Tinto Castro de Limés 2008 Paso Fácil del Narcea

2ª parte de la cata de vinos de Bodegas Obanca, que empezamos ayer y terminaremos mañana si todo va como debe de ir. Después de abrir La Descarga y teniendo en el paladar un recuerdo agradable, se rompieron los miedos de que no nos gustaran los vinos, parece que el cuerpo te dice, venga dale que seguro que está igual de bueno. Pero limpiamos paladar, limpiamos mente, y mientras el bonito caía sobre la barbacoa, y nos íbamos haciendo unos pinchos de jamón con queso, le atacamos:
Castro de Limés 08 es 100% Carrasquín, uva tinta exclusiva del Principado de Asturias, vendimiada a finales de Octubre del 08, se pasa 9 meses en barricas de roble francés y fue embotellado el 19 de Abril del 2010. Con una producción que no llega a las 2.000 botellas. Al final, después de ver lo rico que estaba, vemos que no vamos a tener suficiente vino para otra fiesta.
Color ?: limpio, picota, con mucho brillo y ese corazón bien cubierto, con notas balsámicas, vainilla, frutos secos, complejo, y en boca nos sorprende su Paso Fácil, de hay el título, entra solo, de un trago, hasta que nos dimos cuenta que estamos catando no bebiendo, o es lo mismo a veces ??? bien integrada la barrica con los taninos, para beber ya, aunque madurará y evolucionará muy bien en botella, tiene para unos años, aunque me temo que la gente no se los va a dar.
Vino que volveremos a tomar, le compraremos, le recomendaremos y volveremos a disfrutar con nuestro pequeño grupo Walkabout, ese que no se conoce, pero desde el que nacen un montón de momentos para contar.

Puntuación: 6,5

Tinto La Descarga 2009 Voladores, fiesta y Vino

Empezamos tres entradas seguidas de los vinos que nos mandaron la gente de Bodegas Obanca
Bodega  creada en el año 2000. Se encuentra en el pueblo con el mismo nombre Obanca, dentro de Vino de la Tierra de Cangas, Asturias, para que os situéis finalmente el que no sepa por donde andamos.
No creo que tardemos en hacerles una visita, eso si, siempre que el trabajo nos deje un Domingo de descanso, recorreremos gustósamente, los casi 300 Km que nos separan de esa bodega y de esa gente, hemos tenido contacto vía mail, con Nuria y David, a los que tenemos ganas de conocer. Cuando esto suceda os lo contaremos a todos.

Fue vendimiado en Octubre del 2009 y lleva un coupage de Mencía, Albarín tinto, verdejo tinto y carrasquín. Para luego descansar durante 6 meses en barricas de roble francés. Tienen una producción de unas 3000 botellas, siendo enbotellado en Septiembre del 2010.
Después de dejarle descansar en la cava aprovechamos el cumpleaños de El Ferretero y Minniky se marcó una barbacoa de bonito espectacular con su chumichurri (no quiere poner la receta en el blog) y una pochada de cebolla y pimientos que quita el sentido. Contando con la compañía de Oscar y Maite, que aportaron un bonito en aceite hecho por ellos, muy bueno y unos hojaldres de Torrelavega apetitosos. Sin faltar el buen jamón, queso bien curado y algo de foie, una comida digna de recordar a la espera de ver que nos contaban los vinos. Juntos, parte del grupo Walkabout disfrutamos de:
La Descarga 2009 adquiere su nombre del evento que se celebra en honor a la Virgen del Carmen, consistiendo en la suelta de miles de voladores de todo tamaño , también llamada oración de pólvora.
Color Picota, bien cubierto, fue abrirle y ya me llegaba la fruta,  toques de café, pero sobre todo es fruta, muy agradable, en boca es fresco, divertido, pizpireto, muy bien de acidez y fácil de beber.

