Vino Blanco Yenda 2011: Su primera añada

Hemos tenido la gran suerte de poder probar la primera añada de un vino que como bien sabéis nos encanta. Como el título dice es el Yenda 2011, pero es que encima este botella estaba sin filtrar ni estabilizar, un pequeño experimento que tenían guardado para un momento especial. Detalle enorme decir que ese momento especial era estar con nosotros. ¿Como estaría? ¿Vivo, roto, equilibrado, imbebible..? Pues no hay nada mejor que abrir la botella y ver qué pasa.

Bodegas Sel D´Aiz hoy en día elabora tres vinos: Yenda Rieslig, Yenda albariño-godello y Yenda Spicata, Pero en su primera añada lo que hicieron es sólo una marca, con el coupage de albariño, riesling y godello, estas dos últimas con poco porcentaje. Haceros la idea que en el momento de esa cosecha las cepas sólo tenían dos años. Es verdaderamente difícil elaborar vinos con una cepas tan jóvenes y encima que estén buenos. Ya había oído hablar de ellos durante todo el 2012, y me fue imposible conseguir una botella de esta cosecha, pero al final eso lo arreglamos hace dos días.

Nos sorprendió a los 4 que estábamos en la sala de cata su color amarillo brillante, limpio, ligeros destellos dorados, para ser sincero esperaba encontrarme con tonos más tomados.
Tenía una nariz limpia, fresca, a fruta, si me dicen que es un 2013 me lo creo, mejor dicho, todos flipamos con lo franco que era. Pensad, 2 años de cepas, sin filtrar, sin estabilizar, y limpio y una boca que pedía más, nos pareció una pasada que estuviera tan bueno.
Es más, como detalle dejamos la botella abierta durante 12 horas a temperatura ambiente y aún estaba apetecible. Dejamos otro vino al lado y estaba roto, ya os hablaremos en breve de él, aunque me da palo dado que es un vino muy afamado y de unos 25€ de costo. Son cosas de la Enología. Pero sigamos con este Yenda 2011, porque nos paramos y alucinamos con lo rico que estaba. Bien, vale, no hay objetividad, son amigos, pero es que os escribo esta entrada porque el vino está realmente bueno, rico, sabroso, vivo y con vida. Y si no me creéis intentad buscar algo que haya sido bien conservado y nos vais a dar la razón.

Yenda 2011: Aún más difícil porque estaba sin filtrar ni estabilizar, porque esta gente estoy totalmente seguro que va a ser un referente en el tema vinícola español, ya dejaron su impronta en Apertas Do Viño 2014, junto a productores con cepas casi centenarias, y ellos con sus 5 añitos de vides haciendo vinos que encanta, porque Bodegas Sel D´Aiz saben beber, producir, y encima saben escuchar a los amigos y aguantar sus ralladas de coco, qué más se puede pedir si encima te invitan un vino de esta categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.