Gags en la vida de un camarero [35]: ¡Fuego!

Increíble, dicen que la realidad supera a la ficción y este Gag que hoy os traigo lo confirma. Si Mr. Bean lo pone en uno de sus maravillosos cortos, seguro la gente diría que se ha pasado. Pero os puedo garantizar que esto, como los otros 34 Gags, es totalmente verídico.

Cliente en su habitación, para celebrar con su pareja un momento íntimo. Al hombre se le ocurre poner por la habitación pétalos de flores, y muchísimas velitas para dar ese toque íntimo.

Pero…

Nos enteramos de todo esto, no porque la camarera de pisos al día siguiente nos contara como estaba la habitación, sino porque el hombre llamó a recepción para pedir ayuda pues se habían caído unas cuantas velitas y …. ¡ FUEGOOOOOOO!

Raudo y veloz llega mantenimiento con el extintor, quita la anilla de seguridad y… nada pluf, no va. Coje el extintor de la habitación y …. nada pluf. Sin perder la calma sale al pasillo, coje los DOS extintores del pasillo y … NADA PLUF.

¡ FUEGOOOOOOO!

La visión del cliente con el colchón contra la pared, evitando que toque el suelo para que el fuego no sea mucho peor, el de mantenimiento ya con los nervios fuera de si, y la camarera de pisos tirando cubos de agua al fuego, es difícil de superar incluso por Mr. Bean. 4 extintores con los sellos en regla, con sus revisiones a punto, con la Q de calidad (algún día me atreveré a contar todas las mentiras de la Q) recién pasada la auditoría, pero que a la hora de la verdad no funcionan. Al final todo se queda en un susto, Y como dicen en política: ” Ya se depurarán responsabilidades “

de photocase.es

Mientas se depuran esas responsabilidades, nosotros a esperar vuestros comentarios con muchas ganas.

4 opiniones en “Gags en la vida de un camarero [35]: ¡Fuego!”

  1. Eso de los extintores que no funcionan pasa muuuuuchas veces.
    A mi humilde persona le ocurrió haciendo prácticas de extinción de fuego con los mismísimos bomberos municipales, y no pusieron cara de asombro sino de fastidio, como diciendo "…otra vez!".
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.