Los Vinos de “El Somni” en San Sebastián Gastronómika: Josep Roca

El pasado 16 de Noviembre os hablé de Degusta La Rioja, la comida que estuve en San Sebastián Gastronómika (aqui) pero antes de esa comida estuve en la cata organizada por Josep Roca “Los Vinos de El Somni” Una cata con una puesta en escena espectacular.
Catamos 13 vinos, todos ya servidos para unos 100 asistentes a la misma. A temperatura ambiente, para descubrir y disfrutar de lo que tienen que decir estos vinos, muchos de ellos casi imposible conseguir.
El Somni es un proyecto donde se junta creatividad de música, de vajilla, de platos cristalería y de vinos, promocionado por los hermanos Roca. Podrán gustar más o menos los vinos, pero de lo que no cabe duda es del gran comunicador y la puesta en escena que consigue dar Josep Roca a sus catas. Todos los vinos acompañados con una explicación, imagen y música para ellos creados, y no me voy más por las ramas. Esto es lo que sentí y probé:
Un apunte, los textos son de Josep Roca, de las notas que iba tomando, y en azul os pondré la impresión que me trasmitían los vinos.

1- Turó d´en Mota 01 (D.O. Cava)
Cavas Recaredo, Sant Sadurni d´Anoia
Xarel.lo vinyes velles

Josep Roca lo presenta con el concepto de que todo nace desde Barcelona, una vinculación a la tierra, es en esta añada 2001 cuando Joan entra en la bodega y se puede decir que se profesionaliza. Es esfuerzo, trabajar como hormigas para conseguir un sueño. Simboliza el efecto mediterráneo con burbujas, nitidez, complejidad y carbónico fundido, con carácter, flores blancas, manzana, pera. Con este cava se sale de aquí y se puede presentar al mundo. Recaredo representa encantamiento a la tierra. Hacer honor a la tierra y respetar lo que en ella se hace.
Para no ser yo muy de Recaredo, este cava está bastante bueno, curioso el retrogusto a cognac, realmente sabroso.

2- Emrich-Schönleber. Monziger. (Gran Cru) 
Monzinger Frühlingspläzchen del 2009 
(V.D.P. Nahe) 
Riesling

Traducido sería: “Lugar por donde sale la Primavera” Fantástico, vertical, incisivo, generoso. Un vino fluido, altivo, que corre, generoso en color, sensación tubular en boca. Bienestar, flor blanca. Con una gran nota de acidez que le hace dinámico en nariz. En boca es paisaje verde, fresco, armonioso, que juega, entretienes. Con una secadez final muy interesante. Como una bailarina que danza en tu boca.

Mucha fruta, estos son los riesling que me hacen temblar, cedro, potencia, muy bueno.

