Vino Tinto Rotllan Torra Reserva 1995: Qué Recuerdos

Mil gracias para este pareja tan maravillosa que nos ha hecho recordar viejos tiempos cuando empezábamos en este mundo del vino. Es más, recuerdo que en la primera vez que me tocó hacer una carta de vinos y puse un vino del Priorat, todo el mundo me miraba raro, no era este Rotllan, sino un Martinet. Bueno, por desgracia han pasado más de 20 años y casi sigue sonando igual de raro pedir un Priorat, mira que va lento esto de ir educando a la gente en el mundillo este del vino.

Pues bien, mirando botellas, cajas, y demás para elegir qué beber, apareció esta botella y no dudé ni un segundo en pedir que la abrieran, y eso que andábamos buscando  un blanco. Tampoco ello tardaron nada en sacar el sacacorchos y empezamos a recordar viejos tiempos. Cuando íbamos a ese hotel… Pero bueno eso queda para los íntimos, vosotros creo que queréis que os contemos nuestras impresiones:

Elaborado en la D.O. Ca. Priorat con 50% Garnacha, 25% Mazuelo, 25% Cabernet Sauvignon, con 24 meses de barrica y otros 24 de botella antes de salir al mercado. Este vino es elaborado por el grupo Rotllan Torra, que elabora vinos también en Rioja, esperamos algún día probarlo.

Nos ha gustado unos versos que ponen en la web:

Un vino elaborado en silencio.
Viaje al corazón de una leyenda.
El prestigio y su secreto: el tiempo.
Una historia construida desde el trabajo,
el amor al detalle, la tradición y la humildad.
Más que una bodega.
Un mito auténtico.

¿Y como está el vino después de 20 años? Pues vivo, presente, con aún potencia, por supuesto que su color es ya con tonos naranjas y el típico ribete cardenalicio, normal con este tiempo. Tiene glicerina, aún cuando la botella estaba marcada por restos de bitartratos también bastante normal. Nariz aún con algo de fruta, anises, especiados y restos balsámicos. En boca es ligero, agradable, la acidez aún todavía presente pero muy agradable. Bueno que me canso, que este vino aún estaba bebible, y como siempre solemos decir, compartido con amigos que merecen mucho la pena, el vino desapareció. Está claro que el oxígeno no le vino muy bien, y a la hora de estar abierto moría, pero aún así se mantuvo presente en nuestra memoria, llenando un montón de ratos de anécdotas y risas con los inicios del vino.

Vino Tinto Rotllan Torra Reserva 1995, 20 años después está vivo, y nos hizo recordar, nos hizo rememorar, nos hizo reír, nos hizo felices durante el rato que se mantuvo vivo, pero selló a fuego rojo en nuestros corazones que cuando empezábamos en este mundo ya teníamos paladar y acertamos al decir que este vino estaba bueno, y hoy en día nos ratificamos y encima nos ha vuelto a meter el gusanillo en el cuerpo de buscar más de esta bodega.

Gracias a vosotros dos por estar, por enseñar, por todo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.