Tinto Alto Moncayo 2006

Bueno esta es la tercera entrada que hacemos de esta bodega: Alto Moncayo, empezamos por su genial Aquilón, el que nos maravilló, hasta consiguió un 9 en nuestra escala de valores. Hace pocos días os hablamos del Veratón, con un 7,5, y hoy traemos, el Alto Moncayo 2006, el que es, por así decirlo, el que está en medio, en cuanto a precio, de los tres vinos que produce esta bodega. Todos de la añada 2006, la diferencia entre unos y otros, son los viñedos, puesto que todos son 100% garnacha, cuanto más viejos son se van dejando para el Aquilón, y cuanto más jóvenes para el Veratón.
Este Alto Moncayo tiene un granate muy bien cubierto, con notas tostadas en nariz, compota de higos, café, bastante complejo, en boca rasca un poco, no tiene tan facil paso de boca como sus otros compañeros de bodega, aunque su retronasal si que es larga y perdura bastante en el recuerdo.
Un buen vino la verdad, aunque para nosotros el peor de los tres y su precio unos 22 € al restaurante.
Nos quedamos con el Veratón eso si, si no miramos el bolsillo porque el Aquilón es la bomba.

Puntuación: 6  

Tinto Alto Moncayo Veratón 2006

Aprovechando que participé en el periódico regional con varios artículos no voy a perder la oportunidad de poneros aquí una parte de ellos, lo que se llama aprovechar el trabajo. En uno de ellos hablé sobre la D.O. Campo de Borja. De esta D.O. para mi su vino estrella es el Aquilón, del que ya os hemos hablado: aquí.
Hoy hablamos del niño pequeño de esta bodega: Alto Moncayo Veratón:

Un vinazo, una exquisitez, garnacha superexpresiva por 14 € al restaurante, estos comentarios y muchos más son las que puedes encontrar de este vino, si pones Veratón, en el famoso buscador de la internete. Creación del gran Enólogo Chris Ringland (viene desde Australia a colaborar con Jorge Ordoñez en esta y otras bodegas). Nos trae un vino sabroso, potente, con un toque de compota de ciruela más que agradable, por supuesto 100% garnacha. Vino que hay que dejar respirar. Muy complejo, no te cansas de oler la copa, una y otra vez. Es balsámico, agradable, y si le pones maridando con quesos, o un buen plato de cuchara de los que se hacen en nuestra región. No te digo nada si pillas unos huevos a la extremeña de nuestro amigo Venancio en ” La Castañalera “ en Totero. Todo un placer para el paladar. Hasta Jay Miller (colaborador de Parker) le dio un 92.

Puntuación: 7,5