Gags en la Vida de un Camarero [32] El Banquete

Pues aquí andamos una vez más, contando una pequeña aventura en el transcurso de un servicio. Ese día teníamos una comida para unas 250 mujeres, sí, todo mujeres, bueno, al final hubo dos hombres.
Pues bien el salón estaba montado para 270 personas, es decir 27 mesas de 10 comensales.
Como suele ocurrir, las señoras van entrando en el salón, ocupando mesas, y dejando bolsos para guardar el sitio para sus amigas. Algunas de ellas dicen que el sitio está ocupado y es mentira, así luego están más cómodas. Siempre hay mucho geta suelto.
Lo que ocurrió es que la gente andaba por todo el salón, ocupando mesas y dejando mucho huecos libres, por lo que me acerco al camarero que tenía como responsable, y le digo:
– Vete donde la gente y diles que por favor, si pueden, vayan completando mesas, así no quedan sillas libres y todo el mundo puede sentarse..
Y me contesta

– Pues diles que entren de diez en diez y así seguro que las completamos

…………

JUAAAAAAAS, fenómeno el tío, me fui al office a reírme un buen rato, e imaginar al resto de los compañeros cuando se lo conté.

Un saludo y otro día más risas.

2 opiniones en “Gags en la Vida de un Camarero [32] El Banquete”

  1. Excelente respuesta, vive Dios!.
    A riesgo de que me acusen injustamente de misoginia -en realidad soy misántropo,¿por qué odiar solo a la mitad si por el mismo precio se puede odiar a todos?-, debo decir que me he visto en problemas iguales en circunstancias similares… ¿por qué lo harán?.
    Buenos días y saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.