Raventós i Blanc Enoteca 1999 Gran Reserva Personal Manuel Raventós: Esto si que es un vinazo

José Domingo hablando de vinos?
José Domingo con tres entradas en un mes. Pues sí. Porque lo del otro día fue una pasada, poder ir a casa de un amigo y que te regale una cena regada con este vino es para quitarse el sombrero. Por eso José Domingo se anima a escribir de uno de los mejores cavas que he probado en mi larga vida como bebedor y comedor de todo lo que se me ha puesto por delante.

Para empezar, decir que esta bodega ya es un clásico en los Larpeiros en Cantabria. Os hemos hablado de diferentes añadas de su maravilloso La Finca 2010, 2007, 2005. También  L´Hereu 2011 y su rosado Nit 2009 y todos nos han gustado.

Pero hoy llegó el Top, este Enoteca 1999 Gran Reserva Personal de Manuel Raventós, es para hacer reverencias a esta familia que a finales del 2011 dejó la D.O. Cava para luchar por un proyecto que a buen seguro llegará bien lejos.

Está elaborado con un 40% de Macabo, 25% Xarel.lo, 25% Parellada y un 10% de Chardonnay, con un prensado lento y controlando siempre la fermentación con nieve carbónica, realiza la primera fermentación en depósitos pequeños de acero, cada variedad por separado. Después ensamblaje, segunda fermentación en botella para luego estar en crianza de rima durante 11 años.

Elaboraron 405 botellas de este 1999 que os traemos, su precio unos 145 €, pero es una pasada, un color ligeramente dorado, con aromas de mantequilla superagradables, ni que decir como está la burbuja. Y la acidez inmejorable, que le va a hacer que tenga todavía unos cuantos años de vida por delante.

Podía contaros un montón de recuerdos, unas cuantas sensaciones que percibí, alguna de ellas no se pueden nombrar pues serían soeces. Solo deciros que si un día cae en vuestras manos una de estas botellas, disfrutéis de ella porque es una auténtica pasada.

Raventós i Blanc Enoteca Gran Reserva Personal de Manuel Raventós 1999, vinazo, lujo, una pasada, bárbaro, portentoso, gracias a ti que nos sigues y nos lees, por regalarnos esa noche y este vino.

Taberna Pedraza en Madrid: Visita obligada

Me vuelven loco el resto de la familia Larpeira, metiéndome prisa para que escriba esta entrada de la visita a Taberna Pedraza de Madrid. No se dan cuenta que uno va teniendo una edad, y que el sentarse a escribir cada día cuesta más. Pero bueno, vamos a contaros esta maravillosa experiencia.
Primero decir que fue una recomendación de nuestros amigos de Scott Henry, les daremos las gracias mil y una veces por ello.
Y a lo que vamos. Estamos en Madrid, en la Calle Ibiza 40, una barra, varias mesas y decoración recordando a encuentros gastronómicos por España. Carta justa en la que se nota que se busca la excelencia en los productos utilizados, pedimos una caña (heineken, que se le va a hacer) pero nos gustó, es curioso cuando el paladar está abierto a disfrutar y pasárselo bien.

Hubiéramos pedido toda la carta, así que fuimos dos veces a comer, con lo que está entrada es el recuerdo de dos visitas, si es que hasta en esto los Larpeiros andamos flipaos.
He leído unas cuantas entradas de gente que sabe escribir mucho mejor que yo sobre este local, así que he decido hacer lo que mejor sabemos, dejar ir la cabeza y recordar lo que fueron dos almuerzos inolvidables. No habrá un servicio excelso, no será una cocina de dos estrellas y la carta de vinos podría tener vinos
mucho más espectaculares, pero creo que entonces ya no sería Taberna Pedraza, estaríamos en otro local.

Estábamos tan a gusto y disfrutando que la mayoría de las veces ni foto sacábamos a los platos, es así, no vivimos de esto pero sí sabemos disfrutar cuando estamos ante gente enamorada de lo que hacen. Pero venga contemos lo que comimos:

Tortilla de Patata con huevos de corral, de origen Betanzos: Todo sube de nivel cuando hablas con Carmen Carro (la estrella de los fogones), y te explica los problemas que tiene para conseguir un buen aceite, unas buenas patatas, y hasta la temperatura a la que tienen que estar los huevos de corral para conseguir una tortilla realmente espectacular.

Butifarras del Perol (Blanca, negra y de huevo) con Pà amb Tomàquet: Este es uno de los platos donde se nota la búsqueda de Santiago Pedraza y Carmen Carro en encontrar lo excepcional, un plato dentro de la sencillez pero que en el mundo pijotero dirían Amazing.

Cazón en adobo de origen Cádiz: Le preguntamos a Santiago si esto era algo similar al Bienmesabe, a lo que nos contestó que era parecido pero no tan fuerte de sabor, dado que no a todo el mundo le gusta ese sabor fuerte, y tiene toda la razón, estaba muy bueno y un punto perfecto de elaboración.

Hamburguesa de buey gallego madurado: El sentido de lo que puede ser una hamburguesa de verdad, esto no es fast food, esto es buen food, maravilloso, y una vez más mi cabeza estilo Hommer Simpson se dio cuenta de la foto cuando había terminado, eso si, aquí os dejo el resultado de tan buen plato.

La Ensaladilla de Carmen: correcta.

Selección de quesos españoles de leche cruda: Una pasada, diferentes quesos de distintas regiones, y la verdad si queréis saber cuales eran, pues id a Taberna Pedraza y pedidlos, como apunte sólo comentar que había un queso con el penicilinum que quitaba el sentido. Un punto muy bueno la mermelada que lo acompañaba, y escuchar a Santiago contar las vicisitudes que pasa para encontrar un buen membrillo es increíble.

Filetitos de Lomo de Ciervo adobado de los Yébenes con puré de mango. Un punto inmejorable de elaboración, me recuerda cuando Ankabri tiene la tarde y nos invita a su casa ver la liturgia que efectúa para preparar la plancha, y darle ese punto a la carne. Me imagino a Carmen buscando ese mismo punto. Texturas y sabores muy agradables en verdad.

¿Postre tomamos ? Por supuesto los tres de la carta:

Quesada tradicional pasiega: Hay que tenerles bien puestos y estar seguros de lo que hace uno para ofrecer a gente de Cantabria este postre, pero hemos de decir que más de un afamado repostero de Cantabria debería ir a Madrid para probar esta quesada que está que se sale.

Pastel de Chocolate Puro Ariba: A sus pies, que bueno, sabroso, genial, Foto? pues esto es lo que salió, sino os gusta ya sabéis.

Selección de helados naturales artesanos: De varios sabores, pues eso que ni foto ni me acuerdo qué sabores pedimos solo sé que estaban en su punto, ni pizca de hielo.

