Vino Tinto Juan Gil 2007, 4 meses de barrica, increíble

Vayamos echando cuentas, este vino salió al mercado en el 2008, y como dice en el título, sólo tiene 4 meses de barrica. Creado y elaborado para disfrutar en un corto periodo de tiempo. Yo compré varias cajas ese año, y me dio muy buen resultado, lo ponía en el menú del día, y todo aquel que se dejaba aconsejar, disfrutaba del vino. Luego en un local que llevamos el comedor en la región, mandé un par de cajas…. Hasta aquí todo normal. Hace un mes que fui a hacer inventario a ese local, y todavía tenían 4 botellas de este Juan Gil 3 meses, por lo menos el local no tiene muchas diferencias de temperatura, ni humedad, no había sido movido, aún así, estaba totalmente convencido de que estaba muerto, pero eso no es óbice ni cortapisa para dejar pasar la oportunidad de probarlo y ver como estaba; así que al ataqueee:

Color ya algo apagado, en nariz es agradable, higos, tofe, tabaco, en boca aún tiene cuerpo, es curioso, probablemente esté más rico en nariz que en boca, aún así he de decir, INCREIBLE, está vivo, apetecible, y entra sólo. Por supuesto no es ese Juan Gil del 2008 fresco y divertido, es más complejo y difícil de beber, pero está interesante, un vino para dar a gente a probar, y tenemos para charlar un buen rato, me recuerda a lo que me pasó con los magnums de Primavera 2007 (enlace aquí).

De verdad es un punto más y me afianzo que estos Gil de Jumilla, saben hacer vinos, para evolucionar, y disfrutar con el tiempo. Ha pasado ya tanto tiempo que la etiqueta ya ha cambiado, pero le siguen elaborado con Monastrel de cepas viejas situadas a 700 metros de altitud, todo un lujazo.

Como apunte fue probado en Agosto del 2012, ahí queda eso.

Si conocéis a alguien que os pueda dar una de esas botellas, no seáis tímidos y pedírselas porque son muy interesantes.

Os dejamos nuestro comentario de la añada 2013 aquí, un saludo y a seguir disfrutando de Juan Gil y sus vinos.

Cava Rosado De Nit 2009, alegre, rico y diferenciador

El pasado 7 de Junio os contamos que habíamos recibido un caja de 3 botellas, para celebrar el 25 aniversario de Raventós i Blanc, el enlace aquí. Y bueno ahora falta que os hablemos de los diferentes vinos que había en la botella, y empezamos por el cava rosado De Nit. Bueno, para ser sinceros vamos poniendo los post cuando tenemos tiempo, porque las tres botellas cayeron juntas a principios de Junio, como no podía ser de otra forma 🙂

La verdad que sorprende este cava, cuando lo vas sirviendo en la copa ya dislumbra que no es el típico cava rosado, tiene fondo de blanco, para permitir que la monastrel le de profundidad de rosado. El coupage de uvas que lleva es 50% macabeu, 25% xarel.lo, 20% parellada y sólo un 5% de monastrell, pero como dije antes, le da ese punto diferenciador, agradable y sabroso. Lleva una crianza mínima de 15 meses en rima.
Posee un rosa ligero, que engancha, en nariz es sutil, algo cítrico, flores, agradable, en boca la burbuja es acariciante, ensamblada, ligera. Es un vino goloso, que acaba atrapándote, sorprendente en verdad. Y al final para beber, para disfrutar, alegre. Os lo recomiendo a cualquier hora del día, de aperitivo, para acompañar a toda la comida, está de vicio con unos arroces, con algo de foie, con una tarta de hojaldre de esas que hacen por aquí, pero acompaña espectacularmente al Hojaldre de Jamón y queso Sin Lactosa, que hizo Minniky (enlace de la receta aquí)

Bueno, pues nos supo a poco, a muy poco, menos mal que tengo alguna que otra botella por ahí para atacarle a conciencia.

Vino Blanco Sin Palabras, Albariño y con dos huevos.

Hay veces en que la presentación de un vino está como bastante clara, a parte de llevar varios días pensando en ella, sin haber catado este vino ya tenía bastante claro el título y como empezar. ¿Por qué? pues bien sencillo, sin entrar a fondo del cómo, si diré que José Ramón se puso en contacto conmigo, y un Sábado agarró el coche y a su mujer Lourdes y se plantó a comer en Santander desde Arriondas, lugar al que volvió después de la comida y algún que otro vino dentro del cuerpo. Eso lo hizo para dejarme una botella de este Sin Palabras, a sabiendas de mi opinión sobre la albariño, y la mayoría de los vinos elaborados con esta uva. Sabía, de antemano, cuales me gustaban, que soy complicado para estos vinos, y aún así, le echó un par de huevos y se presentó en Santander. Reconozco que ya no soy muy objetivo en esta cata ante tal actuación, con lo que le dejo a Minniky la opinión de este vino, pues ella es más dura, y le gusta menos que a mi, la mayoría de los Rias Baixas. Así que dicho lo cual, Minniky fue a la compra y preparó para la cata de este blanco unos mejillones al natural:

