Vino Tinto Roda 2012: En Plenitud

Que nos vemos, trae mascarilla, yo tengo el gel ese que reseca pero quita bichos de las manos. Pero tu trae un vino. Y aparece con Vino Tinto Roda 2012, esto va a merecer la pena.

Las copas, la mesa, por parejas, tu allí que vienes solo.

Nada de darnos las manos. ¡Un abrazo dices…! Tas loooooco.

Pero eso si, pedazo vinazo que nos metimos. Gracias Sara y Rubén por permitirme probar un vino de Rioja que hacía mucho que no me echaba al gaznate.

Yo es que casi me quedé en aquello de Roda I, Roda II, Cirsion… Pero la bodega hace unos años que cambió un poco los nombres de sus vinos.

Este vino tinto Roda 2012 era el que antes del 2002 se llamaba Roda II.

Roda Controla 120 hectáreas de viñedo, 70 propias y el resto con acuerdos de diferentes productores. Este Roda 2012 está elaborado con 89% Tempranillo, 9% Graciano y 2% Garnacha, de viñedos en su mayor parte cerca de Haro, con una edad superior a los 30 años.

Roda 2012 envejece en barricas de roble francés. 40% nuevas y 60% de segundo uso durante 14 meses en barrica y 30 meses en botella, para luego ver la luz y que nosotros podamos pasarlo genial bebiéndolo.

Un vino en plenitud, con mucho tiempo por delante. Es bueno dejarlo respirar para eliminar ese primer encuentro en la nariz con el alcohol, pero ya sabéis ni esperar ni leches, a la saca.

A pesar de los años me sigue flipando cuando un vino reserva le metes en nariz y después de pasar en bodega casi 3 años, aún posee fruta. Respetuoso en boca, suave, y vamos que tuve que ponerme otra copa para empezar la cata.

Si es que ya te digo, creo que fue hace 20 años cuando dejé de catar y empecé a beber, qué se le va a hacer.

Pero este vino tinto Roda 2012, merece mucho la pena. Para que luego digan chorradas de la D.O. Ca. Rioja. Es que me gusta cuando se hacen las cosas así de bien.

De Bodegas Roda os hemos hablado de Roda I 1997, mirad la entrada porque está muy bien.

De nuevo mil gracias Sara y Rubén, espero veros muy pronto.

 

 

Vino Tinto El Belisario 2014

Creo que este Vino Tinto El Belisario es del que más se ha hablado en este blog, al que me he incorporado no hace mucho en su nuevo andar, y os garantizo que va a dar mucho más que hablar que en el pasado.

Mil veces gracias a Rafa Tobar por tus ánimos y cómo no al loco Alberto que hace que esto se convierta aún en más pasión.

Para muestra un botón, os hemos traido en el blog de El Belisario estas añadas: 200120022005, 2005 en magnum, 2006, 2008,  y varias más hablando de Apertas do Viño, un salón que volveremos a realizar.

Ya me conocéis, y sabéis lo que opino sobre El Belisario. No creo que haya ninguna duda sobre que es uno de los vinos que más me gusta. Y que si tengo algo que celebrar siempre intentaré que esté presente.

Son años de mensajes encuentros y visitas. Una bodega que nunca me cansaré de visitar, y más si tengo la suerte de que sea Carlos quien me habra las puertas.

Nunca olvidaré la primera vez que lo vi en un salón de vinos en el Palacio de Exposiciones de Santander. Detrás de un mostrador, con su vino y el vacile de si era Labastida o Laguardia.

Han pasado casi 15 años desde entonces y a día de hoy estoy encantado por sentir a Carlos mi amigo y a su bodega parte de mi vida enológica.

Os dejo el enlace de un video que puse en Tik-Tok a ver si os gusta: TIERRA

No me voy a extender mucho solo deciros que no podéis iros de este mundo sin haber apreciado lo que da Cuba Negra. Una tempranillo plantada hace 110 años. Donde el sabor del terruño y el buen hacer de esta familia lo encuentras en cada gota de maravilloso néctar.

Gracias Carlos por estar siempre presente, gracias porque como dijo Carlos Clavijo en el Hijo de La Vid , tu consigues que cada vez que pruebo tu vino, sienta tu trabajo, tu sudor, y lo gran persona que eres.

Salud siempre amigo, en este mi 52 aniversario pido que pueda seguir disfrutando de tu amistad por muchísimos años más.

Por cierto si alguno tiene interés de comprarlo en nuestra tienda online está disponible. Os dejo aquí el enlace. Comprar Vino Tinto El Belisario.