Pan Gallego cocido en horno de leña, bien, no había plato del pan, ya estaríais todos diciendo qué raro no comentara nada sobre esto, pero así es aunque este pan casi me hace olvidar ese detalle, yo me comí un cesto entero.

Y para acompañar a todo esto un cava Val Dolina. Ecológico y nos encanta que no usen licor de expedición, burbuja pequeña, cítrico y justa acidez, combinó muy bien. De este cava Ankabri tendrá que hacer una entrada bien en breve, a ver si empieza a currar ya de una vez.

Folo de Vinissimus.com

Pues bien, esto dio de si nuestras dos visitas, y mucho más pero las conversaciones con Santiago y Carmen nos las guardamos para nosotros puesto que aprendimos un montón. Sólo sentimos que no estén un poco más cerca para que el resto de los Larpeiros puedan disfrutar de ellos.

Un placer haber estado en Taberna Pedraza, y os animamos a todos que vayáis y nos contéis vuestra experiencia.

Concurso Regional de Sumilleres de Cantabria (Nota de prensa)

Ankabri siempre nos trae notas de prensa interesantes, pero casi ninguna de Cantabria, así que aquí os dejo una realmente importante, primero porque es de los Sumilleres de Cantabria, gente que vamos conociendo poco a poco y que merecen mucho la pena. Además desde Larpeiros en Cantabria, queremos trasmitir todo nuestro apoyo ante esta asociación.
Traemos esta nota de prensa para intentar dar toda la difusión posible, dado que Cantabria es una región con gente que sabe mucho de vinos, y creemos que tiene que tener un digno representante en la final que se va a realizar en Santiago de Compostela. Cantabria y Galicia, mira que nos gusta eso a los Larpeiros:

Los sumilleres se miden
para ver quién representará a Cantabria en el Concurso Nacional
Santander,
17 de julio de 2014.-
La Asociación de Sumilleres de Cantabria tendrá
un representante en el Concurso Nacional de Sumilleres que se celebrará a
mediados del mes de octubre en Santiago de Compostela. De esta forma, participa
en este certamen como miembro de la Unión de Asociaciones de Sumilleres de
España (UAES), que a su vez forma parte de la Association de la Sommellerie
Internationale (ASI).
El Concurso tendrá un formato muy similar al
presentado el año pasado en Santander. Para definir qué sumiller representará a
Cantabria en la final nacional, la Asociación de Sumilleres convocará un
Concurso Regional de Sumilleres, que se celebrará la primera semana de
septiembre. Consistirá en una prueba teórica, una carta errónea, una cata y
servicio de vinos, una armonía (antes maridaje) entre comida y bebida, así como
una prueba sobre destilados.
Los sumilleres que quieran concursar son
aquellos que, estando al corriente de pago de la cuota de la Asociación, estén
relacionados con el mundo del vino, bien sea como camareros, jefes de sala, tiendas
especializadas en el vino, personal de escuelas de hostelería, etc.
Pilar Cavero, de El Celler de Can Roca, en Girona —tres
estrellas Michelin y mejor restaurante del mundo— fue proclamada Mejor Sumiller de España 2013 en
la gran final de este concurso celebrada en el Paraninfo del Palacio de la
Magdalena, en Santander.
Todas aquellas personas que deseen más información
o quieran concursar se pueden poner en contacto con la Asociación de Sumilleres
de Cantabria, en la siguiente dirección de correo electrónico, sumillerescantabria@gmail.com.

Asubio Gastrobar en Santander

Hace ya mucho que no os traigo una entrada, y el otro día que andaba por Santander por la Calle Daoiz y Velarde, pues me decidí a entrar con unos amigos donde el genial Nacho Basurto, a su nuevo local el Asubio.

Una amplia barra a la izquierda llena de pinchos, dan ganas de quedarse a comer a base de ellos, pero teníamos muchas ganas de volver a probar la cocina de Nacho, uno de los grandes de la región, así que subimos a la planta superior donde está el comedor. Nos extrañó que estuviera casi vacío, pero bueno esta crisis es terrible.

Una camarera muy simpática nos trae el menú y le pedimos también la carta. Pero nos quedamos de piedra, una carta muy normalita, sin nada que llamara la atención, así que nos decidimos por el menú del día que tenía un precio de 22 €.

Cambiamos el vino, dado que tienen un Rioja, pero mejor no hablar nada más de él. Por ese precio podría tener algo más interesante.

La carta de vinos sin misterio y nos dimos cuenta que no estaba actualizada había muchas referencias que no están incluidas en la misma. Y pedimos uno que vimos en al barra Habla de la Tierra 2011 de Bodegas Habla en Extremadura, en cuanto se abre y recibe oxígeno, está sabroso y agradable, es un vino interesante para tomar en una barra, nos gustó.

Nos traen el pan, en un plato (lo del plato del pan no sé si seguir dando caña porque parece que es algo a extinguir) un pan bastante malo la verdad, pero bueno estábamos dispuestos a disfrutar de comida entre amigos y pasar un buen rato.

Vienen los entrantes, pedimos el mismo para todos:

Arroz con Wok de verduras y chipirones: Las verduras en un buen punto al dente, los chipis sin más y el arroz para olvidar.

De segundo:

Bocartes y verduras en tempura: Echamos de menos la mano y la imaginación de Nacho

Albóndiga con patatas: Rica y sabrosa, es muy difícil dar ese punto a esta carne con este tamaño, el mejor plato sin lugar a dudas.

Secreto de cerdo: No apunté la salsa y el nombre completo del plato, pero no merece la pena de verdad, el secreto seco y no porque estuviera hecho de más, pero bueno no sigo..

Todos los platos con el perejil alrededor ains……

Postres:

Piña: Tal cual

Helado con nueces y miel: Donde están esos helados del Sr. Basurto, con la Pacojet. en fin. La verdad es que los postres los puso la camarera, no tuvo que bajar a cocina. Así van los restaurantes y el servicio.

Detallazo importante, la mesa marcada con tenedor y cuchillo trinchero, y para el segundo plato no nos lo cambiaron, podrían entenderlo si picas varias cosas y no te lo cambian, pero de un primer plato a un segundo, eso sólo me ha pasado en una tasca de un pueblo.

La camarera muy simpática de verdad pero…..

Resumiendo, nos teníamos que haber quedado a pinchos y probar vinos por copas, nos habría salido mejor, nos hemos quedado con la impresión de que el restaurante está dejado de la mano. Era menú del día, pero por 22 € podía llevar una serie de detalles no creéis?

Volveremos a tomar unos cuantos pinchos en esa barra y os lo contaremos.