Resumiendo un vino muy rico, recomendable, para buscar y disfrutar entre amigos.
Esperamos lo busquéis y nos contéis, y si tenéis duda de por donde conseguirlo no dudéis en poneros en contacto con nosotros o con la bodega, arriba dando al nombre os hemos dejado enlace directo con ellos.
Y muchas gracias a la bodega por despertar nuestro interés por esa zona que le teníamos dormido por no muy buenos recuerdos.

Puntuación: 6

Restaurante La Yerbita (Sobarzo) Manteniendo el nivel

Un Jueves al mediodía de Septiembre, cómo pega el sol. Bajamos de Villacarriedo, se nos hace tarde, y paramos en Sobarzo, en La Yerbita. Hacía ya no se cuánto que no comíamos en casa de nuestros amigos Alberto y Marian. Bueno hace mucho que no salgo por ahí, y lo notáis por las pocas entradas que hago en este blog de nuestros queridos Minniky y Ankabri.

Vamos tres a comer, nos sentamos en la terraza, bajo los toldos que han puesto, y se está genial, pedimos la carta pero nos ofrecen tomar el menú del día, que se compone de 4 entrantes y 3 segundos, más postre a elegir, y un precio de 15 €, y no lo dudamos, directamente pedimos ese menú.
 Mientras esperamos miramos a nuestra izquierda y vemos una tomatera, con un tomate bien maduro y una pinta más que apetecible,

y cómo no, vamos a echarle morro y le dije a Alberto si se podía comer, le faltó tiempo para prepararle:

Para beber simplemente nos quedamos con unas cervezas, San Miguel Selecta, ya que por desgracias no tiene la querida Estrella Galicia, habrá que regalarle unas cajiñas 🙂
Eso si no perdí la ocasión (o le volví a echar morro que también puede ser) para solicitar una copa de blanco Godello Carrales de Cayón, de la Costa de Cantabria, le había probado al poco de salir y quería ver que tal había evolucionado, y no estaba nada agradable, excesivamente ácido, y con un aroma muy corto y astringente, que lástima, a ver que tal se da la nueva cosecha.
Y empezamos, Marian, siempre con una sonrisa, nos trae los primeros:
Arroz con bacalao
Sabroso, con un puntito de ajo muy agradable, tal cual lo que se espera, un buen grano de arroz. Rico.

Champiñones rellenos, gratinados con bacon y ali-oli:
napados con el ali-oli gratinado y nueces, la verdad con un buen sabor, y un ali-oli bastante fino, bien ligado, un plato muy típico pero bastante bueno.

Ensalada de queso de cabra:
Pues lo que es, sin misterio, pero lo que buscamos, una ensalada con el típico cóctel de lechugas (lollo rosa, hoja de roble, escarola, lombarda) también con unos palitos de sésamo y el rulo de cabra sobre ello, muy agradable, quizá le faltara una mermelada de tomate o parecido, pero ese es nuestro gusto particular.

Repetimos cervezas para saciar el pedazo calor con el que nos atizaba el Sol y nos traen los segundos:
Chuletillas de cordero:
Poco que decir, las típicas chuletillas a la plancha, pero bien hechas en su punto, eso si con sus patatas y pimientos.

Bocartes rebozados:
Abiertos en librillo, como debe ser, y jugosos, buen punto para que no se queden secos.

Hamburguesas de Potro:
Me encanta el potro, anda que no hacía tiempo que no lo como, creo que desde que vino la época de las vacas locas. Con un poco ali-oli, una cebollita pochada, patatas chip y biscote. Pues lo que es clásico pero con sabor y bien hecho.

y ala siempre recordaremos la gula que nos persigue, cómo no vamos a pedir postre.
Alberto nos trae un poco de vino dulce un Naranja de Oro de bodegas Díaz, en bullullos del Condado (Huelva), el ya típico palomino, envejecido con la piel de naranja, agradable, con el azúcar justo para no empalagar. Con ese típico sabor de bizcocho borracho.

y los postres son:
Sorbete de mandarina:
Sin nada de hielo, refrescante para este día tan tórrido.

Arroz con leche:
Bien presentado, y conseguido, la típica lucha de qué rico estaba el arroz con leche de la abuela. Este no lo estaba tanto, pero si está rico, con la justa canela, muy bien.

