Gags en la Vida un Camarero [70]: De vinos

Vaya como pasa el tiempo, a que si? E inauguramos una nueva decena, la 70, en la sección Gags en la Vida de un Camarero.

Así que sin perder más tiempo a ello vamos.

Un salón de vinos. Presentando los vinos elaborados por la Bodega Émina. Bodega perteneciente al Grupo Matarromera.
Presentaban los vinos de la Ribera del Duero y Rueda de Émina, y de la D.O. Toro que lleva la marca Cyan.
Pues bien, el responsable de bodega muy amablemente y con una paciencia encomiable, iba contando a toda la gente los diferentes vinos. Había también sin alcohol y espumosos.

En eso llega un chico al mostrador, le explican como va el tema de los vinos, y:

– Yo le recomiendo empezar con los vinos suaves para luego llegar a los que son más expresivos, le comenta el responsable.
– Me parece bien -contesta el chico
– Aunque usted puede tomar el que más le apetezca, el espumoso, el blanco, los sin alcohol, cualquiera de las bodegas que hemos traído, Émina o Cyan.
– Ah pues genial.
– Entonces ¿cual le apetece probar, blanco, roble o crianza?

….

– No Tiene un Ribera ????

Home no me jodas…….

Miro al responsable, me entra la risa y tengo que irme del salón. En fin a veces a estas cosas se invita todo el mundo, está bien que la gente vaya aprendiendo pero….

Imaginad la cara del hombre, después de haberle explicado la diferencia de todos los vinos.

A ver cuándo empezamos a olvidar el pedir eso de: Dame un Rueda, o dame un Albariño… Ni te cuento con lo de dame un crianza. Por favor, preguntad que marcas hay y dejad de beber vinos infumables que sólo hacen fastidiaros el estómago.

3 opiniones en “Gags en la Vida un Camarero [70]: De vinos”

  1. Toooooma!.
    Me recuerda a algo que me pasó a mi en un viaje con unos amigotes a la dulce Francia. Concretamente en Cognac.
    Uno de ellos es un auténtico entusiasta del licor que allí se elabora, y nos previno que no pidiésemos gin-tonics ni whiskyes "por caer bien". No soy de brandy ni lo he sido nunca, pero aceptamos todos de buen grado por estar donde estábamos.
    Nos pasaron las cartas de ese licor, me dejé aconsejar por mi amigo experto y, cuando vinieron a tomar nota y contestamos uno a uno el licor elegido uno de los nuestros dijo con cara de entendido: "¿Tiene Armagnac?".
    ¡Eso si es "caer bien", vive Dios!.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.