Restaurante Río Asón en Ramales: Fue uno de los grandes

Me ha entrado la morriña, repasando apuntes antiguos, de cuando la revista Gastrocantabria, le iba dando caña por ahí, y encontré la visita que realizamos allá en Agosto de 2006 a este que fue uno de los mejores restaurante de Cantabria. Y Como ya no están sus creadores, de hecho el restaurante tampoco, pues me atrevo a traeros lo que en aquella época comimos.

La vida es algo maravilloso, pero también tiene sus partes malas, muchos de ustedes habrán oído esa comparación con los ríos. La que dice que la vida es como un río, con sus remansos y sus turbulencias, con sus pozos, con sus meandros donde descansar de la corriente que te empuja hacia el final del camino, a la desembocadura. Y hoy elegimos un río para ustedes, un río al que también la vida ha golpeado, pero que ha sabido levantarse, ese tan famoso que lleva muchísimos años siendo el camino a seguir en nuestra provincia. Nos referimos al Río Asón, en Ramales de la Victoria. Perteneciente al Club de Calidad de Restaurante de Cantabria, y siendo el más antiguo poseedor de la tan ansiada estrella Michelín. Hacia allí nos dirigimos un mañana, dispuestos a pasar otro día más por ese maravilloso valle de Soba.

Entramos al restaurante, y después de pasar una pequeña salita llegamos al comedor, tenemos que esperar un rato hasta que alguien se da cuenta de nuestra presencia, y nos indican nuestra mesa.

Con una decoración clásica, vajilla Villeroy y cristalería fina, tiene forma de “L” con aproximadamente 19 mesas, vestidas con mantel ocre y cubre de color vainilla.
Amablemente nos traen la carta, en la que nos sorprende que haya apuntes a bolígrafo, creo que hoy en día con los ordenadores y las diferentes formas de hacer las cartas no se debería de dar este mal detalle. No así la carta de vinos, con un bonito diseño, y una calidad en cuanto contenido muy importante, explicando las diferentes denominaciones de origen, nos gustó mucho la verdad.
Somos tres personas y pedimos, como casi siempre tres picoteos y un segundo plato cada uno, y para acompañarlos un tinto Allende 01 de Rioja.
Nos traen varios tipos de pan, la pena que no estén calentitos pero si estaban bien hechos y comenzamos con un aperitivo: gamba de Huelva con salsa de cacahuete, una gambita por persona en tempura sobre la salsa, rico para empezar con buen sabor.

Nos sirven variación de anchoas, marinadas y ahumadas, crema agria y polvo de naranja. Un plato novedoso y exquisito donde empezamos a notar la creatividad de la cocina, con una crema de yogur fantástica, un poco de queso sobre cebolla pochada, tomate y pimiento, con unos filetes de bocartes en su punto perfecto y bien hermosos, muy buen plato.

Continuamos con huevo Imanol sobre salmón ahumado y salsa de oporto caramelizada, habíamos oído hablar de este plato, pero nos sorprendió muy gratamente, con una salsa espectacular combinando genial con el salmón ahumado y el huevo, la pena que saliese roto, pero no desmereció al placer que nos produjo el paladearlo.

Y terminamos el picoteo con salsa fresca con bogavante, pues eso tal cual, ya saben lo que nos gusta comer lo que nos dicen, sin esconder nada, en un buen punto de cocción el bogavante y una gelé exquisita, un buen hacer de Maria Antonia que ha cogido muy bien el relevo de Enrique Galarreta.

Como plato principal fueron dos pescados y una carne, siendo esta última solomillo con hígado de pato al jugo de trufa, como base puré de patata, un jugo de española y trufa muy rica, y sobre ello un corazón de solomillo y dos generosos trozos de foie, bien, rico, en su punto.

Uno de los pescado fue mero de Cabo Mayor al horno con crujiente de verduras, vinagreta al jugo de carne, espectacular, que pescado más sabroso, que punto de cocción perfecto, sobre ello una tempura de verduras, que la verdad no estaban a la altura del resto, pero la vinagreta era de sobresaliente.

Y el otro pescado rape de Santoña, trufado con anchoas, pasta de chipirón y salsa de centollo, pues lo dicho tal cual, cuatro buenos trozos de rape, con la justa guarnición, y una salsa para no parar de hacer barquitos con el pan.

Claro está hoy si que no podíamos dejar pasar el postre, pues de todos es sabido de la fama de este establecimiento en los mismos, y pedimos dos para compartir, el mítico cisne del parque relleno de praliné con salsa de kiwi, espectacular la presentación, haciendo un parque con chocolate y fresas con nata y el culís de kiwi muy rico. El típico plato que la gente comenta que le da pena comérselo de lo bonito que es y encima muy sabroso.

El otro postre fue pastel de chocolate caliente, galleta crujiente, mango y su sorbete. Ese chocolate que sale del crujiente calentito, está genial, y la guarnición combinando muy bien y el sorbete perfecto ni gota de hielo, todo un acierto para terminar una buena comida.

El vino de bodegas finca allende, estuvo bien, le conocemos de otras ocasiones y fue lo esperado, con un rojo teja muy cubierto, quizá se queda algo corto en nariz, notas de humo, siendo en boca cremoso con unos taninos bien suavizados, la pena es que estaba excesivamente caliente, la verdad que la sala no estuvo muy a la altura, el servicio correcto, pero los detalles no estaban en consonancia, no sonrieron ni una vez, parecían enfadados, la verdad estaba el local lleno, pero el cliente no tiene nunca la culpa, el detalle del vino caliente, no se puede dar en este establecimiento y cuando nos trajeron el azucarero, no estaba todo lo bien repasado que debiera, la factura con café, que no era nada del otro mundo, ascendió a 217,42 €, un poco excesivo para el conjunto global del establecimiento. No sé porque no se cuida dar café con una calidad suficiente y que salga en su punto.
Un buen local, con una cocina excepcional, y raciones muy generosas, pero con una sala que seguro pueden hacerlo mucho mejor.

Capacidad del restaurante 80 pax en dos comedores
Numero de mesas: 20
Salones privados:2
1 para 30 y otro para 200
Precio medio carta: 60 €
Precio menú: 15 €
Cierra Domingo noche y lunes excepto en verano que cierrra lunes noche
Vacaciones: del 23 de Diciembre al 1 de Febrero
Dirección: Barón Astaneta, 17
c.p. 39800
Ramales de la Victoria

Los Vinos de “El Somni” en San Sebastián Gastronómika: Josep Roca

El pasado 16 de Noviembre os hablé de Degusta La Rioja, la comida que estuve en San Sebastián Gastronómika (aqui) pero antes de esa comida estuve en la cata organizada por Josep Roca “Los Vinos de El Somni” Una cata con una puesta en escena espectacular.
Catamos 13 vinos, todos ya servidos para unos 100 asistentes a la misma. A temperatura ambiente, para descubrir y disfrutar de lo que tienen que decir estos vinos, muchos de ellos casi imposible conseguir.
El Somni es un proyecto donde se junta creatividad de música, de vajilla, de platos cristalería y de vinos, promocionado por los hermanos Roca. Podrán gustar más o menos los vinos, pero de lo que no cabe duda es del gran comunicador y la puesta en escena que consigue dar Josep Roca a sus catas. Todos los vinos acompañados con una explicación, imagen y música para ellos creados, y no me voy más por las ramas. Esto es lo que sentí y probé:
Un apunte, los textos son de Josep Roca, de las notas que iba tomando, y en azul os pondré la impresión que me trasmitían los vinos.

