Presentación nueva añada de Bodegas Numanthia en Santander

Ruben Perez a punto de empezar la presentación

El pasado Jueves día 26 de Abril, tuvimos la suerte de ser invitados a la presentación de la nueva añada de bodegas Numanthia. El sitio elegido fue el Restaurante Nuevo Molino, gran enclave sin lugar a dudas.

La verdad nos hizo mucha ilusión que nos invitaran y encima poder ir, lo más curioso que fuimos invitados como medio de comunicación, incluso tuvimos la oportunidad de entrevistar a Ruben Perez (enólogo de la bodega) algo que nunca habíamos hecho. Ya ves, nunca pensamos que nos fueran a dar tanta importancia, parece que los blogs vamos ganando terreno poco a poco, eso está bien.
Numanthia pertenecía a la familia Eguren y hoy en día es parte de la colección Estates & Wines de la D.O. Toro (Moët Chandon). Pero Ruben, que está en la bodega desde el 2002, recalca que nada ha cambiado, en cuanto a la elaboración de los vinos, que siguen con los mismos viticultores, intentando que no se eche de menos la mano mágica de Marcos Eguren.

Cuando sacaron Numanthia, en el año 1998, dijeron que era el mejor vino de Toro, de las mejores cepas, al cabo de dos años la bodega sacó Termanthia, y casi contaron lo mismo. Yo siempre tuve la duda de si realmente hicieron una selección de los mismos viñedos que Numanthia, o era diferente, y ya que tenía la ocasión de preguntar a Ruben no lo dudé. Su contestación me disipó todas las dudas. Termanthia es de un viñedo que se compró después, en Argujillon, de unos 120 años de edad, vieron que el potencial era espectacular y de ese viñedo es donde se hace siempre Termanthia.
Ellos controlan 60 hectáreas de viñedo, propios y de unos 70 viticultores. Con una producción por hectárea de unos 3500 Kilos en viñedos de Termes, unos 2000 kilos en viñedos de Numanthia y unos 1800 para Termanthia, como bien veis la producción es bastante reducida. Para conseguir unas 90.000 botellas de Termes, 60.000 de Numanthia y entre 4.000 y 6.000 de Termanthia.
Ruben hace mucho incapie en el gran trabajo de campo que realizan, como apunte nos cuenta que la vendimia la determina el ir catando las uvas en la misma cepa, por supuesto teniendo en cuenta los análisis, pero al final es esa uva en la boca lo que les marca el principio de vendimia.
A nuestra pregunta de cual es la diferencia primordial, fuera a parte del viñedo y añada de las cepas, entre Numanthia y Termanthia, nos cuenta que Termanthia se despalilla a mano uva por uva, se mete entera en depósitos troncocónicos de madera de 10 y de 20 hectólitros y se pisan a pie, manualmente, es decir como antiguamente, y luego el tratamiento cuando está en madera también es distinto, los dos hacen la maloláctica en barrica nueva, pero Termanthia,una vez hecha la maloláctica vuelve a madera nueva, y Numanthia vuelve a esa barrica. Es decir Termanthia estrena dos barricas.
La diferencia de la gama de los vinos sería, según las palabras de Ruben Perez, sería: en Termes se busca la expresión frutal de la tinta de Toro, en Numanthia sería el ejemplo típico de Toro, potencia, estructura y longevidad, en Termanthia una vuelta de tuerca sobre Numanthia, se busca la complejidad, mas fruta y elegante.

Nuestra Cata:
Termes 2009
De color rojo picota cubierto, con ribete rosáceo. En nariz posee mucha fruta, compota, frutos secos, algo de pimienta y pasas. Es agradable y amable, la verdad que está bien este Termes.

Para acompañarlo nos pusieron una crema caliente de hongos


Numanthia 2008
De color picota muy cubierto, es muy balsámico y complejo, la madera muy bien integrada, notas ligeras de vainilla, chocolate, vino muy redondo, en boca espectacular con un paso sencillo, fácil.

Nos presentaron una tosta de brandada de bacalao con pimientos

Termanthia 2008
Color arándano negro, con una nariz de bosque, tinta, fondo mineral, con gran gusto, muy largo, un vinazo que tiene muchísima vida por delante.

Y para maridarlo una gamba en tempura, que al principio nos chocó pero luego nos quitamos el sombrero, fue todo un acierto.

Resumiendo dando nuestro punto de vista particular: La cata fue un pequeño infanticidio, aunque los vinos estaban para tomar, les vendrá muy bien la botella. Termes dentro de un año estará genial. Y Termanthia si que le falta botella, es todo un vinazo, pero que dentro de 3-5 años dirá muchísimo más. El mejor fue Numanthia, estaba espectacular, de vicio, no nos cansamos de tomarlo, está en su punto ahora y encima dentro de 3 años estará aún mejor.
Fue un placer y esperamos poder estar en la presentación de la próxima añada. Como siempre estamos a la espera de todos vuestros comentarios.

4 opiniones en “Presentación nueva añada de Bodegas Numanthia en Santander”

    1. Cesar a ver cuando me dejas probar algo de esos 200 L. Si quieres te ayudo a mirar las nubes y elegir cuando vendimiar, se me da bien mirar las nubes y con una 1906 en la mano aun lo hago mejor 🙂

  1. Vaya lujazo, Ankabri!
    Sólo he probado Numanthia, y la verdad es que gustó y me pareció muy buen vino. Lo que pasa es que lo bebimos en medio de un festín de otros vinos más frescos y joviales y mucho vino natural, con lo que desentonó un poco.
    Lo que si, como dices, es que han sido muy jovencillos los vinos. Seguro que han de mejorar más.
    Saludos.

  2. Smiorgan si que fue un lujazo. Te recomiendo pilles Numanthia con tranquilidad te va a gustar creo que su relación calidad precio es inmejorable. Si que les vendrá muy bien a todos tiempo en botella sobre todo a termanthia. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.