 

 

 

 

Vino Tinto Tierra Crianza 2016

¿Sabéis? No sé ni por donde empezar, porque creo que este vino no se merece una cata o una entrada en la que diga lo rico o  bueno que está, ni siquiera si me gusta o no. Porque cuando un vino se elabora de esta forma va a gustar sí o sí.

Pero esta entrada la hago porque no puedo sino que estar más que agradecido a Carlos Fernández Gómez porque me ha enseñado mucho, sobre todo a lo que es ser honesto, coherente, buena persona, trabajador, luchador, imbatible, se de muchas de sus batallas sufriendo diferentes distribuidores, incluso aguantando a los Larpeiros, y sabéis que? Ahora nosotros puede que no seamos esos influyers fotográficos para conseguir que compréis este vino por palets, pero lo que sí sabemos es que nosotros lucharemos porque Bodegas Tierra estén en todos aquellos locales que quieran tener lo mejor de cada Terroir de España.

Uno de los Larpeiros consiguió que este vino fuera el buque insignia de la empresa donde trabajaba, para bodas, eventos especiales, todo aquel evento que requería un vino top, que no fuera el mitico …. no voy a decir marcas pero todos sabéis… Y jamás este vino falló.

Hemos contado algo de él de la añada 2011, 2009, 2004, y alguna más incluso Apertas Do Viño.

No voy a entrar en el típico color, sabor, retronasales y cosas así que los sumilleres decimos, somos fieles defensores que el vino es muchos mas que postureo, aunque lo aplaudimos dado que ha ayudado a que la sala tenga un arma donde agarrarse y volver a tener su lugar en este mundo de los restaurantes, si yo os contara como iba esto en el años 1981 os ibais a reír.

Vengo solo a deciros que si os gusta el vino, que si os gusta de verdad disfrutar del trabajo de gente noble, que si sois capaces de dejar a un lado esa chorrada que a mi me gusta más el Rioja que el Ribera o viceversa, que podéis dejaros llevar de un vino con alma, inquebrantable, indispensable, un vino que sale de la tierra, del trabajo y sudor de amigos para amigos y para amantes del vino, que coño importa donde se hace si está bueno de verdad.

Vino Tinto Tierra Crianza 2016,si te gusta el vino, beberlo no catarlo hasta el gaznate botellas y botellas. Tierra

Vino Tinto Señorío de Cuzcurrita 2014

Cuántas cosas curiosas pasan, mira que este vino nos gusta bastante y a pesar de haber probado unas cuantas añadas, sólo os hemos contado nuestra impresión sobre la añada 2005 (aquí) Sinceramente creía que os habíamos traído más, pero ya véis que no. Además de ser una de esas bodegas que tenemos ganas de conocer y que por un motivo y otro aún no hemos ido. Está claro que un día nos compraremos un roulotte, nos pegaremos un año sabático y a visitar todas esas bodegas que tenemos pendiente. También de esta bodega hemos probado Cerrado de Castillo 2001 

La bodega Castillo de Cuzcurrita se encuentra a orillas del río Turón, dentro de la D.O. Ca. Rioja. Un vino tinto elaborado 100 con tempranillo, con una producción justa dado que consiguen sacar una media de botella por vid, con lo que no es mucho. Le dejan reposar durante 12 meses en barrica de roble francés y 5 meses en depósitos de hormigón. Ha sido embotellado en 2016 sin estabilizar ni clarificar. Buscan darle toques modernos pero respetando las bases del vino de Rioja, y lo consiguen. Bonito color picota, limpio. En nariz es noble huele a Rioja, como debe ser. Agradable fruta con la madera sin molestar. En boca entra súper fácil, suave, y te lo bebes del tirón. Como siempre decimos, esto de la botella de 3/4 es la medida para una persona 🙂

Vino Tinto Señorío de Cuzcurrita 2014, un Rioja que nos gusta, que después de probar unas cuantas añadas mantienen el nivel, nos encanta y seguiremos bebiendo más y más botellas, mientras esperamos vuestras opiniones. Un saludo a todes.

Tinto el Belisario 2005: Esto sí que es oro líquido

Los que nos seguís por las redes ya sabéis que hemos vuelto donde nuestros queridos amigos de Almudévar, siempre es un lujazo poder contar con su compañía. Ha sido un fin de semana realmente involvidable.

En ese momento que te dicen ve a la bodega y coje el vino que quieras, eso puede llevar peligro en sí mismo pues tienen cosas más que interesantes por allí, pero al bucear en el botellero me encontré con esta botella que hoy os traigo.