3- El Grifo. San Bartolomé.
Canari (D.O. Lanzarote)
Cupage de Malvasías 1956,1970,1997 
Homenaje a una de las bodegas más antiguas de 1775. Entrar en un sueño dispuesto a perder las horas. El Canari es como renacer de las cenizas. Vino de gente fascinada por los volcanes, cepas replantadas hace 300 años, intenta representar esa cara obscura de la luna. Un vino que es como una solera vieja y que corresponde a ese paisaje alucinante, vino nacido de cenizas y rocas quemadas.
Viejo, elegante, me pongo a los pies de la malvasía como Ankabri con La Greña. Es sereno, espectacular.
4- Mauro Vergano.Asti.
Nebbiolo Chinato.
Nebbiolo
Es probar algo que no es nada, en una copa que no pesa. La idea era degustar esa parte del elemento del viaje a lo más hondo, a lo más vacío. Empieza dulce y acaba amargo, implica dificultad, angustia. Cardamomo, canela, buscando algo congestionador, purificante, con complejidad, probablemente digestivo, genera un viaje extraño. Sensación más helada, estamos en lo más hondo. Buscamos el límite, ese signo desconocido.
Ligeramente astringente, como con toques de Biter-Kas, pero te hace volver una y otra vez, no te cansa y la boca pide más y más. Increíble ese toque de clavo, todavía lo tengo fresco.
5-    Salon. Le Mesnil-sur-Oger.
Salon 99 (A.O.C. Champagne)
Chardonnay 
Intenta buscar esa contundencia chispeante, pocos vinos más tensionados, más ricos que Salon habrá. Recupera a los muertos. Carbónico maravilloso que tarda 10 años en salir al mundo. Sólo 32 añadas en un siglo, muestras que el renacer no es fácil y es para pocos privilegiados. Salon es la sal del champagne, un cuchillo blanco siempre en tensión, sólo inoxidable, sin madera. Rigidez, estiramiento, y en boca como una hondura. Es un renacer de la obscuridad, renacer dentro del sueño en el que estábamos. Ese renacer lo vemos ahora.
Sólo una palabra: Excelente.
6-    Valdespino. Jerez. 
Coliseo V.O.R.S (D.O. Jerez)
Palomino
Presentado en un pequeño envase de aromas para tomar una gota del mismo en la palma de la mano. Esa gota simboliza el dolor del nacer. Amontillado viejísimo. Uno de las grandes joyas que podemos exportar. Si el dolor del nacer tiene que saber a algo eso debe ser sal en la piel, contundente. El tacto es saber qué sentimos, la artesanía; la mano es una continuación del pensamiento. Ponemos la gota, la lamemos y buscamos esas gotas de lágrimas saladas negras. Ya está el sabor en boca y no se va a ir en medio minuto como mínimo. Arde de vida, es como una primavera vieja. El dolor de parir se imagina que es como morder madera salada, en definitiva esa acidez afilada.
Esto simboliza el nacer de algo que viene ahora, que es un canto a la infancia. El descubrimiento de esas lágrimas negras a un mar de la vida. Mar de regalos del equipo Navazos.
Sin palabras, espectacular, me enamoró. Irrepetible. Un lujo.
7- Equipo Navazos. San Lúcar de Barrameda.
La Bota vino Blanco nº 44
(Vino de mesa) Palomino
Vuelta a los natural Sherrys. Reinventar. La bota es una canto, es música de cámara, belleza sutil sin limites. Increíble esa crianza biológica. Contundencia olorosa y de matices. Sol, sal, vida. Vino de mar. Volver a la infancia a la adolescencia buscar un cambio para que nos lleve a un vino camaleónico como es el riesling que ahora os presento.
Largo, equilibrado, salino, maravilloso, inconmensurable.
8- Weingut Dr. Bürklin-Wolf. Wachenheim.
(Gran Cru) Forster Pechstein 1976 Auslese (V.D.P. Pfalz)
Riesling. 
Es un canto al mestizaje, a la complejidad, a la fantasía, un gozar de todo. Exuberancia, riqueza. Esas especies presentes como el azafrán y el curry. El vino 2, Monzinger Frühlingspläzchen nos daba verdes este es u vino que se convierte en naranja y ocre, complejo. Une a la perfección ese triunvirato de dulce, amargo y ácido de los grandes riesling.
Algo único, los toques de barniz maravillosos. Una vez más me rindo a estos riesling.
9- Sergi Colet & Equipo Navazos. Pacs del Penedés
Colet Navazos (Vino espumoso D.O. Penedés)
Chardonnay.
Este vino es un atrevimiento que va desde el cava a la manzanilla. Cultura dispares. Navazos representando al sur y Colet con el norte. Dejad sonar las campanas en arras de hacer algo desconocido. Siempre desde la pasión. Un chardonnay para un cava maduro, reposado más de 40 meses, con ese toque de licor de expedición que da la manzanilla. Efecto sereno. Toques salados. Fruta del penedés con la salinidad del sur que deja sus entrañas alargadas, contundente. Un acto de inspiración a la vez de un acto reflejo de necesidad de compartir. Que se muestra salino y aéreo. Que encabeza la flor de la rosa como pocos. Un juego de compartir que da paso al siguiente vino…
Raro o más bien curioso, para volver a probar, algo agreste.
10- Arché Pagés. Capmany.
Carinyana de Capmany 2012 (D.O. Empordá)
Carinyana de Pulgnau 500l de 4000l. Vinyes de 100 anys.