Yogur de leche de cabra:
También refrescante y muy bueno de sabor, acompañando una mermelada de frutos rojos que le venía muy bien.

Cafeses, y demás para un menú del día que estuvo muy bien.
Gente muy agradable de verdad, y pendiente de todo, al momento del postre el toldo ya no nos tapaba, a quien se le ocurre mover el sol por favor, y Marian nos cambió de mesa a otra donde había sombra. Eso es querer hacer los cosas bien, y que el cliente se sienta a gusto.
Me encanta ver que esta gente sigue ahí, luchando, trabajando, y atendiendo para hacer las visitas a La Yerbita, un momento de relax. Y encima con ese menú del día que está verdaderamente genial.
Volveremos, lo contaremos, tardaremos 4 años ???? Esperemos que no.

Restaurante La Yerbita (Sobarzo) Visita en Mayo del 2007

La razón de que os traiga esta crítica que realizamos para Gastrocantabria, en Mayo del 2007 es porque mañana pondremos la nueva visita realizada este mes de Septiembre del 2011, y creo que merece la pena que leáis las dos. Pues es una gente de la que merece la pena que se hable. Así que a continuación os pongo lo que escribí para nuestra desaparecida Gastrocantabria:

Hay tres tipos de personas en el mundo: los que no se enteran de lo que pasa, los que se enteran de las cosas, a veces llegan a tiempo y otras pierden el tren, y luego están las personas que hacen que las cosas sucedan. Los que no se conforman y buscan siempre algo más, ya sea para ganar más dinero, para ayudar a otras personas, o simplemente para tener más tiempo y podérselo dedicar a sus seres queridos. Y este mes voy a hablar de una pareja que pertenece a este último grupo. Buscaban un cambio de aires, no se puede trabajar de la mañana a la noche; pierdes la noción de quienes son tus amigos y quienes tus clientes. Estás más con la gente que entra en tu cafetería que con tu familia; un día te das cuenta que no puedes seguir así y haces algo para cambiarlo. Tomas la decisión de montar otro negocio, siguiendo en la hostelería, pero yendo un poco más allá. Te vas a Sobarzo y montas un restaurante, un lugar totalmente restaurado y decorado con mucho gusto, con 22 mesas, en dos plantas, en la parte de abajo una pequeña barra, junto a la tienda , en la que adquirir varios productos de gran calidad y al fondo un pequeño comedor con una chimenea que da calor a toda la casa. En la planta superior, el resto de las mesas. Empiezo y no me doy cuenta que aún no les he dicho que estoy hablando de un local recién inaugurado, “La Yerbita” y esa pareja que seguro jamás perderá el tren son, Alberto y Mariam.
Las mesas vestidas con mantel amarillo y cubre blanco, con vajilla blanca, una buena cristalería y cubertería, un local que busca los detalles, y como dice Alberto están empezando y puede faltar alguno, todo tiene arreglo, ellos lo suplen con su alegría y amabilidad, incluso solventarán la falta del plato del pan, seguro algún día se animan a ponerlo.
Con unas cartas de bonito diseño, donde elegir varias cosas para picoteo, apetecible, con buenas carnes. Somos dos para cenar y pedimos todo para picar. Tengo que hacer un apunte de la carta de vinos, está muy bien elegida, con altos apuntes de calidad, con diferentes denominaciones de origen, un gran detalle, para tomar un picoteo, raciones, o platos acompañados de esos grandes caldos que nos da nuestro país, la pueden abaratar un poco, pero aún así está bastante asequible y muy equilibrada. Y nos decantamos por un Enrique Mendoza Petit Verdot de la D. O. Alicante.
Comenzamos con pulpo sobre crema de patata natural y pimentón de la Vera. Una buena ración, generosa, con un pulpo muy bien guisado, sobre esas patatas, queriendo seguir la línea de nuestros queridos cachelos gallegos pero sin la piel, y un pimentón muy sabroso, y por supuesto el aceite muy rico. Comenzamos con muy bien pie.