No vamos a andar con tonterías, bien sabéis que no somos, para nada, objetivos con esta bodega, y es que quien es realmente objetivo cuando bebe el trabajo de amigos, pero es que encima estamos avalados por su buen hacer, porque mira que llevamos botellas y botellas metidas al gaznate, yo creo que ya algún que otro depósito nos hemos tragado, y nunca hemos quedado desencantados, ademas de compartir siempre botellas y la gente con la que lo hemos hecho flipan con su producto.

Siempre he sabido que El Belisario sale al mercado pronto, que debería estar más tiempo en bodega pues es uno de los mejores tempranillos del país, un auténtico vino de guarda que a medida que va pasando el tiempo se hace más y más serio donde la Finca Cuba Negra da un potencial que convierte el mosto en oro líquido, para que podamos llorar de placer cada vez que acercamos la copa a la nariz y notemos esos tostados, café, vainilla un sinfín de aromas agradables que no puedes dejar de oler, oler y sentir que tus papilas vuelan al lado de Carlos en Labastida. Y en boca es cuando sientes ese gran trabajo de esta familia respetando la cepa, el VINO en letras mayúsculas. Suave no, seda en la boca, acariciando todos los rincones por donde pasa, pura sensación de mimo en la garganta para decir que quiero otra copa, otra botella, que bebería todo y más. Porque El Belisario es mucho más que vino. Es recordar ese abrazo de Carlos, esa sonrisa de toda la gente de Bodegas Tierra que siempre me han recibido con los brazos abiertos.

Gracias Carlos Fernández Gómez por hacernos disfrutar con cada sorbo de tus vinos. Un lujo contar con tu amistad.

Buscad El Belisario 2005, porque es oro líquido.

Bodega Artadi: Degustación “en primeur” 2015

Artadi 1

Nos vamos poniendo al día del montón de entradas que tenemos pendientes, aunque me temo tardaremos bastante. Esta entrada que hoy os traemos es una visita que pudimos hacer el pasado 30 de mayo gracias a la invitación de Ricardo. Ya le hemos dicho que a cosas de estas nos invite todos los dias, todos los meses, u sease, cuando quiera, que haremos el esfuerzo encantados.

Artadi 2

A la entrada de la bodega había preparadas varias carpas, donde poder degustar jamón, quesos, carne, alubias, Vino, una pasada de verdad. La gente iba entrando en grupos para poder asistir a la degustación de los vinos de Pago y podías pasar con el estómago bien lleno mientras esperabas, que es lo que nosotros hicimos, la verdad que no nos cortamos ni un pelo.

Artadi 3

Ya en la espera nos tomamos un Viñas de Gaín 2014 que estaba realmente sabroso, con mucha fruta, alegre, atrevido, o sea que una botella te la bebes casi sin enterarte.

Artadi Viñas de Gain

Pero claro, cómo vamos a probar sólo un vino con esos quesos maravillosos, o ese jamón cortado a cuchillo que estaba de vicio y alubias, revuelto, carne, un moton de comida para mojar bien todo lo que pudimos beber y beber, que los peces del villancico eran aficionados al lado nuestro.

Artadi quesos

Lo siguiente fue un blanco Pagos Viejos del 2012, mira que estos de esta zona hacen unos blancos que cada vez nos gustan más. Graso, agradable, con esa acidez que nos encanta. Potencia y sabor, imaginad cuanto pudo durar la botella.

Artadi Pagos Viejos

Y pasamos a la bodega, donde la famila nos recibió de maravilla y allí pudimos probar “en primeur” la añada 2015 de sus maravillosos vinos de parcela. Y empezamos realmente a flipar y a sentirnos superafortunados de poder estar allí.

Artadi 4

Juan Carlos López de Lacalle fue el encargado de contarnos y enseñarnos mucho sobre su bodega y en especial sus grandes vinos, os dejo el audio que grabé, en verdad merece mucho la peña, Juan Carlos nos cuenta en primera mano el por qué de irse de la D.O. y lo que son estos vinos.

Resumiendo se han ido para ser más felices y conseguir llevar esa felicidad a la copa para que todos nosotros podamos disfrutar.

Tomamos un Artadi Vadeginés

7 hectáreas de viñedo con suelo arcillo-calcáreo, un vino con mucho balsámico, algo verde cuiroso, menta, agradable, unos taninos que con la botella se volverán amables pero que están de vicio. Un placer induscutiblemente.

