Gags en la Vida un Camarero [68]: El Orujo

Sinceramente no iba a crear esta entrada, pero es que cada vez que pienso en ella, y se lo cuento a algún compañero nos reímos y bastante así que a ello vamos.
Antes de nada hemos de dar las gracias a una pareja que hemos conocido hace poco con la que nos sentimos muy a gusto, y nos apetece mucho salir con ellos, alimentarnos y reírnos. Digo alimentarnos porque a él no le veo más allá de su hamburguesa y calimocho, pero es que no se puede tener todo en esta vida. Majo, pero mira que me cuesta llevarle por el buen camino. Lo peor es para su pareja, ella muy agradable, habrá que darle un día una medalla por tener que aguantarle tanto.
A lo que íbamos, picamos muy bien la verdad, volveremos con estos amigos o bien le diremos a José Domingo a ver si puede darse una vuelta por allí y contaros lo bien que se pica en esa bodega. Pero llegó el momento de café, ya sabéis como somos nosotros para eso, pero es que encima luego viene el momento Orujo, pedimos unas cremas y yo soy de orujo blanco, puro, sin mezclas raras. La camarera trae ese maravilloso plato de 20 cms con la servilleta de zig-zag y sobre el los 4 chupitos de la época en que Víctor Merino empezó a regalar los dichosos chupitos, modelo del año 1979. Y sólo a mi se me ocurre preguntarle de donde era el orujo:

– De Potes, contesta ella todo orgullosa.
-¿Y qué marca? Pregunto yo
– Huy pues no lo sé, una, porque como tenemos varias vamos recargando, y no voy a bajar a ahora a bodega a ver cual es. Orujo blanco y de Potes….

Pues eso, para qué molestarse jejejeje. Mira que nos faltan años de cultura en esta tierra que nos creemos los amos y señores en elaboraciones de orujo, pero se nos olvida educar a los camareros en que hay que vender marcas, no sólo el líquido. ¿La culpa es de los productores de los clientes o de ambos?

Un saludo y otro día más Gag y a la espera de contaros más sobre este sitio que nos sorprendió muy gratamente.

2 opiniones en “Gags en la Vida un Camarero [68]: El Orujo”

  1. Muchas veces la ingenuidad lleva a la confesión del delito.
    "¿Rellenando botellas. eh?… Queda usted detenida por el Real Cuerpo de Policía de Suministros y Abastos, Sección IV Antigarrafonazos. Tiene usted derecho a…."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.