Blanco Pazo Señorans Selección añada 2003 Espectacular

Cuando le coges el tranquillo a esto de bloguear, como que parece que no puedes parar, más que nada por lo que aprendes. En una de esas tardes me encontré con una entrada de Carlos en Roco&Wines, sobre este albariño, y al poco veo que Smiorgan también ha hablado de él. Seguramente la peña de otros muchos blogs que sigo como Sibaritastur, han hablado de él. Y haciendo memoria me doy cuenta que me parece que tengo una botella de este vino, en la cámara,  resto de una comida en el que el comensal puso el vino. Y si allí estaba la botella esperándome, así que para que dejar pasar más tiempo.
He de ser sincero que no las tenía todas conmigo, a pesar de haber leído que el vino que probó Carlos era un 2001 y estaba bien, abrí la botella con muchas dudas, y esto es lo que pasó:

Me gustó su color dorado, con una nariz de melocotón que me encantó, es meloso, glicérico, y encima con la sensación que le quedaba botella para rato. Todo un vinazo, la pena que no tenga más botellas, algo que intentaré subsanar.
Es increíble lo bien que le sienta la albariño la crianza que lleva aquí, que son más de 30 meses en depósitos de acero, sin nada de barrica, espectacular.
Me quedo con la sensación de que es un vino superpotente, para tener siempre alguna botella y darle en la cara a todo aquel que dice que el albariño hay que beberlo del año.
Para acompañarlo pues aproveché que tenía a mano un bogavante de 1/2 kilo y me lo puse en Ensalada. Una combinación de vicio.

Puntuación: 8,5, me encantó qué rico estaba.

Blanco Gran Bazán Ambar 2005, aún con vida

En este pequeño periodo de tiempo que existe este blog, (va a hacer dos años a fin de mes), nunca pensé que hablaría de dos vinos en diferentes post, pero como podéis leer, eso ya no es así. En el otro post hablamos del 2008 y os dejo el enlace aquí.
Por eso cuando Sibaritastur, me preguntó por qué no ponía las añadas en los vinos, me di cuenta que tenía toda la razón, y este post aún se la da más.
Os voy a contar lo que pasó, y seguro muchos me echaréis la bronca, pero allá voy.
Estamos por la cocina y minniky me pide un blanco para cocinar, está preparando la comida y alguna que otra receta para el blog. Busco en la despensa y me doy cuenta que no tenemos ninguno en especial para usarle para cocinar, y veodos botellas de este Gran Bazán 2005, y le digo, mira vamos a ponerle a enfriar un poco, le habrimos, comemos con él, así le probamos y lo que sobre para cocinar, puesto que me temo que ya no va a estar muy en condiciones. Y vaya sorpresón:
Con un color dorado, lógico por el tiempo pasado, en nariz ya no queda mucha fruta, pero si algún resto piña, muy glicérico, en boca tiene cuerpo, le falta esa frescura pero aún está bien, tiene vida, incluso cierta acidez. Está claro que está en declive, pero todavía vale. Y ya os digo que si vale puesto que del vino para probar, fue más que eso, y tuve que ir a buscar blanco para luego poder cocinar para la cena, no os digo más.
Toda una sorpresa, para un vino que pensaba ya estaría para desechar, así que a guardar la otra botella para ver que pasa dentro de un año más. Si queréis y el blog existe, os cuento lo que pase con ella.

Puntuación: 8, le pongo un punto más que al 2008, por todavía estar para beber, salvando las distancias por supuesto.

Blanco Leirana 2008 Barrica

Después de leer y de investigar un poco por ahí, llevaba tiempo oyendo hablar de este blanco, y por fin gracias a Sibaritastur conseguí unas botellas, y en cuanto reposó unos días aproveché para probarlo.
De bodegas Forjas del Salnés en Pontevedra sale este vino, 100% albariño, con un año de crianza en barrica. Creación de Rodrigo Méndez, y en muchas páginas dice que ayudado algo por Raúl Pérez. No se si será cierto pero el vino está espectacular, por lo menos este 2008. Con un dorado, brillante, glicérico, y muy complejo en nariz. Vainilla, melocotón, albaricoque, y un resto de anís, que me sorprende y agrada, también algo de levaduras, pero que estaba bien. Vino con cuerpo, es bueno decantarle, y tomarle no muy frío. Para que de todo su potencial.
Lo dicho no se si Raúl Pérez está detrás, lo que si sé, es que busquéis este blanco, pues no os va a dejar para nada indiferentes.

