Gags en la Vida un Camarero [67]: Arroz y más arroz

Hace ya varios años andábamos por tierras lejanas y entramos en un restaurante que estaban con las jornadas del arroz. He de decir que a mi el arroz me encanta, salvo con caracoles, será que los caracoles no me gustan mucho la verdad. Pero bueno a lo que íbamos.
Estábamos comiendo tranquilamente y entra una mesa de 4. Bastante escandalosa la verdad, señoras hablando, casi gritando, no entiendo como en este país nos gusta hablar para que nos oiga todo el mundo pero en fin.
Llega el Maître les acomoda en la mesa y les indica que están con las jornadas del arroz, al igual que hizo con nosotros (no lo puedo evitar, soy bastante curioso) En eso una señora le dice que no quieren las jornadas del arroz, que no les gusta mucho, que si no puede ser el menú del día. Muy diligentemente les traen el menú del día y al cabo unos minutos les toman comanda, y las 4 piden como primer plato….

Arroz con verduras.

Hay que jo….

Menos mal que no les gustaba mucho. Qué les hubiera costado decir que querían directamte el menú en vez de inventar. Eh lo que hay.

Un saludo y a por más Gag.

2 opiniones en “Gags en la Vida un Camarero [67]: Arroz y más arroz”

  1. …De segundo paella y de postre arroz con leche. Seguro.
    Y es que hay gente "pa tóo".
    Has tocado un punto muy importante: el ruído.
    España es el segundo país más ruidoso del Mundo, (desconozco y compadezco al primero); y Japón el mas silencioso.
    No está mal sabiendo que nosotros somos unos 45 millones de habitantes con mucho espacio y Japón una burrada más encerrados en unas cuantas islitas.
    Pero si los españoles hablásemos únicamente de los que sabemos y entendemos, estoy convencido que Japón sería como una boda gitana en comparación con el desierto de Atacama.
    Saludos.

  2. Bruno, la verdad que el problema es esa gente que entra en cualquier sitio, y habla a grito pelado, es que no lo entiendo, y qué decir de los que hablan por el puto movil, y nos enteramos todos de la conversación. Eso es falta de cultura sin más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.