The Ninja Bartender (II) León o Leopardo

Por fin, una carta más del Ninja Bartender, el ya se hace su propia presentación espero os guste. Como pequeño apunte, esto parte de una conversación entre clientes cenando un día, en el restaurante donde trabajamos y encima se junta la noticia bien conocida por todos…

Su presentación:

Debido a los escándalos del momento, el camarero Ninja, adelanta otro de sus relatos cortos de bolígrafo antes de que se le pase el arroz. Como cuenta él, relatos sacados, no del corazón o de la cabeza, sino de las tripas, del Fuaaa, e inspirados por la fiebre y los efectos secundarios de los genéricos que la ministra le hace tragar. Arremete esta vez contra el intrusismo en la caza de aquellos a los que no les entran más ferraris en el garaje y no tienen donde blanquear la pasta.

¿De león o leopardo?

–    ¿Hueles eso? Lo hueles ¿verdad? Es pólvora. Nada en el mundo huele como eso. Me gusta el olor de la pólvora por la mañana. Una vez, durante 6 horas, disparamos contra una manada de antílopes y al acabar nos acercamos. No encontramos ni uno vivo de esos cornudos de mierda. ¡Qué pestazo a pólvora quemada! Aquella llanura olía a… a victoria. Algún día, no nos dejarán “cazar”.

–    Han sido unos disparos impresionantes, señor.
–    Ya te digo majete, se me ha puesto dura y todo.

Eso comentan detrás del proboscidio muerto, posando para la foto mientras se toman un refresco light y se untan el hombro con thrombocid.
Imagino a ese bicho una hora antes. Curtido en mil batallas, con las orejas rasgadas de las peleas a vida o muerte con propios y enemigos, defendiendo la manada de los simbas, que a estas alturas de la vida, ya saben que él, es el puto sheriff de la sabana. Pero hay dos especies con las que no puede, las avispas y los hombres.
Masticando su ensalada de raíces y tallos, se siente seguro. Sabe que no hay nadie en el mundo que tenga los huevos a acercarse a lo Orzowei a joderle el desayuno. Lo que no sabe es que ese será el último desayuno que se llevará a la muela.

Días antes, su manada ya fue marcada con GPS; el que paga tiene que encontrar la presa.

A cien metros, desde un todoterreno blindado con aire acondicionado, es observado. Será el elegido, the chosen-one, el master-fucker de la manada.
Algo sorprende a la bestia, escarbando con sus colmillos, descubre unas raíces más tiernas de lo que habitúa encontrar.
Alarga la trompa pero algo se lo impide. Dos golpes, uno en el pecho y otro en abdomen. Desconcertado mira a su izquierda, dos hilos de sangre caen por su costado. De repente oye los tremendos truenos de las nitro-express, pero ya es demasiado tarde para correr con la manada, como hizo en el pasado, cuando perdió a su padre. Recuerda esos truenos y sabe que no son avispas. Sus cuartos traseros flaquean. Sus siete toneladas no responden a la simple orden de coger esa raíz, con la mirada fija en ella,

durante ese segundo antes de caer muerto entre polvo y heces piensa para si:
-Cagüen la puta de oros, si sólo me hubieran dado una oportunidad, sólo una oportunidad, para mandarlos a todos a tomar por culo de un trompazo.

Ninguna oportunidad tuvo ese elefante desde el momento en que un paganini, recién nombrado ministro de teleféricos, contrató la expedición. El guía, experto cazador y con mas cicatrices que el Cocodrilo Dundee, se rige por un código: “un disparo, un muerto”. Conocedor de la naturaleza animal y de la humana, observa a su patrocinador.  Se apuesta para si a que el notas mea sentado. Ya en el jeep le comenta que él efectuara un segundo disparo seguido al suyo, por precaución, le dice. La verdad es que no se puede arriesgar a perder la pieza, trotando malherida por la sabana, hacia donde Cristo dio las tres voces. Esto va de matar, no de mutilar a la manada. Eso no está incluido en el paquete de caza. Si no es capaz de apuntar con su orín en un retrete, a que le dará con el Holland.
-Es por su seguridad, nadie se enterará, seguro que lo mata usted- le dice el rambo – Podrá fardar en la oficina que nos salvó a todos de morir aplastados y a un bebé que estaba por allí, o mejor… a tres.

-Me gusta como suena eso- contesta el otro.
Con un apretón de manos, queda sellado el pacto entre cazador y mierda.
–    A ver… ponga cara de fiero que va.
Click
–    Usted señora, ponga al niño subido encima del bicho, y coja al perro en brazos que no sale en la foto.
Click
-¿Han quedado contentos? ¿A que su ego ha engordado cuatro kilos más? Ehhh, ¿mola no?
– Ha sido estupendo, estoy deseoso de repetir.
– Pos nada cuando quiera se pasa, pero no se olvide de traer los 35.000€.