Unos Bígaros (o caracolillos si preferís):

Y una marmita de bonito espectacular, la receta ya la pusimos aquí:

Pero bueno creo que esto iba a ser para presentaros este blanco, pues bien, puesta la mesa, los platos a punto, el vino preparado después de reposar varios días en la cava, y Minniky le atacó y…… A pesar de ella, le gustó este Sin Palabras, bueno de echo la botella no duró ni un asalto, un amarillo ligeramente dorado, con nariz a piel de melocotón, ligeros toques cítricos, en boca tiene cuerpo, algo glicérico, paso fácil, nos dejó un resto herbáceo algo raro, al principio parecía un exceso de acidez, pero el estómago de Minniky dijo que no, y nos decantamos por ese herbáceo, pero que no desmereció para un vino que está rico, apetecible, para vender y beber botellas y  botellas. Elaborado en Camanzo (Vila de Cruces) a unos 20km de Santiago de Compostela en la zona interior de Galicia (pero hay uvas ahí ?????) El sueño del abuelo que luchó por conseguir la D.O. Rias Baixas, y al final lo consiguió, pena el ya no lo viera, pero sus descendientes, y más concretamente su mujer, que aún hoy no hay quien la siga por las viñas, han hecho realidad su sueño, con cepas de las que ya no se ven… Pero bueno esto ya os lo contaremos cuando consigamos ver la bodega, en cuanto José Ramón y Lourdes nos la enseñen, y Minniky de su consentimiento para gastar un día de vacaciones en ir poco más allá de Santiago. Entre tanto venderemos y beberemos este Sin Palabras, y demos las gracias a esta pareja por su coraje y sus dos huevos para aventurarse a traernos y enseñarnos algo más sobre la albariño.

Y lo dicho si lo véis por ahí no dudéis en atacarle duramente, pues está bastante rico, y una relación calidad precio espectacular, no diré a como lo compro, sólo que no debe de estar en una carta de vinos a más de 15€, sino el distribuidor o el local se estará pasando con los margenes.

Os dejo su web aquí, y si queréis más información pues ya sabéis, mandad un mail y hablamos.

Vino Tinto El Viejo 2009, para tomar de un trago.

Fue una de esas tardes, casi aburridos, casi sin saber que hacer, y llamamos a Mauro, para ver si estaba en la nave y allá que nos acercamos. La idea era sólo saludarle y pillar unos espárragos de esos tan espectaculares que el tiene de La Catedral (os hemos hablados de ellos aquí) Y al salir pues lo hicimos con un botellas encima y por dentro (ya iremos hablando de ellas pues fue una cata de blancos más que interesante).
Una de esas botellas es este “El Viejo” de Bodegas Matsú, perteneciente al grupo Vintae. Elaborado 100% con tinta de Toro y que reposa durante 16 meses en barricas de roble francés. Intenté probarla en varias ocasiones, y nunca encontraba el momento, hasta que llegó una barbacoa, esa con mucha carne y colesterol a manta, y qué mejor para darle caña a este Viejo de Matsú
Rojo picota, bien cubierto, complejo en nariz, mucha fruta roja, y en boca, un paso muy fácil, con cuerpo, robusto pero fácil de beber, y con un chorizo de jabalí que quitaba el sentido entró solo, demasiado bien, pues no llegó la botella casi ni para empezar. No esperaba tanto de este Viejo y me encantó, muchísimo, todo un descubrimiento que una vez más debemos agradecérselo a nuestro querido amigo Mauro, todo un detalle por su parte.

Espero tengáis la oportunidad de encontrarlo por ahí y atacarle pues está bien bueno.

Vino Clos Sant Pau Muscat de Frontignac, oro dulce

Recorriendo el almacén de nuestro querido amigo Mauro, casi como una rata, me encuentro unas cuantas botellas en una esquina del palet. Le pregunto y me dice que es un moscatel que si quiero una botella que me lo lleve, juassss, como no voy a llevármela por favor.
Pa casa, lo dejamos reposar, y al gaznate:
Elaborado por bodegas Mas Tinell, en la D.O. Penedés, a 45 Kms de Barcelona, con Hotel incluido y todo. Producen unas 2.000 botellas, ya veis, no sólo cava sino un dulce bastante apetecible.
Moscatel de vendimia tardía, color dorado, brillante, llorando en la copa, toques de melón, miel, con cuerpo, equilibrado. Tiene 12º y no se notan para nada. La verdad que es muy suave en boca, entra solo, así que la botella que es de 50 cl. pues como que supo a poco.

Tendré que volver por el almacén de nuestro querido amigo Mauro (de exclusivas Mauro) para robarle alguna botella más.

