumilleres de Cantabria que ha tenido más repercusión de la buscada pero en fin. Hoy lo que toca es hablaros de este Champagne que probé en San Sebastián en casa de unos grandes amigos. De estos que buscan y rebuscan con qué sorprenderte siempre que pueden. Yo la verdad que aparecí para ver el partido de baloncesto contra Francia. No soy de ver mucho deporte pero mejor olvidar un partido pésimo y aproveché a quedarme a cenar y beber. Es que soy de hacerme mucho de querer la verdad.

Este Jacques Lassaigne, como su nombre indica es 100% Chardonnay. El vino base está en barricas nuevas y usadas durante 12 y 24 meses, para luego pasar a rima entre un periodo que va del año a los cinco años.

Lo cierto es que me gustó, suave burbuja, toques minerales, frutos secos, miel, en boca es suave, se deja querer como yo mismo, y entre canasta y canasta de los franceses yo le pegaba trago y trago a las botellas que tenían los amigos, y como no al jamoncito que lo acompañaba, éramos tres, y cayeron lo normal, tres botellas, al final el partido fue lo de menos, que les den a esos deportistas que ganan demasiado dinero, seguro que más que Lassaigne haciendo sus vinos.

Ganó el vino de la zona Champange.

Jacques Lassaigne Vignes de Moutgueux Extra Brut Blanc de Blancs, en verdad que merece la pena que lo busquéis y probéis, os gustará a buen seguro, y disfrutadlo como se debe hacer, bien acompañado, ya no sólo de comida sino de gente con la que merezca la pena charlar y compartir, que al fin y a la postre un buen vino es para eso, para ser compartido.