Lo tomamos con unos flamenquines de cerdo ibérico, rellenos de su codillo, raviolis de queso y foie y pimientos; y marinaba a la perfección. Todo un blanco para seguir evolución.

Para mi, un gran albariño, de los que no se puede dejar escapar.

Puntuación: 7

Vino blanco Maio 5 del 2009 Albariño de Lagar de Costa

Cuando la relación es más que comercial. Cuando una persona te va conociendo. Cuando se comparte la pasión por el vino. Es en ese momento que te sientas con el bodeguero y hablas de vinos, de los que el ha probado, de los que a ti te gustan, y al final te das cuenta de que no estás hablando sólo de sus vinos. Carlos de Agrícola Labastida, sabe que para hacer cada vez mejores vinos, es importante saber y conocer lo que hacen los demás. Y no tiene miedo de recomendar otros vinos, cuando a él le parece que merecen la pena. Creo que entre los dos nos hemos dado cuenta que tenemos un paladar muy parecido, o como el dice “Al final voy a tener que decir que sabes algo de vinos”. Una frase que me soltó cuando le recomendé un vino para comer, que por supuesto el no elaboraba.
Todo esto viene porque ese día, para la despedida, a parte de dejarme botellas de su gran Letras, también me dejo un blanco, 100% albariño, que se había traído de su viaje por Terras Galegas. Maio 05 de Lagar de Costa añada 2009. Y me dijo que lo dejara 6 meses, pues tenía un elevado pico de acidez, y necesitaba botella. Lo hice le dejé esos 6 meses y al final le probamos.
Este blanco está elaborado en Salnés, Cambados.
Procedente de cepas de más de 50 años, nos da un amarillo dorado, brillante, limpio. En nariz es mucha fruta, potente, nos sorprende y nos gusta ese punto de piña que posee. En boca tiene cuerpo, se le nota la crianza sobre sus lías en depósitos de acero durante un año, más 6 meses en botella antes de salir al mercado. Glicérico, meloso, y con sabor. Y en retro vuelve esa piña. Nos gusta, con la acidez ya domada por el tiempo de botella, pero aún presente, lo que hará que siga evolucionando, hay vino en esa botella para tiempo.
Como pequeño apunte deciros que para acompañarlo pusimos unos langostinos a la placha, y unos pocos percebes galegos que nos trajo un colega. La verdad me encantó su maridaje, con los percebes genial y con los langostinos espectacular. 

Está claro que Carlos y yo compartimos gusto, mira que somos muy exigentes con la albariño, pero este Maio5 pasa a ocupar nuestra lista de blancos recomendables y que de vez en cuando pediremos por ahí.

Y cómo no, darle las gracias a Sonia Costa, por su pronta respuesta a nuestras preguntas via e-mail, da gusto cuando el vino está bueno y encima la bodega se preocupa, por gente como nosotros que en el fondo no somos nadie, sólo gente que comparte una pasión, catar, cocinar y comentar con otros esos momentos.