1- Turó d´en Mota 01 (D.O. Cava)
Cavas Recaredo, Sant Sadurni d´Anoia
Xarel.lo vinyes velles

Josep Roca lo presenta con el concepto de que todo nace desde Barcelona, una vinculación a la tierra, es en esta añada 2001 cuando Joan entra en la bodega y se puede decir que se profesionaliza. Es esfuerzo, trabajar como hormigas para conseguir un sueño. Simboliza el efecto mediterráneo con burbujas, nitidez, complejidad y carbónico fundido, con carácter, flores blancas, manzana, pera. Con este cava se sale de aquí y se puede presentar al mundo. Recaredo representa encantamiento a la tierra. Hacer honor a la tierra y respetar lo que en ella se hace.
Para no ser yo muy de Recaredo, este cava está bastante bueno, curioso el retrogusto a cognac, realmente sabroso.

2- Emrich-Schönleber. Monziger. (Gran Cru) 
Monzinger Frühlingspläzchen del 2009 
(V.D.P. Nahe) 
Riesling

Traducido sería: “Lugar por donde sale la Primavera” Fantástico, vertical, incisivo, generoso. Un vino fluido, altivo, que corre, generoso en color, sensación tubular en boca. Bienestar, flor blanca. Con una gran nota de acidez que le hace dinámico en nariz. En boca es paisaje verde, fresco, armonioso, que juega, entretienes. Con una secadez final muy interesante. Como una bailarina que danza en tu boca.

Mucha fruta, estos son los riesling que me hacen temblar, cedro, potencia, muy bueno.

3- El Grifo. San Bartolomé.
Canari (D.O. Lanzarote)
Cupage de Malvasías 1956,1970,1997 
Homenaje a una de las bodegas más antiguas de 1775. Entrar en un sueño dispuesto a perder las horas. El Canari es como renacer de las cenizas. Vino de gente fascinada por los volcanes, cepas replantadas hace 300 años, intenta representar esa cara obscura de la luna. Un vino que es como una solera vieja y que corresponde a ese paisaje alucinante, vino nacido de cenizas y rocas quemadas.
Viejo, elegante, me pongo a los pies de la malvasía como Ankabri con La Greña. Es sereno, espectacular.
4- Mauro Vergano.Asti.
Nebbiolo Chinato.
Nebbiolo
Es probar algo que no es nada, en una copa que no pesa. La idea era degustar esa parte del elemento del viaje a lo más hondo, a lo más vacío. Empieza dulce y acaba amargo, implica dificultad, angustia. Cardamomo, canela, buscando algo congestionador, purificante, con complejidad, probablemente digestivo, genera un viaje extraño. Sensación más helada, estamos en lo más hondo. Buscamos el límite, ese signo desconocido.
Ligeramente astringente, como con toques de Biter-Kas, pero te hace volver una y otra vez, no te cansa y la boca pide más y más. Increíble ese toque de clavo, todavía lo tengo fresco.
5-    Salon. Le Mesnil-sur-Oger.
Salon 99 (A.O.C. Champagne)
Chardonnay 
Intenta buscar esa contundencia chispeante, pocos vinos más tensionados, más ricos que Salon habrá. Recupera a los muertos. Carbónico maravilloso que tarda 10 años en salir al mundo. Sólo 32 añadas en un siglo, muestras que el renacer no es fácil y es para pocos privilegiados. Salon es la sal del champagne, un cuchillo blanco siempre en tensión, sólo inoxidable, sin madera. Rigidez, estiramiento, y en boca como una hondura. Es un renacer de la obscuridad, renacer dentro del sueño en el que estábamos. Ese renacer lo vemos ahora.
Sólo una palabra: Excelente.
6-    Valdespino. Jerez. 
Coliseo V.O.R.S (D.O. Jerez)
Palomino
Presentado en un pequeño envase de aromas para tomar una gota del mismo en la palma de la mano. Esa gota simboliza el dolor del nacer. Amontillado viejísimo. Uno de las grandes joyas que podemos exportar. Si el dolor del nacer tiene que saber a algo eso debe ser sal en la piel, contundente. El tacto es saber qué sentimos, la artesanía; la mano es una continuación del pensamiento. Ponemos la gota, la lamemos y buscamos esas gotas de lágrimas saladas negras. Ya está el sabor en boca y no se va a ir en medio minuto como mínimo. Arde de vida, es como una primavera vieja. El dolor de parir se imagina que es como morder madera salada, en definitiva esa acidez afilada.
Esto simboliza el nacer de algo que viene ahora, que es un canto a la infancia. El descubrimiento de esas lágrimas negras a un mar de la vida. Mar de regalos del equipo Navazos.
Sin palabras, espectacular, me enamoró. Irrepetible. Un lujo.
7- Equipo Navazos. San Lúcar de Barrameda.
La Bota vino Blanco nº 44
(Vino de mesa) Palomino
Vuelta a los natural Sherrys. Reinventar. La bota es una canto, es música de cámara, belleza sutil sin limites. Increíble esa crianza biológica. Contundencia olorosa y de matices. Sol, sal, vida. Vino de mar. Volver a la infancia a la adolescencia buscar un cambio para que nos lleve a un vino camaleónico como es el riesling que ahora os presento.
Largo, equilibrado, salino, maravilloso, inconmensurable.
8- Weingut Dr. Bürklin-Wolf. Wachenheim.
(Gran Cru) Forster Pechstein 1976 Auslese (V.D.P. Pfalz)
Riesling. 
Es un canto al mestizaje, a la complejidad, a la fantasía, un gozar de todo. Exuberancia, riqueza. Esas especies presentes como el azafrán y el curry. El vino 2, Monzinger Frühlingspläzchen nos daba verdes este es u vino que se convierte en naranja y ocre, complejo. Une a la perfección ese triunvirato de dulce, amargo y ácido de los grandes riesling.
Algo único, los toques de barniz maravillosos. Una vez más me rindo a estos riesling.
9- Sergi Colet & Equipo Navazos. Pacs del Penedés
Colet Navazos (Vino espumoso D.O. Penedés)
Chardonnay.
Este vino es un atrevimiento que va desde el cava a la manzanilla. Cultura dispares. Navazos representando al sur y Colet con el norte. Dejad sonar las campanas en arras de hacer algo desconocido. Siempre desde la pasión. Un chardonnay para un cava maduro, reposado más de 40 meses, con ese toque de licor de expedición que da la manzanilla. Efecto sereno. Toques salados. Fruta del penedés con la salinidad del sur que deja sus entrañas alargadas, contundente. Un acto de inspiración a la vez de un acto reflejo de necesidad de compartir. Que se muestra salino y aéreo. Que encabeza la flor de la rosa como pocos. Un juego de compartir que da paso al siguiente vino…
Raro o más bien curioso, para volver a probar, algo agreste.
10- Arché Pagés. Capmany.
Carinyana de Capmany 2012 (D.O. Empordá)
Carinyana de Pulgnau 500l de 4000l. Vinyes de 100 anys.