Seguimos con pastel de pimientos del piquillo y anchoas del Cantábrico, un plato caliente, nos traen unas melvas para untar de las de verdad, pocos locales tienen unas melvas como estas, un pastel muy apetitoso y bien hecho, teníamos dudas por si las anchoas absorbían demasiado sabor pero para nada, está muy bien.
Continuamos con queso provolone con tostas, este queso italiano viene calentito, sobre una salsa de tomate casero que conjunta excepcionalmente, para empezar a untar, beber vino y no parar, delicioso, todo un acierto.

Y para terminar mil hojas de foie con espárragos trigueros a la sal.
Los espárragos como guarnición, con sal maldón sobre ellos, muy sabrosos nada pellejones y el mil hojas está formado por varias capas de mi-cuit y entre ellas bacón, el bacón estaba en su punto, sabroso, y combinaba muy bien con el foie, plato imaginativo que dará, a buen seguro, buenos resultados.
Y cómo no vamos a tomar postre, la gula nos puede, la gula nos engaña, creo que tendremos que empezar a practicar delante del espejo a decir que no queremos nada de postre, algún día lo conseguiremos. Pedimos pudin de coco y tarta de chocolate, dos postres que estaban sabrosos, el misterio que tienen, es conseguir que estén así de ricos, el pudin tal cual todos conocemos, y la tarta, la típica con su bizcocho y la crema de chocolate por dentro y por fuera.

El tinto de bodegas también llamadas Enrique Mendoza, tiene una crianza de 14 meses en barrica de roble francés, con un color rojo picota y destellos violáceos. En nariz apreciamos frutas del bosque (moras) y fuertes recuerdos a sotobosque y humo, siendo potente en boca, carnoso, con taninos nobles que harán que viva bastante tiempo en botella. Un gran vino, estaba algo caliente, están a la espera de una cava de vinos, pero lo arreglaron muy rápidamente, con un poco de agua fresca en una champanera, en pocos minutos estaba a la temperatura correcta.
Las raciones son más que generosas, muy bien, estuvimos estupendamente, además nos obsequiaron con un gin-tonic al principio, que hacía muchísimo tiempo que yo no lo tomaba tan rico, espectacular, vayan y pídanlo no se arrepentirán, y además con un café con cuerpo y aroma perfecto como debe ser. La factura ascendió a 75,80 € difícilmente mejorable.
Sobarzo.

Tinto Gran Reserva 904 de 1995 esto sí que es un clásico de Rioja

10 de Julio de 1890, año en el que 5 viticultores se juntan para formar la “Sociedad Vinícola de la Rioja Alta”, llamándose directamente “La Rioja Alta” en 1891.
Creo que es una bodega de sobra conocida por todos. Y los que me conocen saben que no es una de mis predilectas, por eso yo creo que nuestro amigo el borrachín de las catas sorpresas, y su otro amigo, el liante de las mismas, aparecieron con esta botella. Como vulgarmente suele decirse, para darme con ella en las narices. Y vaya si me dieron.
Tendré reticencias a diferentes bodegas, pero lo que si tengo claro es que antes de hablar de un vino determinado, lo probaré, y luego daré mi opinión, como en este caso:
Este 904 está elaborado con un 90% de tempranillo y un 10% de graciano. Para estar casi 5 años en barricas seminuevas de roble americano, con trasiegos cada 6 meses. Siendo embotellado en Junio del 2000. Y abierto en Septiembre del 2011. Once años después de ser embotellado, le descorcho con mi sacacorchos de láminas para no estropear el corcho, y me sorprende su olor, a vino, muy agradable. Lo servimos en las copas y tiene un precioso color rubí, con ribete ligeramente anaranjado, lo normal. Nariz compleja y agradable, este vino nunca estará en un concurso de nariz de oro, es clásico, se ve y se nota que es Rioja. De toda la vida, lo que se espera de él. Nos da tambien la típica madera pero agradable, toque de cuero, pimienta, torrefacto, regaliz y un resto de canela muy atrayente. En boca es potente, con una paso muy fácil, te tomas la copa de un trago sin enterarte, sin apreciar para nada los 12,5º que tiene. Están totalmente equilibrados los taninos, la madera, la acidez.
Un vino para quitarse el sombrero, y ya les dije a mis queridos compañeros borrachines que me encantó este 904 a pesar de ser de Rioja Alta.
Esperamos los comentarios de todos los que querais participar.

