Vino Blanco Nana 2007: Sorpresa más que agradable

Hace ya más de un año, que andábamos por el almacén de nuestro amigo Mauro, y una vez más nos puso de comer y de beber más allá de lo que podemos llevarnos puesto, pero en esta ocasión nos sacó unas cuantas botellas de unos vinos que le habían mandado para ver si cojía la representación. Entre ellos estaba este Nana. Elaborado por Bodegas Attis en el Valle del Salnés, 100% albariño de cepas viejas, para reposar con sus lías durante 9 meses en barricas de roble francés, usando el battonnage periódico, acogido a la D.O. Rías Baixas.
Decir que ese día nos sorprendió muchísimo, nos pareció una pasada. Muy segura tenía que estar la bodega para mandar una muestra de un blanco del 2007, a una región que en Enero de cada año casi todos los listos de la restauración ya están pidiendo la añada nueva. Pero cómo narices se les va a explicar a esa gente, que el vino tiene que tener su tiempo en los depósitos, para que evolucione un poco, que esto no es abrir una lata y ya. En fin quizá la culpa no sea toda de ellos sino el propio cliente que al final se bebe lo que muchos dan. Aunque estoy convencido que esto está cambiando, el cliente cada vez sabe más y al final el local que no se ponga las pilas lo va a pasar muy mal.
Pero bueno una vez más ankabri con su 3.0 y su mente Hommer volando fuera de la red, a lo que vamos, este Nana 2007 fue catado el 1 de Agosto del 2013, dado que Mauro nos dejó una botella para volverla a probar, le dimos casi un año más y aún tiene para más tiempo.
Tenemos que hacer una mención al envase con el que viene vestido, pues es una botella de buen cristal y con el culo de botella amplio hacia adentro para permitir una buena evolución del vino, gran detalle de la bodega.
Posee un bonito color dorado, bien cubierto, glicérico, con lágrima amable y generosa en la copa. En nariz muy complejo, empieza con fruta de hueso (melocotón) para con el paso del tiempo y oxígeno darnos aromas de la crianza de la barrica y poco después nos salen mentolados, balsámicos, toda una complejidad realmente asombrosa. En boca es amable, graso, a pesar del tiempo de barrica y botella es fácil de beber, con una acidez muy equilibrada, creo que está aún mejor ahora que cuando lo tomamos con Mauro.
La verdad que este Nana 2007 fue todo un descubrimiento, no sé si Mauro al final llevará la distribución, dado que el mercado está muy complicado para meter nuevas referencias, lo que si sé es que este Nana es un gran albariño de los que intentaremos probar alguna botella más. A ver si hay suerte.

Nana 2007, bodegas Attis, exclusivas Mauro, gracias por dejarnos disfrutar de un gran vino.

2 opiniones en “Vino Blanco Nana 2007: Sorpresa más que agradable”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.