Un vino que intenta expresar la avaricia exagerada, en este caso simbolizada con el hombre y las consecuencias de esa avaricia. Ese querer dominar la naturaleza y la vez imposibilidad de dominarla. Este vino está hecho de las únicas viñas que se salvaron de un incendio en el 2012. Vino sin madera que sabe a humo. Probamos cariñena de 100 años que pudo sobrevivir al fuego.
El que menos me ha gustado pero no le quito mérito a esa nariz de humo sin barrica, grande y muy difícil de elaborar.
11- Castell d´Encus. Talarn. Talarn. Pallars Jussá.
Acusp 11 (D.O. Costers del Segre)
Pinot Noir.
Poca gente habrá investigado más que Raúl para intentar conseguir la mejor Pinot. Siempre complejidad en cómo hacer para lograr un vino. Este es puro edonismo. Con la pregunta y duda: ¿Levaduras acompañadas o indígenas? ¿Madera o Cubo? ¿Grano a grano o Racimo? ¿Ciencia o Conciencia? ¿Un vino receptivo o creativo? ¿Pasivo o Dinámico? Raúl nos muestra que con el proceso creativo el desaprender es tan importante como el aprender. Este vino es calidad, perfección, envoltorio, ligero, terciopelo logrado a 1000 metros de altura. ¿Dónde están los límites? ¿Dónde está la sabiduría que hemos aprendido? Hay que fracasar en tus intentos para volver a trabajar y reafirmarte. Crear en definitiva y luchar aunque la lucha lleve a la muerte. ¿Y qué es la muerte en un vino? Puede ser esto…
Probablemente la mejor nariz de todos. Grandes recuerdos.
12- Barbadillo. Sanlucar de Barrameda.
Reliquia Oloroso bota 150 anys.
(D.O. San Lucar de Barrameda)
Palomino.
Otra botella de aromas para darnos gotas de veneno directamente de bodegas Barbadillo, una gota para poner directamente en la lengua y aquí sale la muerte, que duro. Un vino que está estampado en la bota, que va a ser fósil. Oloroso de 150 años. Beber tierra. Beber raíz. Curado por la vida, un último suspiro. Gotas sólidas que caen en la historia. Salado, con la sensación que el vino no muere, se reinventa.
Imagino el cuerpo cayendo, muriendo, enfriándose, helándose y lo identifico con esa uva helada que luego renace…
Vejez bien llevada, sublime, espectacular, maravilloso……
13- Weingut Hermann Dönnhoff. Oberhausen.
Oberhauser Brücke 08 Eiswein (V.D.P. Nahe)
Riesling.
Este es uno de los grandes vinos del mundo, uno de los mejores ice-wine que se puede probar a no ser que se sea eterno. Esto es grande. Dönnhoff el obstinado, preciso, que es capaz de ir a por la uva las veces que sean necesarias para recogerla con el punto justo de botritis para luego poder crear un vino totalmente sano. Hay que disfrutar de este vino con ese punto de Gloria. Intenta simbolizar esa minúscula partícula insignificante elemento de la materia y poder mostrar ese juego como recuperación de los viñedos, recuperación del subsuelo, recuperación de lo que el suelo significa, que es un cuenco de fermentación viva. Ser también esa conciencia de que detrás del trabajo, del laboreo de la tierra, renace la vida, muchos vinos que ahora están muertos pero que se están reviviendo con ello. Buscad conciencia también de lo que representa el compromiso desde nosotros en el restaurante o la gente que hace vino, trabajo y apego a la tierra. Un vino de hielo, apabullador, con sólo 7º de alcohol, 250 grs. de azúcar. Bebed este vino y beberéis lo que simboliza la esencia más pura y limpia de un riesling, sabrosura, jugueteo, potencia, la suma de lo que representa la almíbar y la acidez más incisiva. Lo que representa la esencia del azúcar de secado en una planta lentamente, y cómo llega una luz, cómo ese hielo se convierte en magia.
Sin lugar a dudas, el mejor. No he probado muchos ice-wine pero lo van a tener difícil para ser mejor que este.
Os dejo también el epílogo de Josep Roca grande entre los grandes:
La cultura del vino es igual que la cultura general, es un diálogo con los muertos, tomad conciencia que nosotros somos parte de la cadena que se extiende en nuestro pasado y que se alarga, ese mañana que veremos, sobre todo esa continuación. Hoy hemos hecho un paso, un paso sobre la comprensión del vino, de la emoción, la gastronomía, los relatos, la riqueza, la creatividad, la innovación, la locura, el fracaso y la pasión. Gracias.
Espero os haya gustado, para mi ha sido inolvidable.

Torres Degusta Salón de vinos

Pues mira tu por donde en vez de Restaurante, hoy me toca hablar de un salón de vinos en el que estuve en Bilbao, y lo hago dado que Ankabri me ha dado permiso, por supuesto, allá el con lo que sale.
El salón estaba enfocado a las marcas Jean Leon, Lansen, Miguel Torres Chile, Dow´s, agua Voss, Ginebra Sloane´s, Vodka Beluga. Y un poco de Torres propiamente dicho, pero poco. El agua, la ginebra y el vodka no los probé, ya llevaba la dinamo un poco cargada y como para andar mezclando.
No entraré mucho en profundidad en los vinos, una pequeña frase creo es suficiente, sino este post tendría que hacerse en un montón de partes, y no me extiendo más:

Blanco Pazo das Bruxas Albariño 2012. D.O. Rías Baixas:

Normalito, la acidez no muy equilibrada y corto de nariz

Tinto Habitat Ecológico 2012. D.O. Catalunya:

Con Garnacha y Syrah, agradable, la verdad que está defendible.

