Grappa Francoli del Gattinara Barrique del 2003

No dejan de llegar sorpresas, nos encanta sentirnos agasajados, para qué os vamos a mentir, entre plato y plato, bebercio, botellerío, cata de licor café, cata de… yo que sé que pudimos catar, eso sí la lubina estaba espectacular, la ensalada de vicio, y la compañía maravillosa. Es en ese punto cuando piensas que vas a tener que coger un taxi, dejar el coche aparcado, cuando además te sacan una Grappa que hace que se te vayan los ojos a ella y una vez más vuelvas a salivar. Habría que hacer un estudio de cuanto puede una persona salivar por minutos, yo creo que esa noche tuvimos que producir litros de saliva.

No nos gusta daros muchos datos y volveros locos, como apunte sacado del wikipedia escribiros que la Grappa es “el nombre con el que se conoce en Italia, Argentina, Uruguay y en la Suiza italiana al aguardiente de orujo, licor con graduación alcohólica que varía entre 38 y 60 grados, obtenido por destilación de orujos de uva, es decir las partes sólidas de la vendimia que no tienen aprovechamiento en la previa elaboración del vino.


El nombre genérico en español es aguardiente de orujo, y en cada país recibe una denominación diferente, según el idioma local y la tradición: así, el aguardiente de orujo forma parte del mismo tipo de bebida que los marc franceses, las grappas italianas o eslovenas, las bagaceiras portuguesas o los tsiroupos griegos”.


Este Grappa del Gattinara está producido con una Nebbiolo, uva maravillosa con la que los grandes Barolos están elaborados. La destilería fue creada en 1951 en el norte de Chiavenna situado en los Alpes italianos y madura durante ocho meses en viejas barricas de roble de Limousin bajo en taninos y sin quemar. Gracias al bajo porcentaje de taninos y la ausencia del quemado en las barricas, ha favorecido la absorción de la madera en la grappa. (información de Sibarita.com)

Es una Grappa muy aromática, toques de regaliz, eucalipto, floral, el alcohol presente pero sin molestar, en boca es muy sabrosa y cuando baja por el esófago empiezas a sentir ese calorcito tan agradable que termina en el estómago y te pide otra copa, y otra hasta que te das cuenta que si sigues bebiendo ni siquiera vas a ir a coger el taxi, es el día de tirarse al sofá todo feliz y empezar a roncar hasta el día siguiente.

Grappa Francoli del Gattinara Barrique del 2003, una de las mejores Grappas que hemos tomado, muchas gracias una y mil veces por el detalle, por enseñarnos y por dejar disfrutar de vuestra compañía, hay que repetirlo y a ser posible junto a esos dos que hacen el txakolí ese tan rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.