Taberna La Piconera en León, para pasarlo bien

Foto de minube.com

 Empecemos por pedir disculpas, puesto que me siento bastante vago, tengo varios post por publicar y aunque no es que tenga mucho que hacer, me cuesta el momento de sentarme y ponerme a ello. Por ello las disculpas, a todos vosotros y en especial a Minniky y Ankabri por su paciencia.

La visita a esta taberna fue la antesala de la noche en la que algunos decían que tenía poca vida interior cuando fuimos a la Venta del Perro (aquí) Así que el día tuvo mucho de interesante.

La Taberna Piconera se encuentra en la Plaza Santa María de León, aunque todo el mundo a la plaza la llama Plaza del Grano, no entiendo a veces la cabezonería de los ayuntamientos de no llamar a las calles como lo hace la gente, en fin eso es otra historia.

La piconera es la mujer que se dedicaba a recoger los pipos de las aceitunas para venderlos para hacer lumbre en los braseros de las casas y así calentar los días de invierno. En honor a ella tienen un cuadro en el local del  pintor Julio Romero de Torres de La Piconera que así lo atestigua y la portada de su carta es el mismo cuadro.

Esta es su felicitación de este año

Local con varias mesas en terraza, amplia barra donde picar y tomar una más que buena selección de vinos por copas, y a la izquierda varias mesas con un comedor al fondo. Somos 5 para comer y pedimos todo para picar, puesto que la carta invita a ello, aunque es mejor decir que nos dejamos aconsejar, puesto que gracias a los fotógrafos Mónica y Mateo, conocidos del cheff, este tuvo la amabilidad de salir a saludarnos y ofrecer lo que íbamos a comer:

Empezamos con croquetas de cecina: Generosa de ración y unas croquetas de gran tamaño, jugosas, nada pastosas, en su punto de fritura y de gran sabor.

Tomamos unos mejillones en salsa piconera que estaban buenísimos, para mojar media barra de pan.

Seguimos con mollejas a la plancha, espectacular, con un refrito por encima maravilloso, unas mollejas que aún tenemos en mente, si algún día volvemos por allí fijo que pedimos una ración. Realmente apetitosas.

Y una parrillada de carne, realmente rica, con dos salsas para acompañarla que combinaban muy bien. Todo un acierto.

Para beber dos botellas de tinto, la primera  Viña Cezan 2010 Prieto Picudo, bien pero sin mucho misterio la verdad. Y la otra Un Losada, este último si que estaba espectacular y más aún con la carne.

Como no podía ser de otra forma pedimos postre:

Pudin de castañas del bierzo, no estaba muy allá, apetecible pero sin más.

Y también Cañas de Carballiño, estas últimas estaban ricas, bien fritas, y con una crema muy suave.

La verdad que fue una experiencia entretenida y para repetir.

Taberna La Piconera, para picar y divertirse.

2 opiniones en “Taberna La Piconera en León, para pasarlo bien”

  1. No hay como viajar para ampliar cultura (y "cintura"), ¿eh?.
    ¿Podrías describir un poco la "salsa piconera" de los mejillones?, tengo verdadero aprecio a esos moluscos y a sus diferentes formas de servirlos.
    Gracias anticipadas y saludos.

    1. Bruno ampliamos cintura un montón.

      La salsa es la típica de los mejillones pero sin picar, cosa que agradecimos mucho además de justa cebolla, con lo que genial para el reflujo de estómago

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.