Porque esto es de lo que va el asunto, de pasta gansa. Paquetes de caza para principiantes ofertados en centro comerciales como si fueran un bono-bus.

 Algún bien-pagado soltará sandeces como:
-“Es que hay superpoblación de estos bichos… es que no hay recursos suficientes… si es que nos duele matarlos más a nosotros que a ellos”.

También hay superpoblación de medusas en el Mediterráneo y no veo yates anclados ahí con los redeños. Esas no se pueden disecar y colgarse en una pared. Tienen que ser bichos grandes, bichos bonitos. Si es que a veces, hacen sentir respeto por los toreros, por lo menos ellos se la juegan.

Predators obsoletos de la matanza de Irak armados con distintos calibres, choperizados con cohetes con gas tranquilizante anti-estampidas y conectados a sus dueños vía satélite, con tecnología virtual. Se acabaron las diarreas, las vacunas, los mosquitos, los calores del tercer mundo. Dominarás la sabana mientras te tomas un copazo y ves “Hombres, mujeres, mascotas y viceversa”.

-Letiiiiiiiii, de que quieres la alfombra de la niña, de león o leopardo?

-De leopardo, que si lo mancha de ketchup, lo disimula mejor. Y sal ya de la piscina, deja ese chisme que te vas a quedar tonto con ese aparato. Que hemos quedado con tu cuñado dentro de una hora para inaugurar otro antro que ha  montado sin ánimo de lucro.

En dos semanas recibirá el pellejo y un fichero del photoshop con la foto del bicho y un fulano sin cabeza para que le pegues tú la tuya.

Pero los ricos es lo que tienen, que se aburren muy rápido. Da igual quien haga las leyes, si son ellos quienes controlan el dinero. Tiempo al tiempo, películas como “Blanco humano” y “Perseguido” se harán realidad, todo claro, dentro de un marco legal.

¿El banco te va a embargar la casa?
¿Deseas conducir ese deportivo que tanto te gusta?
¿Te quieres pasar todo un año haciendo turismo sexual?

Pues no lo pienses más y llama a:
“Mira quién mata”.

El programa del milenio, televisado para 69 países, 400km2 de puro bosque europeo y 2300 cámaras grabando en directo para que no pierdas detalle, cómo famosetes y frikis del momento dan caza al parado de turno. Con multitud de regalos y premios si sobrevives y premios de consolación para las viudas.

LLAMA AHORA AL 888-KILL-THEM-ALL

¿El nene dice que estudie tu puta madre?
¿Le has pillado fumando porros?
¿Te amenaza constantemente con denunciarte al psicólogo del instituto?

Pos mándanoslo porque la mañana del domingo es para ellos.
“Mira quien mata, Junior”

Sácale todo rendimiento que siempre quisiste a tu hijo, antes de que te abandone en una residencia de mierda y contribuye para que los pijos ricos de todos los santos se adentren en el fascinante mundo del matar.

9 opiniones en “The Ninja Bartender (II) León o Leopardo”

  1. Triste realidad, pese a que habrá quien prefiera verla como ficción cómica.

    Mis respetos y agradecimientos al Ninja, por esas imágenes soleadas y polvorientas, que mi mente ha dibujado al leer sus textos.

    Estaré atento a la espera de más crónicas "Reales".

    1. Daninland@ la verdad que el Ninja lo ha hecho bien se nota cuando tiene el cuerpo lleno de corticoides, el coco le va bastante bien, ya está en fase de corrección la siguiente carta, en breve la publicamos, un saludo.

  2. El que prueba la sangre, su sabor..no lo olvida…aunque se retenga, siempre le gustará, soy marino …y he matado (pescado, se entiende..) a muchos,muchos peces….¿No són animales como los antílopes..?y, Fuí cazador, hace muchos años…,me gustaba entonces, no me gusta yá…y, odio la matanza gratuita, pero entiendo al que caza, siempre que sea justo, ojeo…rececho, No Batidas indiscriminadas, eso es asesinar…-Me ha Gustado Mucho tu artículo..te seguiré a menudo…,es un placer…Adryc

  3. Adryc (Adrián) un placer tenerte por aquí, espero que te sientas a gusto.
    Nosotros la caza no nos va, para nada, podemos entender algo la caza controlada, y por supuesto la caza para alimentarse. El resto, eso de ir al coto con los colegas y pegar tiros, ni pa tras, y la caza en el mar, pues lo mismo, si es por necesidad bien, el resto no nos va, ni que decir de la caza del torero, lo odiamos, es como esta del Ninjabartender, matar por matar pagando dinero y creando fiesta. Por favor que mal.
    Lo dicho Adrián nos leemos con mucho gusto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.