Gags en la Vida de un Camarero [37]: La Mesa

Un día con mucho trabajo, totalmente llenos, es más, teníamos hasta varias mesas ya dobladas en un segundo turno. Con lo cual, como solemos decir, totalmente petaos.
Bien, abrimos el comedor a las 13:30 terminando de realizar la misse-en-place, salgo del office y veo a una pareja sentada en una de las mesas, me acerco y les pregunto a qué nombre estaba la reserva:
– No tenemos reserva, ¿hacía falta?
– Pues sí, puesto que estamos llenos.
– A no lo sabíamos pero bueno ya que estamos sentados, déjenos la carta.
– Me van a perdonar pero no les puedo dar de comer, esta mesa está ocupada para dentro de 15 minutos y ustedes no tienen reserva, si hubieran esperado un minuto en la entrada se lo hubiera dicho y les habría evitado la molestia de sentarse para nada.
– Nunca he visto que halla que esperar para sentarse.

(En donde se pensará que está en Mc Donalds?)

– Pues lo normal sí es esperar, y encima hoy que estamos llenos….

Bueno no quiero cansaros con el resto de la conversación. Sólo deciros que tardaron más de 15 minutos en irse y que su enfado fue monumental.

Quizá el raro sea yo, pero a mi nunca se me ocurre sentarme, ni teniendo reserva, hasta que alguien me indique cual es mi mesa, si me cuesta hasta cuando voy a tomar una hamburguesa donde José en el New Mountain, en fin me puso de mala hostia y eso que el servicio aún no había empezado.

Un saludo, espero os halla gustado.

9 opiniones en “Gags en la Vida de un Camarero [37]: La Mesa”

  1. Eso es lo que yo llamo empezar bien un día.
    Lamento ser un pesado, pero me remito a lo de los tontos y las ventanas; con el grave agravante de la ausencia de educación y "morro" de titanio frito.
    Saludos!.

    1. Bruno, creo que de nuevo coincidimos. Tontos y ventanas. pero yo cada vez veo menos ventanas.
      También de acuerdo en la falta de educación, pero de eso ya casi no queda nada por ahí.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.