Puntuación: 8,5

Bombones de Vino Viñas del Vero

Casi se nos olvida, menos mal que las fotos estaban guardadas en el i-phone, para recordarnos que en la visita a Bodegas Viñas del Vero, Conseguimos una caja de sus bombones de Vino.
En la caja vienen 15 bombones, separados en dos tipos:
1- Trufa con Cabernet Sauvignon, recubierta de chocolate negro.
2- Praliné con Gewurztraminer cubierto con chocolate con leche.
La verdad que nos gustaron más los bombones que los vinos que probamos, salvo el blanco gewurztraminer, del que ya os hemos hablado.

Vienen muy bien presentados en una caja blanca con lazo rojo, ideal para regalar. Un detalle original y con una combinación sabrosa, de chococalate con dos tipos de vinos.

Su precio ronda los 10€, la verdad que es todo un detalle, a ver si los encontrais y os gustan tanto como a nosotros. Un saludo.

Tinto Losada 07 Muy Agradable

Siguiendo con los vinos que trajo José Domingo en su visita a “O Camiño do Inglés”, hace poco probamos el Losada 07, vino perteneciente a la bodega con el mismo nombre en Cacabelos, Villafranca del Bierzo, perteneciente a la D.O. Bierzo elaborado 100% con la mencía (mira que me gusta a mi esta uva), para luego descansar durante 10 meses en barricas de roble francés y americano.
No gusta su color picota, bien cubierto, con ribete azulado, nariz agradable, balsámico, mucha fruta, tabaco, ligera vainilla. Con cuerpo, glicérico, sabroso, para beber más de 3 copas. Un buen vino cuyo precio no deberá de pasar de los 16€ en las cartas de los restaurantes.
La verdad que nos gustó. Tenemos pendiente probar un Altos de Losada, y ya nos han entrado las prisas, pues si este pequeño está así, en teoría el otro tiene que hablar mucho más alto.
Esperamos a vosotros también os guste este vino, que no es dificil de encontrar por ahí.

Puntuación: 6

Helado de Yogur y Queso Sin Lactosa

Ingredientes:

3 yemas de huevo
100 grs de azúcar
400 ml de nata para montar Kaiku sin lactosa
2 yogures naturales de Kaiku sin Lactosa
1 tarrina de 200 grs de queso de untar sin lactosa MinusL
1 Galleta de mantequilla sin lactosa MinusL (están buenísimas)
un poco mermelada ecológica de arándanos

Elaboración:

Mezclamos las yemas con el azúcar y blanqueamos. Añadimos los yogures, mezclados con el queso. Combinamos bien todo hasta conseguir una crema homogénea. Por otro lado montamos la nata y lo agregamos a lo anterior.
Batimos cuidadosamente de abajo a arriba hasta obtener una crema uniforme. Lo vertemos en un recipiente y al congelador.
Vamos removiendo cada 30-45 minutos, unas tres veces para que no salgan cristales de hielo.
Trituramos la galleta para poner en el fondo de la copa y también como decoración, hacemos lo mismo con la mermelada, un poco en el fondo y unas gotas para decorar.
Y a disfrutar en este verano (aunque parezca Otoño) con un helado sabroso y que podemos tomar todos los que tenemos problemas con la Lactosa.
Como siempre estamos a la espera de vuestros comentarios