Un moscatel de vendimia tardía, con mucho sabor, muy apetecible, rico, para tragar y tragar botellas, no perdáis la oportunidad de atacarle si se os pone por delante.

Blanco Nat 2010, este verdejo si me gusta

Son unos cuantos los proveedores que van trayendo botellas para probar, de muchas de ellas os cuento la impresión, lo hago de las que más me gustan, aunque algunas no salen bien paradas, podéis imaginaros lo mal que salen otras. Pero hace poco me trajeron un listado y entre todo él, no se por qué, me llamó la atención este blanco. Nat, sin más, y eso que está elaborado con Verdejo, y como bien sabéis, si con la albariño tengo problemas, ni os cuento con la verdejo. Yo creo que mis manías empiezan cuando la gente ya directamente pide un albariño o un verdejo, craso error, por favor. Hay que pedir marcas, o por lo menos zona de vino. Porque por muchos sitios dan verdejos y albariños infumables. Encima muchos proveedores traen las botellas y te lo venden como: mira, es que te traigo un verdejo que te cuesta 2 €. Claro hay locales que les hacen los ojos billetitos, dicen cobro la copa a 1,80 si la botella vale 2, ale venga toma beneficio. Pero en ningún momento se les ocurre probar el vino. Pero eso no ocurriría si el cliente ese vino no lo pagase, y exigiese un vino de la calidad que debe ser.
Pero a lo que vamos, que como siempre se me va la pinza. Este Nat está elaborado por bodegas Nilo, una bodega joven del 2006. Está elaborado 100% con Verdejo y fermentado en barrica durante 6 meses. Viñedos en La Seca, de más de 30 años para dar ese toque tropical en nariz pero no exagerado, algo de melocotón, justo y agradable. Glicérico, con lágrima en la copa, meloso y con cuerpo, en boca es agradable, perdura en el paladar, no es el típico verdejo, no es abrir y tragar. Hay que dejarlo respirar, respirar y abrirse una vez quitado el corcho, es un vino para tomar con tranquilidad, reposadamente. La verdad que es uno de los mejores Ruedas que he probado, creo que de hecho por algo está ya en la carta del restaurante 🙂 A cuanto lo compre ? a 13 con algo más I.V.A. a cuanto lo vendo ? a 22 € I.V.A. incluido y no me parece caro para un vino que evolucionará en botella, de largo recorrido sin lugar a dudas.
A ver si tenéis suerte, lo encontráis y ya nos diréis a ver que tal.

Un apunte: decir que la bodega se ha desvivido en darme la información que les he solicitado, lo cual me parece un detalle muy importante, dado que este es un pequeño blog, y que se hallan tomado la molestia de contestar es muy a tener en cuenta. Os dejo aquí  y aquí, su página de Facebook para que déis al me gusta 🙂

Vino Tinto El Nido 2006, Jumilla al 100%

Qué decir de este vino, pues que es un lujazo poder disfrutar de él. Y para seros sinceros he de decir que la primera vez que lo probé me dejó bastante desilusionado. También decir que las circunstancias y el momento no eran lo mismo. En aquella época, era el año 2008, el vino acababa de salir al mercado, y estábamos en un salón de vinos, con mucha gente, demasiada prisa, y se abrió así, sin más, sin darle tiempo, y no estaba bien. Este es un vino que necesita su tiempo. su estar, su dedicación. Y lo que está claro ese año hicimos un infanticidio, pues la botella le ha venido de lujo. De esa añada he conseguido dos botellas, una nos la pispiamos en O Gaiteiro, recién puesto el post aquí.Y la otra sigue reposando, pues aún le quedan unos cuantos años por delante.
Bodegas Nido, está dentro de la D.O. Jumilla. Elaboran dos vinos, este El Nido y su hermano pequeño (pero toda una pasada de vino) Clío, del que ya os hemos hablado aquí.
Como ya os dijimos en la comida de O Gaiteiro, está elaborado con un 70% de Cabernet y 30% de monastrell, y reposa en barrica durante 22-26 meses, sólo salen al mercado 5.000 botellas. Esas dos botellas en aquella época estaban en tarifa a un precio de 74 € más I.V.A. por botella al restaurante. Si podéis encontrar alguna no dudéis en daros un homenaje porque merece mucho la pena. No es fácil pillar, pues exportan el 90% de su producción, pero bueno, de vez en cuando alguna pasa por delante.
Hay algo que está claro, cada vez que El Nido saca una cosecha al mercado crea mucha expectación, y por algo será. Está muy bueno, redondo, carnoso, sabroso, complejidad absoluta en nariz y en boca. 15,5º de alcohol bien equilibrados, taninos sedosos.
Casi el vino perfecto. Quien le iba a decir a la D.O. Jumilla hace unos pocos años que uno de sus vinos se iban a vender por más de 100€ botella.