Vino Blanco Yenda Riesling 2014: Ya está aquí

Pues sí, después de haberlo probado unas cuantas veces en depósito, nos ha generado muchas ganas y ya tenemos en el mercado los Yenda 2014.

Hoy os traemos el Riesling, y en breve los otros dos como no puede ser de otra forma. Recordaros que de la añada 2013 os hablamos el 18 de Mayo de 2014 aquí, y hoy casi un año después os traemos el 2014.

Ya sabéis que este vino está elaborado en Castillo Pedroso, bajo la IGP Vino de la tierra Costa de Cantabria. Me hace gracia, porque anda que no hay kilómetros hasta la costa pero en fin, a veces los que piensan se rompen la cabeza de una forma increíble.

100% Riesling realmente sabroso, me sigue flipando cada vez que lo pruebo, como un viñedo tan joven puede hacer un vino tan serio. Es joven, pero atrevido, donde la acidez le va a hacer que la botella le haga madurar muy bien. Con fruta en nariz, algo de pera, realmente agradable, por favor no lo toméis frío, es una manía pedir esa maldita champanera con hielo para que esté bien fresco y eso es un crimen, dejad que coja temperatura, se ponga en 10º y disfrutad de su untuosidad, de su cuerpo, y como no, comprad unas cuantas botellas y dejadlas un añito por lo menos en la cava, veréis que bien le viene.

Yenda Riesling 2014: porque cuando se quiere, se puede, porque a pesar de todo se sigue adelante, porque con las zancadillas se levanta uno más rápido. Porque está bien bueno. Disfrutad siempre de Yenda vinos.

Vino Blanco Yenda 2011: Su primera añada

Hemos tenido la gran suerte de poder probar la primera añada de un vino que como bien sabéis nos encanta. Como el título dice es el Yenda 2011, pero es que encima este botella estaba sin filtrar ni estabilizar, un pequeño experimento que tenían guardado para un momento especial. Detalle enorme decir que ese momento especial era estar con nosotros. ¿Como estaría? ¿Vivo, roto, equilibrado, imbebible..? Pues no hay nada mejor que abrir la botella y ver qué pasa.

Bodegas Sel D´Aiz hoy en día elabora tres vinos: Yenda Rieslig, Yenda albariño-godello y Yenda Spicata, Pero en su primera añada lo que hicieron es sólo una marca, con el coupage de albariño, riesling y godello, estas dos últimas con poco porcentaje. Haceros la idea que en el momento de esa cosecha las cepas sólo tenían dos años. Es verdaderamente difícil elaborar vinos con una cepas tan jóvenes y encima que estén buenos. Ya había oído hablar de ellos durante todo el 2012, y me fue imposible conseguir una botella de esta cosecha, pero al final eso lo arreglamos hace dos días.

Nos sorprendió a los 4 que estábamos en la sala de cata su color amarillo brillante, limpio, ligeros destellos dorados, para ser sincero esperaba encontrarme con tonos más tomados.
Tenía una nariz limpia, fresca, a fruta, si me dicen que es un 2013 me lo creo, mejor dicho, todos flipamos con lo franco que era. Pensad, 2 años de cepas, sin filtrar, sin estabilizar, y limpio y una boca que pedía más, nos pareció una pasada que estuviera tan bueno.
Es más, como detalle dejamos la botella abierta durante 12 horas a temperatura ambiente y aún estaba apetecible. Dejamos otro vino al lado y estaba roto, ya os hablaremos en breve de él, aunque me da palo dado que es un vino muy afamado y de unos 25€ de costo. Son cosas de la Enología. Pero sigamos con este Yenda 2011, porque nos paramos y alucinamos con lo rico que estaba. Bien, vale, no hay objetividad, son amigos, pero es que os escribo esta entrada porque el vino está realmente bueno, rico, sabroso, vivo y con vida. Y si no me creéis intentad buscar algo que haya sido bien conservado y nos vais a dar la razón.