Blanco Habitat 2012 Ecológico, D.O. Catalunya

Sin mucho misterio, elaborado con Garnacha y Xare-lo, podemos pasar sin el.

Tinto Jean Leon 3055 Petit Verdot, D.O. Penedés

Vino joven elaborado con Petit Verdot y Merlot, regular, algo astringente, como uva excesivamente prensada..

Tinto Jean León Vinya La Scala 2003 Vi de Finca, D.O. Penedés.

Jean León creó este vino en homenaje al restaurante que fundó en Beberly Hills. Está espectacular, elaborado 100% con merlot, me recordó a aquél Jean León que se llamaba mítico. Equilibrado, con fruta, un vino rotundo realmente bueno y con mucha evolución por delante.

Tinto Jean León Vinya Le Havre 2006, D.O. Penedés.

Está elaborado con Cabernet Sauvignon y un pequeño porcentaje de cabernet frac. Fue desde el puerto Le Havre desde donde Jean León embarcó como polizón a EE.UU. Este vino para mi tiene la acidez algo desequilibrada, me retrae un montón las encías. Le daré otra oportunidad.

Jean León Rosé, D.O. Penedés.

Rosado pálido ecológico, elaborado con merlot y cabernet, tiene una corta maderación con las pieles en acero. Toques de pimienta, cuando coje temperatura en nariz se afina bastante, le noto falto de cuerpo y de potencia. No me dijo mucho más.

Blanco Jean Leon Chardonnay 2012, D.O. Penedés.

Rico, agradable, 100% chardonnay ecológico, con un paso de dos meses por barrica, lo que se busca en un chardonnay. Agradable.

Blanco Jean Leon  Vinya GiGi 2011, D.O. Penedés.

Vi de Finca creado en honor a la hija de Jean León. 100% chardonnay con 6 meses de barrica. Creo que le falta botella, la barrica está demasiado marcada, le buscaré dentro de un tiempo.

Champagne Lanson Black Label:

Creado con 35% Chardonnay, 50% Pinot Noir y 15 % pinot Meunier. Un champagne más, sin mucho misterio.

Champagne Lanson Rosé Label

32% chardonnay, 53% Pinot Noir, 15% Pinot Meunier. Este me dijo algo más, pero tampoco me impresionó, la burbuja estaba demasiado presente.

Champagne Lanson Extra Age Brut.

Con un 40% de Chardonnay y 60% Pinot Noir, empezamos a encontrarnos con un champagne agradable, ligeramente amargo. Un champagne muy recomendable.

Champagne Lanson Extra Age Rosé.

35% Chardonnay, 65% Pinot Noir. Suave, frutal, grosellas, burbuja bien integrada. Me gustó mucho, creo que volví varias veces a la mesa a tomar más de una copa.

Champagne Lanson Extra Age Blanc de Blancs.

100 % Chardonnay, con paso fácil, burbuja fina, la justa, mantequilla, brioche, equilibrado, rico, sabroso.

Porto Dow´s Fine Ruby.

Touriga Nacional, Touriga Franca, Tinta Barroca, Tinta Roiz y Tinto Cào. Envejecido durante 3 años. Apetecible, bebible, sabroso.

Porto Dow´s Tawny.

Vino más suave y ligero que el Ruby, con las mismas uvas y tiempo de crianza, pero es más serio, envejece en grandes depósitos, notas de nuez, frutos secos. Buen porto.

Porto Dow´s Late Bottled Vintage 2008.

Este LBV envejece en barricas tostadas de roble y después pasa entre 4 y 6 años en botella. Sabroso, serio, equilibrado. Me gustó.

Porto Dow´s 10 Years Old Tawny.

Un  gran porto de 10 años, suave, paso fácil de boca, redondo, sabroso, con ese toque de pasas realmente agradable. Muy bueno.

Porto Dow´s 20 Years Old Tawny.

Espectacular, buenísimo, sabroso, equilibrado, con cuerpo, cremoso, agradable. Para quitarse el sombrero.

Y esto es todo, Los de Chile sin mucho misterio la verdad, como ya dije la ginebra, vodka y aguas pues no me apetecía la verdad. Probé también Atrium Merlot del Penedés

que me sorprendió gratamente, no pude dejar pasar la oportunidad de probar el Celeste Roble 2012 que tánto le gustó a Ankabri, habló de él aquí Y he de darle la razón, está realmente agradable.

Para terminar decir que me parecieron espectaculares el Porto Dow´s 20 años, Jean León La Escala, y el Lanson Rosé extra Age.

Degusta La Rioja: Comida en el Stand en Gastronomika 2013

Pues por San Sebastián andaba, en la semana de la Gastronómika 2013 y tuve la suerte de poder comer en el Stand de la Rioja el menú elaborado por Francis Paniego del Restaurante Echarurren de Ezcaray. y esta fue la experiencia:

Primero sirven el primer vino:

Add Libitum Tempranillo blanca: Pues sin misterio, sin cuerpo, excesivamente ácido, la verdad no gustó.

Para comer empezamos con Croquetas que le quitamos a mi madre: Ricas, sabrosas, si os gusta la bechamel suelta estas son vuestras croquetas, receta de siempre, un buen comienzo.

Seguimos con Pochas frescas de temporada con fritada y guindillas riojanas: Buenas pochas, sueltas, la piel casi inapreciable, sabor maravilloso, volviendo a las recetas de siempre, que el fondo creo hoy empieza a gustar cada vez más. Sabores tal cual, platos de siempre ricos y apetecibles, un acierto estas pochas.

Como segundo vino sirven Marqués de Riscal Reserva del 2008: No es mi nuestro vino, excesivo tablón, acidez, la verdad que tardaré en volver a pedirlo.

De pescado traen Merluza asada sobre pil-pil de patata con un leve toque de vainilla. Espectacular merluza, con un pil-pil soberbio, y el punto exacto de vainilla, es difícil no pasarse o quedarse corto, me gustó mucho la verdad.

Y para la carne: Barón de Chirel Reserva 2008: Este sí que me gustó, muy bien integrada la madera con los taninos, acidez justa equilibrada, complejo, rico, sabroso. Este Rioja me encanta.

De comer: Rabito de cordero glaseado sobre concasse de pera y puré de pan. Muy bueno, para quitarse el sombrero. Concasse en francés significa finamente picado, y la pera estaba perfecta, el puré de pan increíble, un gran plato sin lugar a dudas. Ah y el cordero, como me gusta tiernito y muy sabroso.

De postre Melocotón y helado de vino tinto: Trocitos de melocotón en almibar con el helado de vino tinto sin nada de hielo, les tiene que haber costado conseguir este punto al hacer el catering.

Resumiendo una gran comida, con imaginación y calidad, el servicio, pues bueno gente de la escuela con ganas de aprender, por lo menos simpáticos y amables.