Artadi Valdegines

Tambien había Artadi La Poza de Ballesteros, 3.6 hectáreas de viñedo Estructura bastante homogénea limo-arcillosa. Suelo muy compacto entre los 80 y los 100 cm de profundidad, con raíces muy pequeñas. Es un vino algo más maduro, ligeramente más dulce, tiene más punch, algo más complejo, con buenos taninos y una acidez para ponerse de rodillas.

Artadi la poza de ballesteros

Seguimos con Artadi El Carretil, son 5.3 hectáreas y exposición sur-este de suelo arcillo-calcáreo asentado sobre una roca arenisca en las zonas más altas y pobres. Muy cerca del Ebro. Es un vino fresco, mineral, frutal, complejo, redondo, equilibrado, y lo que le falta de botella.

Artadi el Carretil

Y acabamos con el Top Artadi Viña El Pisón 2.4 hectáreas de la familia. Creo que este vino se resume en algo tan sencillo y a la vez difícil como decir “equilibrio”. Es elegante, amable, redondo, es una maravilla de vino, lo tiene todo. De verdad creo que es un vino que todos tenemos que probar todas las veces que podamos.

Artadi Viña el Pison

No hay más que decir, un día maravilloso, inolvidable, y esperamos que el próximo año podamos asistir, porque esto es un auténtico placer. Gracias a Bodegas Artadi y a Ricardo, como no, por llevarnos. Todo un lujo.

Vino Tinto Gómez Cruzado Vendimia Seleccionada 2014: Más que interesante

Una vez más nos encanta ir a compartir momentos con nuestro querido amigo Alfonso Fraile. Por que aprendemos, disfrutamos y nos lo pasamos realmente bien. Es una pena que yo pase tan poco tiempo por Cantabria, sino estaría con el horas y horas.

La otra tarde tuvimos la suerte de probar este vino del que hoy os hablamos el Gómez Cruzado Vendimia Seleccionada 2014. Para seros sinceros ya sabéis que nosotros con muchos vinos de la Rioja tenemos un problema importante, pero eso no quita para que catemos todo lo que cae en nuestras manos, y aunque la subjetividad es inevitable cuando catamos varias personas juntas se llega mucho mejor al consenso.

Bodega Gómez Cruzado anda por la Rioja desde el 1886 más menos, ahí es nada. Están en Haro y hoy en día producen unas 200.000 botellas en una bodega totalmente reformada en el 2005.

Este Vendimia Seleccionada es elaborado con 50% tempranillo y 50% garnacha de viñedos de más de 30 años. La tempranillo viene de la Sierra Cantabria y la garnacha de la Sierra La Demanda. Este vino hace la maloláctica en barricas de roble francés nuevas donde reposa durante 5 meses.

Es pura fruta en nariz, nos ha sorprendido su complejidad, con un pequeño toque lácteo que se va en cuanto respira un rato en la copa, pero tiene una grosella muy agradable, fruta del bosque, recuerdos de miel, y en boca entra solo. Es súper agradable, ligero pero presente, nos ha dejado trabados de tal forma que cayeron tres copas en un plis plas. Y una vez más esa botella desapareció enseguida, dejándonos con ganas de más, de muchas más botellas. Queremos envases de Litro para los vinos que merecen la pena de verdad.

Tinto Gómez Cruzado Vendimia Seleccionada 2014, nos ha dejado con ganas de volver a sentir esa sensación por nuestro gaznate. para tragar, beber y beber mucho más que los peces de ese villancico. Os recomiendo buscarlo y que lo exijáis por las barras pues es un Rioja de los que merece la pena disfrutéis.

Vino Tinto Roda I 1997: Impresionante

Otro vino más que cae de esta añada que para los Larpeiros es tan especial. Hay que hacer un apunte de que este vino nos lo pispiamos el 13 de Octubre del 2015. Es decir 18 años después de ser vendimiado. Decimos que lo pispiamos porque hace tiempo que olvidamos si nosotros bebemos o catamos, aunque creo que queda bien claro que bebemos más que los peces del villancico.

Es realmente increíble lo bueno que está este vino. Aún tiene resto de fruta, por supuesto que están más presentes el cacao, la vainilla, es decir los aromas empireumáticos que aportan la crianza y el tiempo. Pero está sedoso, con la acidez aún presente, indicativo que aún puede aguantar más tiempo. Estos vinos son los que nos hacen alcanzar el orgasmo vinícola. Es un 100’% tempranillo con 24 meses de barrica y 12 de botella, brutal, como diría el Hermano Nacho: Sublime, aunque creo que la palabra que mejor le define es que está cojonudo.

Si alguno tiene botellas de este vino os aconsejo que las abráis y disfrutéis de él, porque está de vicio.

