The Ninja Bartender IV: Te voy a dar pol Fracking

Bueno, por fin, casi un mes después tenemos nueva carta del genial Ninja Bartender. Cada vez se va haciendo más famoso, y cada vez preguntan más quien es, y como no, el cada vez intenta pasar más desapercibido. Y le entiendo, el que no te conozcan realmente te da mucha libertad para poder realmente decir lo que piensas. La carta de hoy es un tema de muchísima actualidad, y sirva desde aquí para decir que los Larpeiros en Cantabria, estamos totalmente en contra de este sistema de extracción de gas que al final sólo va a llenar los bolsillos de unos pocos y se van a cargar nuestro maravilloso paraje. Y sin más dilación:

Te voy a dar pol Fracking
Kepler-22b es el planeta “habitable” más cercano de la tierra, a unos 600 años luz, como la distancia que me ando yo todos los días de casa al trabajo. Tiene una gravedad 2,4 veces mayor que la tierra, a lo que equivale que me costaría levantarme de la cama 2,4 veces mas de lo que me cuesta ahora. Con estas previsiones, para ir de vacaciones como que no pinta. Así que mientras buscan otro planeta, continúan jodiendo este, más concretamente nuestra tierruca.
El método de sodomía ecológica utilizado esta vez es el fracking.
¿Pero que es el fracking? Países subdesarrollados como EEUU, Francia y Alemania ya lo han prohibido, pero ellos son unos catetos, no saben hacerlo, desconocen lo que un español puede hacer. Yo paso de meterme en temas científicos para eso ya esta Internet y les voy a contar una historia.
Imaginen a un individuo/a en su casa tan tranquilo por la tarde viendo el documental de la 2 o el sálvame, que para el caso, trata de lo mismo. En eso que llaman a su puerta unos individuos disfrazados de soldados imperiales y le dicen:
-¿Es usted el pringado de turno?
– Si soy yo ¿que desea?
-Enhorabuena, venimos a dar el por el fracking.
-Perdón, ¿por el qué?
-Por el fracking, mientras se baja los pantalones y se tumba boca abajo se lo voy explicando.
-Pero oiga, usted no puede…
-Sí que podemos, somos una empresa tapadera española, con tecnología yanki y capital canadiense y estos papeles firmados y sellados por el político de turno, al que hemos untao, nos dicen que si podemos. ¿Lo ve? Pero túmbese y le explico.
Se trata de un método no convencional para extraerle el gas. ¿Ve esta sonda? Se la voy a meter dos mil metros por el cacas y luego la expandiré en horizontal. Y esta bolsa de aquí ¿la ve? Voy a meter su contenido dentro. No se preocupe, tiene agua, arena y unos productos que mejor no le digo lo que es, no vaya a ser que nos demande luego.
-¿Y eso me va a doler?
-Bueno, así de pronto como que no, pero con el tiempo igual nota algún efecto secundario; un cáncer o un tercer ojo, nada que no cure nuestra Seguridad Social.
-¿Y por que no le hace esto a su puta madre?
-Ja, ni de coña se me ocurriría, no ve como voy de blindado. Esto es solo para la gente corriente y moliente. Le daré dos consejos:
Primero, en las próximas elecciones vote a alguien mas difícil de comprar así nos iremos a otro sitio y segundo, no fume mientras orine, no vaya a ser que se queme a lo bonzo.
-¿Me bajara la factura, ganaré algo a cambio, no? Acabo de pagar 140€ de gas y estamos en verano.
-Umm, usted no se, pero nosotros nos llevamos la pasta a carretillas.
Las compañías multinacionales se frotan las manos. Ya no tienen que buscar bolsas de gas, el gas lo sacan a ostias de donde esté escondido, mayormente en las betas de pizarra. Es un mal necesario, es un mal menor, es un mal que sufrirán otros.
Para saber como piensan esos cerebros tan bien pagados les voy a contar una anécdota:
 Leo las ordenes de trabajo y me toca una mesa vip de una reunión sobre energías renovables, de una gran empresa de energía que había arriba en los salones. Por lo visto, los jefes no querían mezclarse con los asistentes más de lo necesario y se cogieron un salón privado.
La mesa “vip” la encabezaba el presidente de la compañía, el gallo, el que no tiene jefes, el “master fucker”, el “quiero esto y lo quiero ya” acompañado por nueve pretorianos de lo más selecto de la empresa.
Mientras comían hablaban de futbol, del tiempo, de chorradas. Entre el jamón y la fideuá, el ínclito va y suelta la perla:
–         “A la gente hay que concienciarla de que debe usar mas los transportes públicos, bicicletas, usar coches híbridos o de bajo consumo, como el Smart. Deberían compartir coches cuando van a trabajar, así se ahorraría mucha energía.”
A lo que sus acólitos asienten cual posesos después de oír las palabras de su amo.
Hasta ahí no deja de ser un comentario más entre plato y plato, que pasaría más que desapercibido para mi, hasta que llegó la hora de irse y decidí acompañarles a la puerta.
Ahí ves a este individuo salir y meterse en un S8 4,2L gasolina y en mi cabeza solo se repetía una frase: “SERÁ HIJO DE LA GRAN PUTA”.
Vamos a ver, payaso, te has gastado una pila pasta organizando este evento, comiendo la cabeza a sabe dios quien para que ahorre en energía y vas tu y te montas en un carro que gasta más en una semana que mi corsa en cuatro meses.
 Yo, como gente que soy, me tengo que joder e ir en autobús, en triciclo o en una puta mierda de smart para que un payaso como tu, me pase a 200km/h por la autovía con el puto audi.
¿Por que no compartes coche con tus empleados?
¿Por que no vas a currar a la oficina en un híbrido o en bicicleta?
Pos sabes que te digo, que ojala se te reviente una rueda con un radio de una bici, propiedad de esos que llamas gente, y des 4,2 vueltas de campana y te estrompes contra uno de esos carteles que publicitan tu mierda, por payaso.
Otro ejemplo mas conocido fue el del gilipollas del Al Gore. Payaso de payasos se hizo mas rico metiendo miedo sobre el calentamiento global o polladas para sacarnos la pasta.
Se descubrió que el  fulano gastaba más energía en una semana que el pueblo entero donde él vivía en un mes. 13.000 bombillas encendidas todo el día en su casa, eso si, de bajo consumo.
–Es que mi casa es muy grande.
Y también tu jeta, so joputa.
Predicar con el ejemplo, ¡y una mierda!. Alforfones y no fracking les daría yo a todos ellos.