Chicote: Nuevo Parto de Nacho

Como bien dice el título os traigo la entrega III de los partos de Nacho, en esta ocasión hablando del programa de televisión Pesadilla en la cocina. Sirva decir que llevábamos tiempo de hacer nosotros mismos esta entrada, así que le damos las gracias a Nacho por evitarnos el tener que redactarlo, pues la opinión que tenemos es la misma:

Chicote

      Pues el caso es que un par de muchachos han cogido el relevo de un bar que cerró por causa de la Estafa (me niego a llamarla “crisis”). Vienen de Bilbao, se lo han currado e intentan especializarse en pinchos (pintxos) “a la vasca”. Uno de ellos es cocinero profesional y hablando y hablando con él resultó que había trabajado en un restaurante de los que fueron visitados y reorganizados por el temible Alberto Chicote en su día, y me dijo que no entendía qué había pasado pues sacaban a una chica colombiana como una especie de leona agresiva siendo en su recuerdo una bellísima persona que si destacaba en algo era en su cachaza y tranquilidad habitual.
      Me invitó a ver el programa Internet mediante y si, la verdad es que aparecía aquella dama del fogón incluso intentando meter un trozo de comida en la boca de Chicote cuando la dijo que no estaba buena la comanda.
      Luego vi otros dos programas, y hoy me he dedicado a ver el último (20/1/12) cuando me cansé de leer. No me explico la verdad el éxito que está teniendo el programa en cuestión. Me suena todo falso de toda falsedad. Y además es en la práctica siempre el mismo programa, siempre pasa lo mismo cambiando únicamente la limpieza de la cocina –a veces no creo que fuesen así ni las de Auschwitz- y el carácter más o menos simplón o despótico del dueño.
      Llaman a Chicote desde un restaurante con problemas, come un menú que indefectiblemente es malo y visita la cocina. El grado se limpieza de ésta oscila entre lo muy chungo y lo horrible, y el servicio está formado por desmotivados o ineptos. Tras la descripción de los fallos detectados por Chicote usando un cierto lenguaje cuartelero y sometiendo al personal a humillaciones y vejaciones varias, les psicoanaliza y les cambia la decoración, (dicen que en 24 horas, ¿quién paga eso?, ¿tánto presupuesto tiene el programa?). Les organiza la carta y se va tras un primer servicio que comienza mal y termina bien por la actuación del protagonista. Así cada vez.
      En el fondo supongo que se trate de buscar publicidad a toda costa. Yo lo llamo “sistema Tele 5” pues fue la cadena que primero y más continua y brutalmente ha apostado por la “telemierda” que sirve calentita todos los días y a todas horas, y que desgraciadamente ha demostrado ser muy contagiosa: a cambio de dinero la gente se deja flagelar y humillar en pantalla por presuntos “periodistas” de una forma vergonzosa, para ellos y me atrevo a decir que también para sus familiares e incluso conocidos –yo me negaría a admitir que un familiar o amigo fuese a eso del Gran Hermano, me inventaría un pasado nuevo y tal vez hasta cambiase de barrio-.
      Aquí el grado de humillación es sensiblemente menor, pero es; y no se si funcionarán los cambios organizados, una buena idea sería regresar con el programa al local reformado y con la “tripulación” motivada al cabo de seis meses y ver.
      En fin, que no me lo creo.

Para Ankabri 21/01/13

2 opiniones en “Chicote: Nuevo Parto de Nacho”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.