Gags en la vida de un camarero [10] El Listillo

No me cansaré de decir, la suerte que he tenido muchas veces de trabajar al lado de grandes profesionales, quizá no muy conocidos fuera de este mundo pero trabajar a su lado ha sido, y es, una auténtica gozada. Pero eso no quita para que a veces, dado el estress del momento, se metan gambadas de las guapas, de esas con las que empezó este apartado, el de los gags en la vida de un camarero.
En esta ocasión, el camarero estaba en desayunos, ese día el hotel lleno, con un congreso de altos directivos de una gran empresa de España, bajando todos a la vez a desayunar, y un dato, esos 22 altos directivos, todos pedían aspirinas, curioso pero cierto. En un momento dado, pleno de curro, llega uno de esos directivos a la barra y le pide al camarero en cuestión, una de sus aspirinas. Este abre el cajón, y saca las primeras aspirinas que pilla, y ve que no hay más, el directivo le dice que parece una aspirina diferente (el camarero piensa “como para ir hasta recepción ahora con la mierda que tengo encima” ), y este gran camarero le contesta totalmente serio:
-Son las mismas, es que han cambiado el formato.
-¿Las mismas, diferente formato?
– Si señor así es.
Y el directivo le pide que le deje la caja:
Y esta es la caja:

El Directivo le mira fijamente y le dice:
-Mira-mira Listillo, ve a recepción y traeme aspirinas para hombre, que lo de infantil lo pasé hace muchos años.

Zascaaaaaa, :)-:)-:)

Muy buena si señor, eso pasa a veces cuando te inventas respuestas para evitar, lo inevitable, andar unos cuantos metros para buscar lo que el cliente realmente quiere, y este no quería aspirinas infantiles, aunque hallan cambiado el formato ejejejej.

Espero os halla gustado.

10 opiniones en “Gags en la vida de un camarero [10] El Listillo”

    1. Gracias!.
      La trágica necesidad de tratar con cretinos me invalida para trabajar en el sacrificado mundo de la Hostelería. Hay más tontos que ventanas y a veces uno ve desde "este lado de la barra" como auténticos imbéciles tratan a los camareros como escoria y como esclavos personales. Me saca de quicio la absoluta falta de educación con la que se trata a gente que mete todas las horas del mundo por un salario generalmente bajo.
      Respeto y educación, por favor.

  1. Ankabri; muy de acuerdo, pero es que a menudo flipo con comentarios sobre lo que ha hecho, o dejado de hacer el camarero de turno. No se por que todo cristo se cree con derecho a juzgar cada movimiento de los mismos y jamás se admite el plus de entrega que require este trabajo.

    Ya se que hay de todo; pero por lo normal, también me sacan de quicio más a menudo la actitud de ciertos clientes ávidos de un servintilismo, que ni se vende, ni están dispuestos a pagar.

    A muchos les está más que merecida alguna contestación del típico trabajador eventual al que le da por saco, que lo larguen a la primera de cambio, si de aguantar maleducados se trata…

    Por cierto, no soy familiar directo de ningún camarero, ni trabajé jamás de nada por el estilo; pero es lo que pienso.

    1. Yo tampoco tengo familiares ni he trabajado en ello, pero he hecho muy buenas amistades entre algunos de esos profesionales.
      "DANINLAND", recibe mi "aplauso" y mi reconocimiento.
      Saludos sabatinos.

    1. Muchas gracias por vuestro apoyo a los camareros, la verdad que ambos tenéis razón, suele haber mucho gili…. suelto pero que se le va a hacer, es cierto que hay que aguantar mucho, pero lo peor son las horas, el poco sueldo en comparación y lo que te quita de estar en familia.
      Con los años y la experiencia aprendes a pasar de estos membrillos como dice el padre Bruno 🙂

    2. "Es justo y necesario".
      Pocas profesiones tan sacrificadas como esa en la que no DEBES ("poder" siempre se puede) llamar "gilipollas" a un genuino GILIPOLLAS.
      Larga vida y gloria eterna al tabernero honesto!!!.

  2. Bruno, de vez en cuando hay formas de poder decir lo que piensas al cliente, eso sí, no volverá nunca más al local si le sacas mucho los colores, pero hay veces que no puedes aguantar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.