Vino Tinto Roda I 1997. impresionante, espectacular, un gran recuerdo para celebrar una gran fecha.

Vino Tinto Roda I 1997: Impresionante

Otro vino más que cae de esta añada que para los Larpeiros es tan especial. Hay que hacer un apunte de que este vino nos lo pispiamos el 13 de Octubre del 2015. Es decir 18 años después de ser vendimiado. Decimos que lo pispiamos porque hace tiempo que olvidamos si nosotros bebemos o catamos, aunque creo que queda bien claro que bebemos más que los peces del villancico.

Es realmente increíble lo bueno que está este vino. Aún tiene resto de fruta, por supuesto que están más presentes el cacao, la vainilla, es decir los aromas empireumáticos que aportan la crianza y el tiempo. Pero está sedoso, con la acidez aún presente, indicativo que aún puede aguantar más tiempo. Estos vinos son los que nos hacen alcanzar el orgasmo vinícola. Es un 100’% tempranillo con 24 meses de barrica y 12 de botella, brutal, como diría el Hermano Nacho: Sublime, aunque creo que la palabra que mejor le define es que está cojonudo.

Si alguno tiene botellas de este vino os aconsejo que las abráis y disfrutéis de él, porque está de vicio.

Vino Tinto Roda I 1997. impresionante, espectacular, un gran recuerdo para celebrar una gran fecha.

Vino Tinto El Belisario 2006: Parte 2

Por todos vosotros es bien sabido nuestra pasión por esta bodega. Es muy probable que hasta no seamos objetivos con ella, pero la verdad que objetivos o no, de lo que no hay duda es que saben hacer vino y muy bien además. Pero creo que a los Larpeiros lo que más no llama, lo que nos llega bien adentro es que son amigos, buena gente, currantes, que saben lo que es sudar, no ya solo en el campo, sino en el día a día para colocar una caja de vino en algún punto del planeta. Porque el Domingo 13 de Septiembre del 2015, que fue cuando nos pispiamos esta botella de vino, le mando un Wasapp a Carlos y estaba fuera del país.

Qué deciros de este vino que no os hallamos contado ya. Que tiene unos 14 meses de barrica, con un reposo en hormigón y está elaborado 100% con tempranillo de ese pago maravilloso que es Cubanegra. Mirad, os hemos hablado de la añada 2002 (aquí) el 2008 os comentamos nuestras impresiones aquí, pero es que también creamos una entrada de los Magnum 2005 y esta misma 2006 aquí. Tuvimos una parte muy emotiva, gracias a un gran regalo de nuestro Carlos hablando del 2001 y el libro El Hijo de la Vid de Carlos Clavijo. Y un pequeño detalle, o quizá grande, vosotros decidiréis. Es la primera vez que hablamos de un mismo vino dos veces en este blog, dado que ya os habíamos contado lo que pensamos de este vino el 31 de Mayo de 2010 (AQUI) Una vez más le damos las gracias a Jorge Sibaritastur por decirnos que pusiéramos la añada de los vinos que probábamos, de esta forma, os podemos contar dos veces lo que pensamos. Además aquella entrada corrió por parte de Ankabri, y hoy soy yo el que os comento lo que siento más de 5 años después. Ahora supongo que entenderéis el por qué de poner en el título Parte 2.

Esto es una pasada de vino, en esa entrada decíamos que era el mejor Belisario que habíamos probado, pues bien, a pesar de que Carlos dice que es la añada 2010 la mejor (algún día os haremos la oportuna entrada) nos reafirmamos en que este 2006 es impresionante, espectacular. Más de 5 años de guardar la botella y está aún mejor. Potente, con esa nariz que a ciegas siempre acertaré que es un vino de Agrícola Labastida. Huele a la bodega, tabaco, chocolate, es balsámico y me encanta como aún tiene fruta, está super-equilibrado, redondo, con la acidez y los taninos en un punto brutal,  y esto tiene unos cuantos aún por delante para hacernos gozar, disfrutar, caer a rolos de gusto. Que este vino es para liquidarse botellas y botellas. Como dice Ankabri es un vino de sobremesa, para disfrutar con una buena charla, o pegando una paliza a esos que no saben jugar al mus. No me canso de decir que este es uno de los mejores vinos de España, que compréis botellas y guardéis. Porque el resultado es de orgasmo vinícola.

Vino Tinto El Belisario 2006 parte 2, me encanta cuando se puede decir que no es cierto que nunca segundas parte fueron buenas, porque esta da mil vueltas a la primera. Venga a ver si os animáis y gozáis como nosotros con este vinazo de la Rioja.