Vino Blanco Albamar Pepe Luis 2012: Serio y seguimos con los orgasmos

Este se puede decir que es el final de una trilogía empezada por Minniky. Todo empezó una noche en casa, llegar, ella tiene preparada la cena y elegida la bebida. Para cenar puso el bocado número 15 (aquí) y después hizo un genial carpaccio de Calabacín (aquí) todo ello para acompañar a este gran vino de Xurxo, Albamar Pepe Luis 2012 que junto a otros 8 más nos mandó hace poco. Como bien sabréis, los que nos seguís, este es el segundo vino de los 8 enviados, el primero fue el Albamar Moncha 2012, cuyo título fue orgasmo vinícola, por ello el título del presente post, porque con este vino y los platos de Minniky los orgasmos fueron a más.

Lo primero os paso la información que nos mandó Xurxo sobre este vino, y luego intentaremos poner la nuestra, aunque con la suya ya sería suficiente:

“PEPE LUIS 2012 es un capricho de vino elaborado en barricas de roble francés. La materia prima sale de parcelas seleccionadas entre ellas una que compro la uva en Noalla a 400 metros de la famosa playa de la Lanzada, Sanjenjo. Este vino finaliza la fermentación en barrica y permaneció en ella durante diez meses. De este vino saldrán 1000 botellas enumeradas cada una de ellas. En este vino se busca la complejidad de la madera que le puede aportar pero sin perder en ningún momento la tipicidad de la variedad y las particularidades de la zona. Este vino salió en enero de 2014 una vez transcurrido 4 meses de reposo en botella.”




Pues bien, esto es una pasada, cuatro meses de barrica? Perfecta, ensamblaje de lujo, una pasada, vino muy serio, pero también he de deciros que es un bebé. He de conseguir otra botella y dejarla por lo menos 4 años descansando porque es brutal. La acidez en un punto digno de quitarse el sombrero, para poder con ese carpaccio os podéis hacer una idea de las lágrimas que acudieron a nuestros ojos. ¿Pero es posible que esto maride, fusione, encaje, armonice tan bien? Pues sí me como el limón, el carpaccio y el calabacín y le meto un trago a la botella y me quedo tan fresco, flipando con la sensación en el paladar, como la seda del vino, los toques de vainilla, la glicerina, armonizan con el carpaccio, con el pincho de feria y ese bestial wok de verduras, y el queso sin lactosa de oveja.

Mira, que paso, que esto es un lujo, que no tenemos palabras de agradecimiento para Xurxo por hacernos partícipes de una parte de él, sentir su trabajo, su sudor y su no dormir por conseguir la fermentación, exacta para que estos locos Larpeiros alucinen y orgasmeen con sus vinos.

Blanco Albamar Pepe Luis 2012: Porque esto es un contínuo orgasmo vinícola, gracias a Xurxo y a Minniky por darnos estos placeres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.