Una comida que recordaré durante bastante tiempo. Espero os halla gustado.

Restaurante La Bicicleta en Hoznayo

Pues por aquí ando, hace ya un montón que no me daba por escribir, aunque la verdad que hace bastante que no voy a sitios que al final diga que voy a hacer una entrada completa, quizá algún plato, algún detalle, pero no me llama ponerme a escribir. Igual hablo con Ankabri y ponemos platos de algún sitio que visite, ya veremos, pero se ve que la edad quita ganas de muchas cosas…
Nos fuimos hasta Hoznayo a comer. Bonita casa en cuyos bajos está este restaurante. Un amplio jardín y terraza, con un cocktail-bar muy cuco.

Entramos y de frente una amplia barra,

a la derecha el comedor con unas 16 mesas, vestidas con mantel individuales, original, la pena que estos y la servilleta son de papel, eso no nos gusta mucho para el nombre restaurante, en un mesón o similar, pues quizá, pero aquí a nosotros no nos hizo mucha gracia.

Somos tres para comer y vamos a pedir todo para picar de una carta realmente sugerente, divertida con apartados diferentes, divertida,nos gusta casi de todo, se hace difícil qué pedir, pero allá vamos:

De aperitivo nos pusieron humus, un puré de garbanzos muy rico.

Setas Salteadas con jamón: Buen plato, generoso, con las setas en el punto que nos gustan, al dente y sabrosas, empezamos bien.

Seguimos con Fish & Chips, presentado con originalidad, una merluza romana de buena calidad, bien frita, jugosa y sabrosa, las patatas sin misterio, la verdad que llevamos una temporada bien mala de patatas, qué difícil es encontrar buena patata por aquí.

Patatas rellenas de foie y ali-oli. Foie bastante normalito, el ali-oli muy bueno de sabor, y una vez más plato con originalidad y buen gusto.

Solomillo Tai, Sin misterio, no nos gustó la verdad, el punto si, pero sabor y demás, pues no, pero bueno como siempre decimos es nuestro gusto, y como tal podemos estar equivocados.

Dos postres al centro, un Brownnie

y una Tarta de frutos Rojos. Ambos ricos pero sin mucho misterio, mejorables.

Varios apuntes:
– Servicio rápido, amable, simpático, agradable, da gusto cuando te tratan así.
– La carta de vinos nada del otro mundo, al final vimos detrás de la barra, al salir, alguna que otra referencia de vino que nos gustaba algo más de lo que había. Sé que somos raros en temas de vinos, pero cansa ver los Rías Baixas de siempre bastante regulares y demás vinos de ciertas D.O. que sólo son ya marca y poco más. Entiendo que son más fácil de beber. Pero de este local es lo único que yo cambiaría la carta de vinos, y el café. Porque a pesar de ser de Illy, y tener una cafetera que ha costado una pasta, yo no pondría las monodosis, las odio, no es lo mismo que el café en grano, no sabe igual, lo siento. Bueno, las cañas de cerveza que nos tomamos estaban ricas, eran de Estrella Galicia, pero le tendremos que decir a Ankabri que se de una vuelta por allí y les enseñe a servirlas con las tres capas.
– Cesto de Pan interesante, detalle muy chulo y bueno, pero claro sin plato donde posarlo, o sobre el mantel de papel o sobre la mesa. Pero esto ya es una pelea típica made in José Domingo a que si?
– Cocina con ideas y para crecer mucho más.

Estamos seguro que si aguantan esta maldita crisis, será un restaurante de los que van a dar mucho que hablar.

Tomamos un café, para probar…. y Pagamos 69 € con 2 botellas de agua, y 4 cañas. Un buen precio sin lugar a dudas.

Esperamos que vayáil a La Bicicleta y nos contéis, mientras tanto, a ver si encuentro algo más por ahí que haga me entre el gusanillo de contároslo.

Restaurante Callizo en Ainsa (Huesca): Mucho ruido y pocas nueces

Hasta Huesca me ha llevado Ankabri, no podía decirle que no, hemos coincidido pocas veces en un mismo local, así que no podía faltar a esta cita. Así que hasta allá fuimos a pasar un día bonito por una villa que me recordó mucho a mi querida Santillana del mar. Os dejo aquí el enlace de la villa para que le echéis un vistazo pues merece la pena.
Llamamos para reservar, éramos 5, y no tenían una mesa, con lo que tuvimos que conformarnos con estar en dos mesas separadas, aunque luego al lado nuestro había dos parejas en dos mesas cuadradas, que si las hubieran juntado estaríamos los 5 en ella pero en fin, eso era pedir demasiado.
La carta es muy original, tienen dos menús, uno que es un degustación largo, y el otro donde eliges el segundo plato. Ambos menús comparten los aperitivos.
Dado que la noche anterior había sido fuerte en cena, licores y demás, optamos por comer el menú corto, aunque nos quedamos con muchas ganas de tomar el largo, pero nuestro estómago no podía más.

Menú largo llamado Piedras:

Menú corto llamado Tierra (el que pedimos):

Y empieza la fiesta, nada más sentarnos nos sirven agua y nos traen el primer cocktail

Nada:

Un plato con una cuchara, que si no te fijas bien parece que no tiene nada, lo metes en la boca y está impregnada de cítrico, muy agradable y limpia la boca para seguir con la fiesta.

Nos traen el Vermutman-flash junto con la el siguiente entrante de aperitivos llamados Paisajes de Sobrarbe, consistente en Olivas y Bolsitas comestibles.
El vermuth en un flash bastante agradable aunque demasiado amargo,

las olivas presentadas en un cristal y servidas desde un bote que tiene el camarero en el gueridón, bastante agradables, unas escerificaciones de olivas que explotan en la boca, ricas de verdad, también a su lado nos ponen un arbolito con unas Olivas colgadas, rellenas de crema, sabrosas.

Y viene el camarero con una vara, colgando de ella unas bolsitas, las que también tienen en el gueridon y acaba de enganchar. Nos cuenta que quieren rememorar a la matanza y el acto de colgar en los secaderos las morcillas y chorizos, dentro de las bolsitas arroz inflado con ese toque de matanza y sabor final a morcilla. La puesta en escena sin lugar a dudas espectacular.

El siguiente plato que termina con el apartado de Paisajes de Sobrarbe es Gusanitos de azulete y fresas, colgados en una abeto, como si fueran unos capullos, dentro de algodón de azúcar una crema de queso azul con fresas, la verdad muy original pero excesivamente dulce y el queso azul absorviendo los demás sabores.