Puntuación: 6.5

Blanco Gran Veigadares 2005

Creo que este vino expresa a la perfección lo que se puede llegar a hacer con la uva albariño. Esto sabe, y huele a Albariño, con un proceso de elaboración diferente, para hacer lo que para nosotros es el mejor Albariño, de los que hemos probado, que se elabora en nuestro país.
El problema conseguir más, pues el grupo Galiciano está pasando por dificultades económicas importantes y quien sabe como acabará el tema.
Partiendo de cepas centenarias, este vino fermenta y se cría en depósitos de 2500 L. de roble francés y luego pasa a barricas de 500 L.
Con un color oro, me sorprende como aguanta, con un aroma de fruta madura, ligeros toques de piña, y algo lácteo. Muy glicérico, con cuerpo, meloso, graso, sabroso a lo sumo, sigue en boca con esa fruta y algo de vainilla que aporta los empireumáticos de su crianza. Largo, profundo. En retronasal vuelven todos los aromas de su complejidad. Toda una pasada de vino, un auténtico placer. Un lujo para disfrutar. Sólo me quedan dos botellas de todas las que compré, a un precio de 32 € botella, más I.V.A.
Intentar encontrarle, pues no se debe dejar pasar la oportunidad de probar este albariño, encima sin saber si habrá más.

Puntuación: 9 Espectacular

Blanco Gran Bazán Ambar 2008

BODEGAS AGRO DE BAZAN

    En un entorno de palacios renacentistas, en el valle de Salnés, es donde se asienta esta bodega, empezando su andadura hace ya más de 30 años.     Una bodega que nació con la pretensión de elaborar siempre vinos de alta calidad, siendo ya en su día de los primeros en elaborar un blanco 100% albariño envejecido en barrica. Y además reivindican una elaboración más pausada, llegando al mercado hasta casi un año después de la vendimia.
    Se encuentra en Remoedo, cerca de Cambados, y posee un viñedo de casi 13 hectáreas de extensión.

GRAN BAZAN AMBAR 2008

    Posee un amarillo oro pajizo, de media intensidad, con marcada glicerina. Un agradable aroma floral, potente, con un fondo de fruta tropical. En boca es meloso con buen cuerpo y una acidez muy correcta, fresco y muy persistente. Y como apunte es de los pocos albariños que se mantiene perfectamente hasta los tres años de la cosecha, uno de los grandes albariños, y para difrutar con muchísimos, platos, no solo de pescado o marisco, sino también carnes y algún guiso que no sea excesivamente graso. Son ya muchas las añadas, y es uno de los vinos que más aguanta en mi carta.
Puntuación: 7




Os dejamos aquí la añada 1995 en magnum catada en Diciembre de 2015

Flore de Carme Solo Albariño

Un día muy liado, con mucho trabajo, a la hora punta, y aparece el distribuidor de vinos, con el mismísimo Eladio Piñeiro, ese gran Vitivinicultor, uno de los creadores del famoso Mar de Frades (seguro ese os suena más) Por supuesto que saco el tiempo de donde no existe, y con mucha premura escucho a Eladio contarme sobre su nuevo proyecto en las Rias Baixas,y en la zona del Alentejo. Os dejo aqui el enlace a su página para que leais su historia, seguro os va a impactar.
En tan solo 10 minutos de conversación me cautiva, y me entran unas ganas horribles de poder disfrutar de este blanco Flore de Carme, ese albariño que nosotros siempre andamos buscando, que se salga de lo normal y que se elabore en condiciones. Y consigo que me mande una botella.
En menos de 3 dias tengo la botella en mis manos, el diseño es espectacular, lo que de Eladio esperaba, no en vano el fue el creador de la botella de Mar de frades. Con una etiqueta termo-sensible que cambia de color para avisarnos cuando el vino está en su punto óptimo para disfrutar. Y nos encanta su tapón de cristal, para evitar la oxidación que sigue sufriendo el vino con el tapón de corcho. Todo un acierto que no tardarán en copiarle.
Un blanco criado en acero con sus lías, de la añada 2007, ya poco a poco nos olvidamos de esos blancos albariños que tienen que estar en el mercado en Enero del siguiente año de la cosecha.
Tiene un color brillante, en nariz es muy complejo, despertando aromas florales. Un vino glicérico, con cuerpo, meloso, con una retronasal larga, duradera. Un vinazo, con una acidez de momento en un pico elevado, pero que le hace falta para que en unos 6 meses, este vino explote en una conjunción de sabores, cuerpo y aroma sin igual.
De verdad que merece la pena le probeis, su precio rondará los 20€, realmente la relación calidad precio es excepcional.

Puntuación: 8 Correcto