Creado con Blogpress desde mi IPhone4

Champagne Moët Chandon Brut Imperial

No recuerdo cuando fue la primera vez que probé un champagne, eso quiere decir que fue hace mucho, o que ya las neuronas patinan más de lo debido. Me da que va a ser esto último.
Una bodega en la zona de Champagne con más de dos siglos y medio de elaboración de vinos.
Nadie le puede negar el marketing que tiene, ha conseguido a nivel mundial que si hay que celebrar algo importante sea con Moët. Si tienes que hacer un regalo, das una botella de Moët y quedas como Dios, eso no se lo puede quitar nadie. Incluso nosotros durante mucho tiempo fue nuestra marca. Pero ay amigo! El día que empezamos a probar otros champagnes, el pobre Moët que lejos se queda.
Eso no quita que estábamos en casa de un familiar, y nos obsequió con una botella. La cual disfrutamos, eso si, me reafirmo en el Moët, es sólo ya publicidad, es difícil que le quiten de donde está, pero nosotros damos nuestra opinión:
Elaborado con la trilogía clásica de Champagne: Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay. Color amarillo, brillante, en nariz muy corto, algo al fondo de bollo de leche, pero poco, en boca, las burbujas están muy presentes, demasiado, y de sabores poco la verdad, un champagne que no creo que volvamos a comprar, por suerte para nosotros, conseguimos otros champagnes de pequeños productores, el último el Camille Saves gracias a Carlos de Rocowines, del que os hablaremos en breve. Y cuando tenemos que hacer un regalo, pues ya no nos hace falta que sea Moët, pues los amigos ya nos conocen y si les damos algo es porque merece la pena mucho más allá de publicidad.

Lo dicho un Champagne que para nosotros es ya sólo publicidad, no está mal no nos confundamos, pero por su precio se consiguen otros que están muchísimo más ricos.

Puntuación: 4, y creo que es mucho pero no cabe duda que su merchandising se los sabe hacer.

Carrefour Planet; Gags en la vida de un Camarero [3]

La verdad que igual esta entrada no debería estar dentro de este apartado, pues no es algo que me ocurriera durante el servicio, o la preparación del mismo, pero la he puesto aquí porque es una metedura de pata bastante importante.
Me sucedió el pasado Lunes 29 de Agosto, cuando estaba haciendo la compra en Carrefour, ahora se llama Carrefour Planet, todo el centro cambiado, con los clientes preguntando donde están las cosas, hasta una fila única de cajas para pagar, con la consiguiente pedazo de fila. Supongo que el responsable habrá hecho un estudio para semejante cambio, e inversión de dinero. Pero de momento todos los comentarios de la gente son en contra, pero bueno, ya sabemos que a la mayoría lo de los cambios no lo llevan muy bien.
A lo que vamos que empiezo a darle al teclado y no paramos. En la parte que antes estaba la carnicería, ahora han puesto un apartado con comidas del mundo, donde se pueden conseguir productos de varias partes del continente, una buena idea, para el que busca productos determinados, y hay un apartado para Inglaterra, y cómo no ginebras, entre ellas la Gordon´s, por favor anda, que no hacen ginebras en Londres, pero en fin no voy por ahí, pues un poco más abajo están los whikys, y entre ellos veo el Jameson, y me quedo frito, a quien se le ha ocurrido pensar que es inglés ???, estimados señores el Jameson es un whiskey Irlandés. Pero en fin, eso no es lo peor, en la misma fila, 4 botellas más a la derecha veo la Fernet Branca, y eso ni siquiera es del Reino Unido, sino de ITALIA. Qué bonitas ideas tiene algún jefe, y qué manera de estropearlo. Mejor no pongan países y así no meterán gambadas como esta. Ah la procedencia de las botellas está bien marcado en las etiquetas de las botellas, no es que sea necesario ser un experto para saberlo, ni mucho menos.

Buscaremos a ver que productos han puesto entre los Latinos, igual encontramos alguno de Oceanía.

Como siempre estamos a la espera de vuestros comentarios, y dejar como apunte que está claro que ha sido un fallo, que no es muy grave, pero esperamos que se pongan bien las pilas si quieren que este concepto de Planet cuaje entre los clientes.