TINTO ALIDIS CRIANZA

Hay veces que me considero con suerte de la gente que conozco, otras por supuesto dices que lástima haber conocido a ese impresentable, pero eso no es la norma, y el otro día un amigo me trajo este vino para que le diese mi opinión sobre él (algo que me alagó muy gratamente), y antes que decírselo a él os lo cuento a vosotros.
Se elabora dentro de la D.O. Ribera del Duero, con una plantación de 50 hectáreas de viñedo, y la bodega encargada de hacerlo es Bodegas Mambrilla. Os recomendamos visitar su web, donde explican muy bien su historia y la elaboración de todos sus vinos, pulsando sobre el nombre de la bodega entrareis directamente en su página.

Alidis Crianza:

Parte de vides con más de 20 años 100% tinta del país. Reposando durante más de un año en barricas de roble Americano y Francés. Tiene el clásico color rojo picota, con una buena intensidad, en nariz posee una fruta muy bien integrada en la madera, y en boca posee un cuerpo meloso típico del roble francés muy agradable y con un pequeño toque a chocolate.
Un vino para que busqueis y disfruteis nosotros lo hemos hecho y es más que recomendable y con un precio que rondará los 15 €, como siempre depende del margen comercial del establecimiento donde lo adquirais.

Puntuación: 6 Pasable

TINTO PSY PETER SISSECK

Está claro que en estos tiempos no es fácil vender vinos, y mucho menos esos que podíamos considerar de altísima expresión, no ya por su paladar o elaboración, sino por el precio que alcanza en los mercados, como por ejemplo el ya mítico Pingus. Por ello cada vez más estos bodegueros empiezan a sacar caldos más asequibles. Comenzó el genial Álvaro Palacios (el creador de “La Ermita” entre otros), sacando al mercado “Camins del Priorat” (del que hablaremos otro dia), y ahora también el atrevido Peter Sisseck saca la que será su tercera añada del PSI, el 2009.
Este es su penúltimo proyecto, pues el último será un nuevo vino en Saint-Émilion, cuya añada será del 2010, seguro estará a la altura de este gran bodeguero.
PSI al igual que sus hermanos mayores está acogido a la D.O. Ribera del Duero.
Posee un color púrpura, con una nariz espectacular donde apreciamos vainilla y algo de chocolate, en boca ataca bien fuerte, se nota que aún en botella ganará, recogemos esa barrica que también sabe controlar este enólogo, no en vano trasiega siempre en barricas nuevas, pero a pesar de su complejidad se hace refrescante, en retronasal igual de complejo, con un final largo, para recordar y seguir disfrutando.
Todo un vino a un precio de 30 € en tiendas especializadas, y en restaurantes que no quieran asesinarle a uno con su carta de vinos. Por lo menos no son los más de 1000 € que quieren cobrar por su Pingus.
PSI un tinto para tiempos de crisis de una bodega de lujo.