Yenda 2011: Aún más difícil porque estaba sin filtrar ni estabilizar, porque esta gente estoy totalmente seguro que va a ser un referente en el tema vinícola español, ya dejaron su impronta en Apertas Do Viño 2014, junto a productores con cepas casi centenarias, y ellos con sus 5 añitos de vides haciendo vinos que encanta, porque Bodegas Sel D´Aiz saben beber, producir, y encima saben escuchar a los amigos y aguantar sus ralladas de coco, qué más se puede pedir si encima te invitan un vino de esta categoría.

Vino Blanco Rotschiefer Riesling 2011: Estaba bueno

Este mundo bloguero la verdad que si algo bueno tiene es que conoces un montón de gente tan loca como tu por la pasión de lo que escribas. A alguna de esa gente te gustaría no haberla conocido no nos vamos a mentir, pero la gran mayoría es un placer tenerla por ahí. En este caso nos referimos a María Gastronomía con su blog Golosialimite.
Y a qué viene todo esto? Pues sencillo dado que ella fue la que nos puso esta botella en la mesa que compartíamos y disfrutamos conjuntamente.

St. Antony produce este Rotschiefer en un suelo de diferentes esquistos rojos y pizarra al desnudo, con pendientes Sur-Suroeste para que el Rin y sus vientos fríos nocturnos ayuden a crear un vino de marcado Terroir.

Un 2011, ya todos sabréis que la Riesling tratada como esta gente sabe envejece espectacularmente, con lo que aún le quedan muchos años por delante, es más creo que aún es un bebé y que no nos fue todo lo expresivo que pudiera serlo, nos quedamos con ganas de algo más, pero no nos entendáis mal, estaba muy bueno, con un amarillo ligeramente dorado, un toque ahumando muy bueno, algo de membrillo y ligeros toques cítricos, la acidez aún estaba presente, en boca se nota su cuerpo, meloso en el paladar, diciendo aquí estoy, dame más vueltas, sigue disfrutando de mi toque graso.

Rotschiefer Riesling 2011, un gran Riesling, un gran vino, para disfrutar, pero creo que dará toda su brillantez dentro de un par de años más, como debe ser en los grandes Riesling, mínimo 5 años de cosecha para que empiecen a decir aquí estoy yo, y lo bien que lo sabe hacer esta gente de St. Antony. Que por cierto nos quedamos con muchas ganas de probar su Pinot Noir, la culpa la tiene María, nos lió con la conversación y se pispiaron otros la botella.
Esperamos vuestras opiniones sobre este vino, y si alguno tiene botellas que las guarde porque estará de vicio cuando deje de ser un bebé.

Vino Blanco Dönnhoff Riesling 2010: Manteniendo la línea

Son ya unos cuantos años los que han pasado desde que probé algún vino de Dönnhoff, muchos de ellos gracias a Paco Berciano y su Alma Vinos. Y siempre han mantenido una línea de alta calidad, sin contar los pedazos vinos que hacen, y ese Ice-wine que quita el sentido. Pero hoy atacamos a este Riesling 2010. Blanco sin crianza 100% Riesling de la zona de Nahe, en Alemania.

Aún siendo 2010 se puede decir que tiene recorrido por delante, algún año más hará que su acidez evolucione mucho mejor, y eso que hoy está realmente equilibrada. Fruta en nariz, manzana, piña, agradable. En boca es graso, y como dije con la acidez bastante equilibrada, toques amargos que sientan muy bien. 
Este Dönhoff, que no llega a 20€ en los restaurantes, es una apuesta segura, si quieres tomarte un buen Riesling sin sacudirte el bolsillo excesivamente este es tu vino sin lugar a dudas.
Es más en Santander le encontré por copas en un local, El Grand Cru, al lado de la Plaza Porticada, a un precio de 3,10 la copa. Merece la pena disfrutar de este vino a ese precio y con un pincho de tapa que estaba bien rico. Volveré a probar alguno de sus 10 blancos alemanes que tienen por copas.
Dönhhof Riesling 2010, manteniendo una calidad año tras año del gran maestro de Nahe.