Un vino que intenta expresar la avaricia exagerada, en este caso simbolizada con el hombre y las consecuencias de esa avaricia. Ese querer dominar la naturaleza y la vez imposibilidad de dominarla. Este vino está hecho de las únicas viñas que se salvaron de un incendio en el 2012. Vino sin madera que sabe a humo. Probamos cariñena de 100 años que pudo sobrevivir al fuego.
El que menos me ha gustado pero no le quito mérito a esa nariz de humo sin barrica, grande y muy difícil de elaborar.
11- Castell d´Encus. Talarn. Talarn. Pallars Jussá.
Acusp 11 (D.O. Costers del Segre)
Pinot Noir.
Poca gente habrá investigado más que Raúl para intentar conseguir la mejor Pinot. Siempre complejidad en cómo hacer para lograr un vino. Este es puro edonismo. Con la pregunta y duda: ¿Levaduras acompañadas o indígenas? ¿Madera o Cubo? ¿Grano a grano o Racimo? ¿Ciencia o Conciencia? ¿Un vino receptivo o creativo? ¿Pasivo o Dinámico? Raúl nos muestra que con el proceso creativo el desaprender es tan importante como el aprender. Este vino es calidad, perfección, envoltorio, ligero, terciopelo logrado a 1000 metros de altura. ¿Dónde están los límites? ¿Dónde está la sabiduría que hemos aprendido? Hay que fracasar en tus intentos para volver a trabajar y reafirmarte. Crear en definitiva y luchar aunque la lucha lleve a la muerte. ¿Y qué es la muerte en un vino? Puede ser esto…
Probablemente la mejor nariz de todos. Grandes recuerdos.
12- Barbadillo. Sanlucar de Barrameda.
Reliquia Oloroso bota 150 anys.
(D.O. San Lucar de Barrameda)
Palomino.
Otra botella de aromas para darnos gotas de veneno directamente de bodegas Barbadillo, una gota para poner directamente en la lengua y aquí sale la muerte, que duro. Un vino que está estampado en la bota, que va a ser fósil. Oloroso de 150 años. Beber tierra. Beber raíz. Curado por la vida, un último suspiro. Gotas sólidas que caen en la historia. Salado, con la sensación que el vino no muere, se reinventa.
Imagino el cuerpo cayendo, muriendo, enfriándose, helándose y lo identifico con esa uva helada que luego renace…
Vejez bien llevada, sublime, espectacular, maravilloso……
13- Weingut Hermann Dönnhoff. Oberhausen.
Oberhauser Brücke 08 Eiswein (V.D.P. Nahe)
Riesling.
Este es uno de los grandes vinos del mundo, uno de los mejores ice-wine que se puede probar a no ser que se sea eterno. Esto es grande. Dönnhoff el obstinado, preciso, que es capaz de ir a por la uva las veces que sean necesarias para recogerla con el punto justo de botritis para luego poder crear un vino totalmente sano. Hay que disfrutar de este vino con ese punto de Gloria. Intenta simbolizar esa minúscula partícula insignificante elemento de la materia y poder mostrar ese juego como recuperación de los viñedos, recuperación del subsuelo, recuperación de lo que el suelo significa, que es un cuenco de fermentación viva. Ser también esa conciencia de que detrás del trabajo, del laboreo de la tierra, renace la vida, muchos vinos que ahora están muertos pero que se están reviviendo con ello. Buscad conciencia también de lo que representa el compromiso desde nosotros en el restaurante o la gente que hace vino, trabajo y apego a la tierra. Un vino de hielo, apabullador, con sólo 7º de alcohol, 250 grs. de azúcar. Bebed este vino y beberéis lo que simboliza la esencia más pura y limpia de un riesling, sabrosura, jugueteo, potencia, la suma de lo que representa la almíbar y la acidez más incisiva. Lo que representa la esencia del azúcar de secado en una planta lentamente, y cómo llega una luz, cómo ese hielo se convierte en magia.
Sin lugar a dudas, el mejor. No he probado muchos ice-wine pero lo van a tener difícil para ser mejor que este.
Os dejo también el epílogo de Josep Roca grande entre los grandes:
La cultura del vino es igual que la cultura general, es un diálogo con los muertos, tomad conciencia que nosotros somos parte de la cadena que se extiende en nuestro pasado y que se alarga, ese mañana que veremos, sobre todo esa continuación. Hoy hemos hecho un paso, un paso sobre la comprensión del vino, de la emoción, la gastronomía, los relatos, la riqueza, la creatividad, la innovación, la locura, el fracaso y la pasión. Gracias.
Espero os haya gustado, para mi ha sido inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.