En este momento llega la maître y nos pregunta que menú elegimos, pedimos y preguntamos por la carta de vinos, nos la acerca… La verdad que esperaba algo más en este apartado, tenían con el menú unos cuantos vinos recomendados pero no me hacían tilín. Al cabo de un rato viene otro camarero, bastante majo, le pido el vino, y no tenía. No pasa nada, es lo que suele suceder al tener una carta difícil de cambiar, pido otro y tampoco tiene, empiezo a mosquearme bastante, y por tercera vez que elijo (Erre punto de Remirez de Ganuza) tampoco. Iba eligiendo vinos que me apetecían (como el cojón de gato que tampoco tenían) y de precio ajustado puesto que me imaginaba nos iban a invitar los amigos de Ankabri. Os cuento esto porque al ser la tercera vez que pedía y veía que atinaba con las no existencias le digo que me recomiende uno, y el va y me ofrece Fagus de Coto de Hayas, 30 € de venta, creo que tuvo mal ojo, así que me atrevo por cuarta vez y pido Baltasar Gracián Cepas Vellas a 17 € y tampoco tenían. Increíble para qué narices tienen carta de vinos. Al final me decanto por un Enate Cabernet – Merlot, y me dice que sólo le queda una botella, a lo que contesté que será más que suficiente, aunque seamos 4 a beber, pero como dije el estómago no estaba para muchas fiestas. Encima el vino no estaba a la altura añada 2009, este no es un vino que envejezca bien,  pero como para cambiarlo.

Seguimos intentando olvidar el tema del vino aunque os podéis imaginar el cachondeo que llevábamos.

Nos traen lo que llaman Trucha del Cinca: Viaje por el mundo: Perú – México – Japón.

Ponen un mapa mundi en la mesa

y nos distribuyen unas cucharillas cuya base es la trucha encima de la región antes nombradas. La verdad que estaban muy ricas, y una vez más esa puesta en escena muy original.

Seguimos con el apartado llamado La Magia de Huesca… “El cielo y la Tierra”. El camarero, supersimpático, nos intenta hacer un pequeño truco de magia, con un stress encima terrible, pues entre dos camareros atienden a unos 30 comensales y con este tipo de servicio ni de coña dan a basto. Nos presentan una teja, pero de tejado, no de esas de almendras para comer, y sobre ella un queso, la verdad muy sabroso, y en el vasito que veis en la foto, es donde el camarero echó la magia, una especie de aceite. En verdad apetitoso.

Hay que seguir y viene el apartado: Trufa… Patatas a la brasa – mantequilla trufada.
Unas patatas asadas, casi frías sin misterio y una pequeña lata de conservas con mantequilla de trufa en su interior, aunque la trufa totalmente ausente, plato soso donde los halla, eso si, presentado sobre un metraquilato, y debajo de ello te ponen una pda, con la imagen de unas brasas, bonito, original, pero prefería mas calor en las patatas, más trufa en la mantequilla y menos pda.

Y pasamos a El Invierno: Km0 legumbres olvidadas: Judía verdeña de Eripol, con col de indiana, contrastes de matanza.
Plato donde vienen presentadas las verduras y la pequeña matanza, y sobre ello añaden un caldo, rico en verdad, todo un acierto. El chorizo sublime.

A partir de aquí ya son los platos que pida cada uno.

Unos se pidieron: La paloma mensajera: Piñón de Araiz con arroz cremoso de colmenillas.
Un pichón presentado muy bien con el arroz en su punto, y a parte nos traen unos sobres, como si fuera una carta de correos (se me olvidó hacer foto) y dento de ellos vienen las pechugas. Rico y original de verdad. Pero una vez más el camarero tiene que abrir el sobre, se traba, el stress se acentúa, entra a cocina a por unas tijeras corta el sobre…. ala todo el jugo encima de la chaqueta. En fin….

Las pechugas que venían dentro del sobre

Otros se decantaron por: De los pastos de Sobrarbe; Cordero en dos cocciones, baja temperatura y asado con las patatas que se vuelven trufas.

Bien asado, rico, sabroso, pero bajo de temperatura, y las patatas las mismas de antes, y la trufa pues también la misma de antes…. Por lo demás bastante apetecible.

y el otro se animó con bacalao confitado, liliáceas, pasas y piñones. Sin misterio, un bacalao bien desalado pero bastante deslavado.

Momento postre:

Tabla de quesos de los Pirineos, miel de “Casa Montalbán”, garrapiñados y jalea silvestre de “La Marmita” de Aguilar.

4 tipos de quesos, ricos, estaban bien, la miel normalita y la jalea espectacular, para quitarse el sombrero,

que pena no me quedase más vino, pero como para elegir otra botella.

También se pidió: Torrija de pan de pueblo caramelizada, helado cremoso, semi-sorbete de frambuesa silvestres, gel de frutos rojos y chocolate.
Estaba rico, la torrija suficientemente borracha, los sorbetes cremosos en su punto, sin pizca de hielo, el chocolate normalito, un hilo que esta muy frío y pegado al plato, por lo demás aceptable.

Más postres: “Cuando rebaño oigo el rebaño”; dulce de leche, helado de leche de oveja, espuma de yogur de Fonz, nueces y azúcar.
Original una vez más. Presentan el plato, una gran bola de algodón de azúcar, el camarero, coje una cuchara y pega en el plato y parece que suena al campano que llevan los animales por el campo, y por eso lo de cuando oigo el rebaño, entonces toca rebañar el plato. Los ingredientes ricos y la fusión de sabores muy agradable.

Café para olvidar, bastante malo, nos pusieron unos buñuelos de chocolate ricos, y un moscatel para acompañarlo realmente malo, mejor no poner nada.

Como detalle pedimos un café con gotas (Whisky) y le trajeron con ellas servidas, mal detalle.
Vamos a intentar resumir. No os puedo decir el precio, puesto que Ankabri acertó y nos invitaron. Una buena cocina, faltaban puntos en la temperatura de los plato, y algún que otro pequeño detalle. Pero esa cocina no es para que nos atiendan dos camareros. Encima casi sin medios, de echo sólo tenían un posible gueridón y muchas veces cuando salía uno de ellos a la sala estaba ocupado y el hombre juraba en ebreo, pues no tenía donde apoyar los platos y bandeja. No iba para nada acompañado el servicio, y ojo, que eran super amables, simpáticos y serviciales, pero no daban a basto. Muy mal en eses apartado.
Y otra cosa, el suelo es de piedra, pero como si filtrara el agua, y resbalada terriblemente, yo estuve a punto de caerme dos veces, una vergüenza.

Mucha cocina, poco servicio, mucha puesta en escena pero falta de actores, mucho ruido y pocas nueces. Podía ser un templo gastronómico pero les queda mucho para conseguirlo.

En fin, si algún día volvemos ya os contaremos a ver si ha contratado más camareros.